Con la intervención de UTA nacional, hubo acuerdo por conflicto de Autobuses

Con la intervención de UTA nacional, hubo acuerdo por conflicto de Autobuses

Ayer hubo una reunión en Buenos Aires convocada por la conducción central del sindicato. Delgados y empresarios acordaron una mesa de trabajo en Córdoba para abordar los reclamos y evitar nuevas medidas de fuerza.

Largas horas duró la reunión en Buenos Aires convocada por la conducción nacional de la UTA con el cuerpo de delegados cordobeses de la empresa Autobuses Santa Fe, representantes de la firma y el titular del gremio local, Ricardo Salerno. El propósito del encuentro fue calmar los ánimos entre los trabajadores y reencauzar la conducción del sindicato en Córdoba. 

Desde hace varias semanas, lo usuarios de la firma santafesina que presta servicio en esta ciudad sufren las intempestivas medidas de fuerza decretadas por los choferes quienes reclaman más unidades y mejores frecuencias. Los trabajadores aseguran por esos problemas la relación con los pasajeros está cada vez peor y se multiplican a diario los hechos de violencia y de agresividad a bordo de las unidades, aseguran. De hecho, la semana pasada denunciaron públicamente (no formalmente) episodios en  distintas puntas de líneas que rápidamente derivaron en paros sorpresivos. 

En paralelo a los distintos reclamos que los choferes vienen realizando ante la patronal en el Ministerio de Trabajo, el clima interno dentro del propio sindicato fue el caldo de cultivo para el desencadenamiento de nuevos inconvenientes. Las diferencias insoslayables entre Salerno y su secretario general Osvaldo Diani terminaron en denuncias, con la sede del gremio custodiada por policías y con la advertencia de UTA nacional de intervenir el gremio en Córdoba. Asimismo, en más de una oportunidad durante estos días los propios delegados desconocieron las órdenes y decisiones impartidas de la junta ejecutiva del gremio desnudando también la mala relación que existe entre los cuerpos de representantes y la comisión directiva. Por ejemplo, aun habiendo el sindicato acatado la conciliación obligatoria dictaminada por la cartera laboral tras un paro de 24 horas, los choferes hicieron medidas de fuerzas en algunas líneas. 

En este escenario, la UTA nacional de Roberto Fernández intervino en el conflicto cordobés y citó a las partes a una reunión. Ayer se sentaron en la mesa nueve delegados de Autobuses, Salerno, Alejandro Rossi en representación de la firma, Fernández y el secretario del Interior del gremio, Jorge Kierner. 

Juan Flores, delegado, dijo que se llegó a un acuerdo con la empresa “para tratar de mejorar el servicio y dejar de perjudicar a los usuarios, porque en definitiva eso es lo que todos buscamos”. 

En tanto, Nora Villafañe, también delegada de la firma, consideró que “fue una reunión muy positiva” y adelantó que quedó conformada una mesa de diálogo que continuará en Córdoba mañana. 

Por otro lado, Salerno confirmó que el gremio en Córdoba no será intervenido y dijo que fue ratificado en su cargo como secretario general de UTA. 

Comentá la nota