Intervino el gobierno y dictó la conciliación

El Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación dictó ayer una conciliación obligatoria entre el frigorífico Carnes Pampeanas y el Sindicato de Obreros y Empleados de la Carne de La Pampa y dispuso un plazo de 15 días hábiles para que las partes busquen soluciones que eviten el cierre de la planta.

"Vamos a reanalizar todo y a buscar nuevas alternativas ", sostuvo Hernán Obarrio, uno de los directivos del frigorífico, al confirmar la existencia de esta medida.

La medida de ayer "retrotrae la situación de los trabajadores de la empresa al momento previo de recepción del telegrama de despido", informó la delegación regional del Ministerio de Trabajo a través de un parte de prensa. "No obstante los importantes esfuerzos que el Gobierno Provincial ha realizado en la mediación del conflicto -dice el parte-, dada la gravedad y el impacto social de la crisis, el Gobierno Nacional ha decidido intervenir propiciando un nueva instancia de búsqueda de una solución que satisfaga a todas las partes en cuestión".

Telegramas.

Ayer a primera hora de la tarde, el gerente Hernán Obarrio confirmó la novedad y expresó su esperanza de que abra una puerta a nuevas posibilidades. "La medida implica -señaló- que se retrotrae la situación al 21 de junio, es decir al día anterior a que se pidiera el Procedimiento Preventivo de Crisis". La consecuencia más palpable es que los telegramas de despido quedarán sin efecto. "Algunos ya fueron enviados, pero otros todavía no", comentó Obarrio. "Los que salieron, quedan sin efecto; y los otros obviamente no se van a enviar".

En la práctica, esto significa que esos 290 empleados cobrarán un mes más como empleados de la firma Exportaciones Agroindustriales Sociedad Anónima. Los jornalizados percibiránla garantía horaria y los mensuales, su sueldo pleno. "Ya hicimos los depósitos para cumplir con los compromisos, incluso el medio aguinaldo", remarcó Obarrio.

"Excelente".

"Es una excelente noticia", sostuvo el gerente al caracterizar la medida asumida por el ministerio de Carlos Tomada. "Las negociaciones van a realizarse en parte acá (en Santa Rosa) y en parte en Buenos Aires", anticipó. "A partir de ahora tenemos 15 días hábiles para sentarnos a charlar y ver qué alternativas encontramos para evitar el cierre. Vamos a buscar nuevas alternativas, vamos a reanalizar todo para encontrar esa solución".

Obarrio descontó que todas las partes se sentarán a la mesa de negociación con las mejores intenciones de llegar a buen puerto. "Cresud -uno de los principales accionistas- ha hecho lo imposible para evitar el cierre de la planta", destacó. "Yo tengo el mandato de buscar todas las alternativas para buscarle una salida, y creo que lo vamos a lograr", se esperanzó.

Agonía.

El cierre del frigorífico Carnes Pampeanas se concretó el jueves, luego de una larga agonía que empezó a evidenciarse en el mes de diciembre, cuando la empresa licenció a todo el personal de faena -mantuvo sólo a algunos administrativos y encargados de mantenimiento- e interrumpió la producción de la planta.

El jueves, en horas de la siesta, la firma comunicó oficialmente a todo su personal, a los sindicatos que los representantes, a las empresas contratistas, y a los organismos estatales, que había decidido el cierre de la planta ante la falta de rentabilidad del negocio y la constante pérdida de fondos que significa tenerla abierta aún cuando no hubiera producción.

Ayer por la mañana, la empresa comenzó a mandar los telegramas de despido a su personal, telegramas que, a estar por esta conciliación, quedarán momentáneamente sin efecto.

Forte culpa a Moreno

El diputado radical y ex vicepresidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Ulises Forte, aseguró ayer que "lo que está pasando con Carnes Pampeanas y los frigoríficos en el país es la crónica de una muerte anunciada", producto de lo que calificó como una "nefasta" política agropecuaria del gobierno.

Forte consideró que "lo que está sucediendo hoy en La Pampa y en La Rioja con Nucete desmiente categóricamente el discurso de la presidenta (Cristina Fernández) y sus sindicalistas adictos, que vienen hablando de una reactivación laboral", y pidió a los funcionarios "que reaccionen y tomen las medidas que necesita nuestro país para reactivar la producción".

