Una interna gremial divide y complica la situación en Aeroparque

Mientras el gremio de APTA ratifica el paro y reclama mayor inversión, un grupo disidente niega la medida y habla de "una saturación en los servicios"
Una interna gremial, entre los trabajadores de APTA y otros empleados disidentes que no adhieren a esa línea, complica la situación en Aeroparque donde varios servicios se veían desde ayer afectados por un paro de los controladores aéreos.

Mientras que los primeros ratifican el paro y reclaman mayor inversión en el sector, los otros desmienten la existencia de la medida y hablan sólo de una saturación en los servicios que operan en la zona de la Costanera.

"Hay un Gobierno ausente. Esto comenzó el año pasado, cuando pasaron el control del tránsito aéreo a la Fuerza Aérea y se fue agravando con los reemplazos por personal militar. Hay un estrés permanente en las torres, hubo dos compañeros que se suicidaron", precisó el secretario general de APTA, Ricardo Cirielli.

Cirielli comentó que por una "cuestión de seguridad" se está trabajando "más espaciadamente" y recordó que "hace años" que vienen denunciando la falta de inversiones en Aerolíneas Argentinas. "Hay un Gobierno que no tiene planes, no tiene proyectos de país para hacer una Argentina más grande", cuestionó.

Por su parte, el secretario general del sindicato de controladores aéreos, Omar Torres, negó que exista un paro de los controladores de vuelo: "Desmiento que haya paro de controladores de vuelo. Nosotros no hemos implementado que haya medidas preventivas. Muchos trabajadores responden a APTA".

Al ser consultado sobre la situación que se vive desde ayer en Aeroparque, Torres se limitó a responder que el servicio que brinda la aeroestación está saturado. "El Aeroparque está saturado de vuelos, por eso quizás se demora en dar la autorización para aterrizar.".

Comentá la nota