Las internas en el gremialismo, una grieta favorable al Gobierno

Las internas en el gremialismo, una grieta favorable al Gobierno

Concluirá pasado mañana el mandato de Moyano en la CGT y se abren varios escenarios; hoy, reunión clave en Uatre para un liderazgo unificado

Gobierno está dispuesto a jugar en la interna de la CGT y hasta se imagina el surgimiento de una central de sesgo más oficialista. Las especulaciones crecen porque desde la Casa Rosada perciben cada vez con más nitidez que las internas entre los dirigentes sindicales podrían hacer caer la alianza de unidad sellada entre Hugo Moyano , Antonio Caló y Luis Barrionuevo .

Así, sin acuerdo interno para consensuar un liderazgo común, la CGT se encamina hacia dos escenarios posibles: una conducción colegiada, con un representante por sector en la cúpula, o se mantendría divida, con una central más afín al oficialismo y otra de inclinación más opositora.

El ajedrez sindical tendrá entre hoy y pasado mañana un intenso movimiento de fichas. Moyano cerrará el jueves su ciclo de 12 años al frente de la central con base en Azopardo, que cuenta con 85 gremios adheridos. Por estatuto no está contemplado una prolongación de su mandato hasta el 22 de agosto, cuando se prevé la fusión con la CGT oficial, que encabeza Caló y que cuenta con 101 gremios, y con la Azul y Blanca, que dirige Barrionuevo y tributa apenas 19 organizaciones.

Hoy, durante un almuerzo en la sede de Uatre, un sector del moyanismo evaluará un plan alternativo: elegir una conducción circunstancial hasta esperar que se cierre el proceso de reunificación. Al frente de la iniciativa estará el anfitrión, Gerónimo Venegas, el sindicalista de los trabajadores rurales que es aliado del macrismo y que compartió en Tucumán los festejos del Bicentenario junto con el Presidente.

En el oficialismo, y también cerca de Venegas, diferentes voceros reconocieron a LA NACION que el ruralista podría ser el reemplazante de Moyano en la CGT Azopardo y quedarse con el cargo en caso de que se frustre el acuerdo por la unidad con Caló y Barrionuevo. De concretarse sería el nacimiento de la central macrista. Detrás de Venegas se enrolan un puñado de gremios que no compartió la decisión de Moyano de ungir al portuario Juan Carlos Schmid como el candidato del sector en caso de que la CGT unificada sea liderada por un triunvirato.

Mandato extendido

Para Venegas no será tan sencillo imponer su idea, a pesar de que sus argumentos van en línea con el estatuto cegetista. Hace poco más de un mes, el consejo directivo de la central moyanista aprobó la prolongación del mandato del jefe camionero, "con la facultad de avanzar con la reunificación". Pasado mañana, en el congreso normalizador de la central obrera, la transición será el eje del debate. Durante el encuentro, que se desarrollará en Ferro, se aprobará el ejercicio contable y servirá como el broche final de los 12 años de Moyano al frente de la CGT.

"Es prácticamente imposible que se revierta lo que ya adoptó el consejo directivo. No habrá mayorías para hacerlo. Moyano va a seguir hasta que se concrete la unidad", dijo Schmid a LA NACION.

La candidatura de Schmid cuenta con el respaldo de la confederación de gremios del transporte (CATT). Mañana, la CATT, que agrupa a más de 20 organizaciones del sector, impulsará a Schmid para la eventual central obrera unificada. Pero además se diferenciará de Venegas con el lanzamiento de un plan de lucha, que incluirá varios reclamos que incomodan hoy al Gobierno: inflación, impuesto a las ganancias, suba de tarifas y la caída del empleo, entre despidos y suspensiones. Con el endurecimiento de su posición, los transportistas buscan sumar adherentes en su pulseada por la CGT, ya que hay otros sectores que plantean "resistir a las políticas" del macrismo.

En paralelo al proceso de reunificación y a las internas que hierven entre los gremialistas, la Casa Rosada avanza en una suerte de pacto de gobernabilidad con los dirigentes de mayor jerarquía de las tres CGT. Se trata de una tregua que incluye tres pilares: el compromiso oficial de distribuir los $ 30.000 millones del Fondo Solidario de Redistribución (FSR) a las obras sociales sindicales; modificar por ley el impuesto a las ganancias y aplicar sus cambios a partir de 2017, y la ampliación de los beneficios de las asignaciones familiares. El curso que adopte este pacto condicionará inevitablemente el futuro de la CGT.

Juan Carlos Schmid

Jefe de los Portuarios

Fue impulsado por Hugo Moyano para representar al sector en un posible triunvirato de la CGT a partir del 22 de agosto; la falta de un acuerdo y las divisiones en el sindicalismo ponen en duda su postulación

Gerónimo venegas

Líder de los trabajadores rurales

Cercano al Gobierno, aspira a reemplazar a Moyano en la CGT Azopardo en caso de que no se alcance un acuerdo de unidad; condiciona el avance hacia la unificación porque no quiere oponerse al oficialismo

Comentá la nota