El legislador recordó que "hace años venimos denunciando que las torpes y erráticas intervenciones" del secretario de Comercio, Guillermo Moreno, en la ganadería, "no hacen más que seguir perjudicando a productores y trabajadores".

En un comunicado de prensa, Forte sostuvo que la difícil situación que atraviesan los frigoríficos es "resultado de esta nefasta política agropecuaria nacional", que "se ve agravada por un gobierno provincial obsecuente, que no ha levantado la voz ni actuado en defensa de la producción".

"Son aplaudidores y no les importa el futuro de las familias afectadas", agregó el diputado.

Forte afirmó que el gobernador de La Pampa, Oscar Jorge, y el ministro de la Producción, Abelardo Ferrán, sabían de la crisis "porque vienen tratando con la empresa" Carnes Pampeanas y si bien admitió que "es cierto que ayudaron a través de créditos", finalmente dijo que "esto fue claramente un parche insostenible en una situación como la que vivimos hace años en el país, de incumplimiento de la Hilton y de liquidación de vientres".

En ese marco, señaló que "el gobierno provincial tendría que haber reclamado, junto a todos nosotros, por una política ganadera más seria. Hoy, lamentablemente, las consecuencias las pagan los laburantes y los productores".

"Un problema de rentabilidad"

"Es un problema de rentabilidad", dijo el presidente de Unilpa Daniel Grundig, al referirse al anunciado cierre de Carnes Pampeanas, y antes que el Ministerio de Trabajo de Nación dictara la conciliación obligatoria. El dirigente expresó estar "preocupado por la noticia del cierre de Carnes Pampeanas", pero al analizar las causas pidió considerar que "hay un problema entre particulares. Cuando determinados marcos y situaciones hacen que un negocio no sea rentable y cuando una empresa la manejan particulares que toman la decisión de cerrar es difícil impedirlo".

Después, al razonar sobre el papel que le correspondería al Estado pampeano, dijo que "concretamente tiene que apoyar el desarrollo de la actividad, porque es propulsora de mano de obra importante, pero hay marcos y situaciones que se dan más allá de la esfera provincial que no incumben al Gobierno".

Grudnig apuntó que en nuestra provincia el 95% de las empresas son Pymes, y consideró que "son más las que se abrieron que las que cerraron, aunque a algunas industrias se les hace difícil mantenerse". Cuando desde Radio Noticias se le apuntó que hay un cuestionamiento según el cual el empresario pampeano es esquivo a invertir lo negó: "No es tan así, pero además Carnes Pampeanas está manejado por empresarios que no son tan de aquí. Por lo general el empresario pampeano habita acá, vive a pocas cuadras, es realmente Pymes, Tal vez en algunos pueblos haya algunas empresas familiares que tienen una masa salarial importante, pero la mayoría tiene pocos empleados, 3, 4 ó 5".

Inversiones

Admitió que en el caso del Frigorífico Carnes Pampeanas hubo al principio inversiones locales, pero fracasó. Pero ahora es un problema de emprendedores locales, sino de rentabilidad y así es difícil mantenerlo".

Pidió seguir pensando "en dar valor agregado a productos que no estén controlados por otros marcos que no son los nuestros".

Sobre la posibilidad de poner en marcha el Consejo Económico y Social el dirigente señaló que lo pidieron "a nivel institucional. Pero insisto, cuando una actividad no es rentable y es manejada por privados es muy difícil que se sostenga".

Con respecto a la posibilidad que el Gobierno subsidie la actividad estimó que "no debería ser así, y las empresas deberían sostenerse por su buen funcionamiento. No es fácil producir en La Pampa, porque hay un montón de factores que hacen al mercado que complican, como la logística. Todo lo que es logística tiene alta incidencia en el valor del producto, porque estamos posicionados geográficamente en un lugar no adecuado", agregó.

En el final dio algunas precisiones para dejar en claro que nuestra Provincia tiene una actividad netamente agropecuaria, y para eso se apoyó en algunos números que hablan de una escasa actividad industrial. En ese sentido puntualizó que la industria consume sólo el 3% de la energía eléctrica de la Provincia, y el 2% más sobre grandes usuarios, y se emplean en total entre 7 y 8 mil operarios.

