Interna gremial pone en vilo a los navales

Interna gremial pone en vilo a los navales
Dirigentes del Saon realizaron un corte y movilización en defensa del derecho a trabajar, pero al mismo tiempo mantienen bloqueado el Astillero Unión, que se mantiene inactivo hace casi un mes

De manera sorpresiva, los directivos del Sindicato Argentino de Obreros Navales (Saon) realizaron el pasado jueves a la mañana un corte sorpresivo y posterior movilización en uno de los ingresos del Puerto, frente a la UTN y la planta de combustible. El motivo, dijeron, es la defensa del sustento de 60 familias vinculadas al Astillero Unión SA., que ellos mismos mantienen bloqueado y sin dar la posibilidad de trabajar. Los directivos de ese astillero son ex sindicalistas del gremio que ahora conformaron Sanam: el Sindicato de la Actividad Naval de Mar del Plata.

Desde Saon explicaron que la medida de fuerza se desprende de la reunión que mantuvieron el miércoles con el interventor del Consorcio Portuario, Matías Machinandiarena, en busca de una respuesta al conflicto por el Astillero Unión SA. Cuando el funcionario les solicitó extender el plazo para expedirse formalmente, resolvieron hacer notar su descontento.

“Estamos preocupados por la situación laboral de nuestros compañeros y el sustento de más de 60 familias de trabajadores navales cuya fuente laboral está en peligro”, expresó en la carpa montada frente al astillero el secretario general de Saon, Cayo Ayala, durante su visita a Mar del Plata.

Junto a otros dirigentes gremiales y un delegado del Astillero, había presentado ante Machinandiarena el mes pasado un escrito con importante documentación donde se denunciaba una sospecha de vaciamiento del Astillero Unión SA.

¿Qué pruebas de vaciamiento tienen? Los dirigentes explicaron: “Poner personas insolventes al frente de una firma sin la capacitación suficiente para dirigir una empresa que garantice la sustentabilidad de un proyecto productivo, sumado a las maniobras poco claras realizadas para la conformación de este nuevo y supuesto directorio, es un claro intento de vaciamiento de una empresa”.

Se referían a Walter Castro, César Briatore y Guillermo Larraburu, “todos, ex dirigentes del Sindicato Argentino de Obreros Navales, que habían sido expulsados por inconductas y desmanejos”.

Esta acusación había recibido la respuesta de Castro, Briatore y Larraburu, ex dirigentes del Saon que decidieron conformar una nueva agrupación gremial: Sanam.

Si bien habían reconocido que Briatore y Vega ahora forman parte del directorio de Astillero Unión, cuyo acceso sigue estando bloqueado -sin que la Prefectura pueda garantizar el libre tránsito y la cartera de Trabajo Provincia dicte la conciliación obligatoria-; Castro había explicado que las renuncias de ambos al Saon respondía a irregularidades en la Obra Social y a otro punto más: “Cada vez que Vega acordaba un plan de pagos por deudas con la obra social en SPI, o Terrena, del ingeniero Tettamanti, desde la conducción del gremio en Buenos Aires se le otorgaba el doble de lo pactado, desautorizando la gestión local”.

De todas maneras, desde Saon insisten: “Estas personas carecen de solvencia económica y de las garantías necesarias para pretender quedarse con un astillero cuyo predio es del estado provincial y las maquinarias son de los trabajadores, muchos de ellos con una antigüedad promedio de más de 15 años”.

Lo cierto es que en medio de estos tironeos gremiales quedan los trabajadores, sus fuentes laborales y el sustento de sus familias.

El astillero denuncia "desinterés" de cara al conflicto

César Briatore, presidente del Directorio de Astillero Unión denunció el “desinterés” de “todas las autoridades” intervinientes en el bloqueo “injustificado” que enfrenta la empresa desde hace más de un mes.

"La Prefectura Naval Argentina que debe garantizar la seguridad de los trabajadores que desean ingresar al astillero para cumplir con sus tareas no ha montado la guardia a la que se comprometió el 15 de agosto", puntualizó el presidente y luego cuestionó la falta de respuestas por parte de la Delegación local del Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires.

"El bloqueo responde a una demanda injustificada”, advirtió Briatore, quien salió al cruce de las declaraciones del sindicato y aseguró que “no hay demoras en los pagos de salarios”. “Pagamos el aguinaldo, depositamos hoy (jueves) el sueldo de agosto”, reafirmó.

El titular del Directorio explicó a su vez que se abrió un expediente en el Ministerio de Trabajo, en el cual “el Saon ratificó el bloqueo y nunca más nos convocaron ni siquiera dictaron una conciliación obligatoria para volver a negociar”.

Desde la conducción del astillero revelaron que detrás del bloqueo del Saon “hay oscuros intereses” que responden a la “posición predominante” en el mercado de reparaciones navales de Mar del Plata.

"Están tratando de enfrentar trabajadores con trabajadores. Acá hubo un cambio de directorio y la consigna es que nadie pierda sus fuentes laborales. Fuimos a buscar trabajo para mantenerlo activo, lo conseguimos, pero el bloqueo y la inacción de quienes deben garantizar su funcionamiento, nos están ahogando", aseguró Briatore.

Comentá la nota