Interurbano: suspendieron el paro ante las promesas de pago

Interurbano: suspendieron el paro ante las promesas de pago
Los choferes de María del Rosario y Sol Bus decidieron suspender la medida de fuerza que llevaban por tiempo indeterminado ya que se firmó un preacuerdo que hoy a las 16 fue homologado en las oficinas del edificio administrativo del Gobierno Provincial.

Tras las negociaciones, que comenzaron este martes a las 18 y concluyeron a la madrugada, los dueños de las empresas se comprometieron a pagar cerca del 80% de la deuda que los empleados reclamaban en dos cuotas en los próximos meses, la reincorporación de dos choferes a los que se les había vencido el contrato, las horas extras, la libreta de los conductores y cobrar los haberes de acuerdo a la escala salarial de la UTA a nivel nacional.

Para concretar el acuerdo, los conductores resignaron un monto cercano a los cinco mil pesos, según contaron. La suspensión de la medida está supeditada a que la patronal cumpla lo pactado. “Le vamos a dar un impasse a esta situación a ver si concretan lo prometido”, comentó el delegado gremial de Sol Bus, David Benítez.

María del Rosario explota los corredores de Potrero de los Funes, El Volcán y El Trapiche, mientras que Sol Bus tiene a cargo la unión de las localidades de La Punta y San Luis. A partir de ahora, las empresas abonarán 500 pesos a sus empleados por los viáticos mensuales. El dueño de Sol Bus, Raúl Sosa, sostuvo que el resto de las compañías del interurbano no pagan ese concepto.

El secretario de la UTA, Alberto Ayala, argumentó que los dos empleados “a los que no se les daba servicio” tenían el contrato vencido hacía cuatro días y que no había intención de renovárselos. Por eso, sus compañeros pidieron para que los tomen otra vez. “No sabemos si será un nuevo contrato por tres meses o por tiempo indeterminado pero lo importante era reclutarlos de nuevo”, comentó el sindicalista.

“Estamos de acuerdo con lo alcanzado porque con María del Rosario nunca nos pudimos poner de acuerdo con los viáticos, por ejemplo”, declaró Ayala.

Sosa calificó “intensas” a las negociaciones. El empresario dio lugar a parte del pedido de sus empleados aunque marcó que “era una supuesta deuda” y señaló que en muchos pasajes los montos era n“elevados”.

El dueño de Sol Bus dijo que las negociaciones tardaron porque la liquidación presentada por la UTA estaba “alejada a la realidad”. “Cuando nos dijeron que le debíamos plata le preguntamos cuál era la deuda. Las pretensiones del gremio triplicaban lo que nosotros considerábamos. Había casos que presentaban 6 mil pesos de deuda cuando cobran 6.500 por mes. Eso significaba que no habían cobrado un mes”, ejemplificó el joven sobre algunas dudas a la hora de tratar.

Desencadenamiento

Quien puso paños fríos a la situación fue la jefa del Programa Relaciones Laborales, María José Scivetti. La funcionaria explicó que los reclamos son los mismos que los trabajadores realizaron el 9 de abril y que derivó en un paro sorpresivo. “La auditoria estuvo a favor de los trabajadores. En las conciliaciones obligatorias, la firma presentó una propuesta de reajuste que no fue aceptada en la asamblea realizada por los trabajadores el viernes pasado. El monto ofrecido era inferior al ejercicio contable”, contó.

“Tenía que quedar un acuerdo escrito por eso nos involucramos porque además había que destrabar todo lo más rápido posible. El compromiso se adosará al expediente”, concluyó Scivetti.

El jefe del Programa Transporte Para Todos, Víctor Cianchino, constató que a primera hora de la mañana de hoy, los servicios de ambas líneas salieron con normalidad.

Comentá la nota