Reclamo de Kroneberger

El diputado Daniel Kroneberger (UCR-La Pampa) culpó ayer al gobierno nacional por el cierre del frigorífico Carnes Pampeanas, y lo instó a arbitrar con los medios necesarios para solucionar la situación, junto con las autoridades provinciales.

El legislador presentó un proyecto por el que se solidarizó con los empleados de la empresa, y mostró su preocupación por el conflicto. Además, calificó como "necesaria" la articulación de herramientas económicas y financieras para "recomponer las fuentes de trabajo".

Por otro lado, y aunque afirmó que "no es el momento de echar culpas", el pampeano agregó que la situación es producto de decisiones "desacertadas" del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

"La industria frigorífica y cárnica están en crisis. El stock vacuno disminuyó, al punto de ir desapareciendo. Los frigoríficos sufren las consecuencias de una falta de política agropecuaria planificada. En el último tiempo, los despidos han sido masivos, y eso genera un desequilibrio en la población", comentó Kroneberger.

El diputado nacional, en este sentido, dijo que "lamentablemente" el cierre de la planta "no es una novedad", y responsabilizó al gobierno nacional por no cumplir con el envío de subsidios a frigoríficos, lo que "profundiza" la crisis en el sector. "Es primordial +abastecer tanto al mercado interno y externo", indicó.

Kroneberger expresó, por otro lado, que los elevados precios agrícolas sumados a la "desacertada" política nacional en materia ganadera y las sequías recurrentes en determinadas zonas son algunos de los factores que desalentaron el interés de los productores por la ganadería.

Hugo Pérez: "Hay una ausencia penosa del Estado"

El diputado Hugo Pérez (Frepam), que largamente viene alertando de la inacción del Gobierno provincial en la cuestión de la promoción industrial, dijo que aunque "no existen recetas mágicas que garanticen la instalación y el mantenimiento de industrias, si hay convencimiento sobre lo que es nocivo: la inacción del estado".

"El gobierno pampeano ha demostrado capacidades estériles para resolver un problema

que se nos cae encima con sus efectos irremediables: 290 personas desempleadas de la

industria frigorífica y 20 más en la planta láctea ex Consomé. El primero, como resultado

de políticas nacionales que no se corresponden con la estructura productiva pampeana,

que diseñó su industria frigorífica en un contexto nacional inadecuado", razonó.

Pérez puntualizó que "ahí están los retazos de los frigoríficos de Speluzzi, Bernasconi, Toay, Santa Rosa, que ante el cierre de exportaciones y el stock ganadero por el piso presentaban déficit permanentes. Con respecto a la empresa láctea la ausencia del estado fue penosa, excusándose en que el problema era de privados, que encima fueron cuestionados moralmente, probablemente con razón.

Triste panorama.

Reprochó que el gobierno provincial haya anunciado que "estamos viviendo un gran proceso de industrialización" porque esa expresión corresponde a otra realidad. Apuntó que "la obsecuencia con Nación hace que veamos el país desde la ventana: ya están garantizados 15 años para la instalación de industrias en la Rioja, Catamarca, San Juan y San Luis. Que como si fuera poco recibió las instalaciones de una planta de producción porcina, por lo que Mendoza puso el grito en el cielo y consiguió promoción industrial nacional para 8 departamentos, mientras La Pampa sólo el resarcimiento de 500 millones de los que nos deben 350·.

El legislador pidió "cambios de paradigma" para la política industrial pampeana. Puntualizó que "la deuda interna de la provincia se agiganta, al no contar con planes productivos de largo plazo, rutas en mal estado, con Vialidad desmantelada, y Salud a la buena de Dios".

Hay proyectos, demorados.

Recordó que el Frepam presentó cuatro proyectos que van en este sentido y que incluye todo: fomento de inversiones, pidiendo equiparar las franquicias nacionales; la integración de una comisión hac doc de urgencia que evalúe el impacto sobre la economía y el medio ambiente de los regímenes nacionales, con la participación del Ejecutivo, el Legislativo, la Universidad, los gremios, sectores empresarios y ONGs. Juzgó que de allí podrían surgir "medidas superadoras que desemboquen en una sólida ley de Promoción Económica, que descansa en el despacho del gobernador hace 5 años. Agregó que podría ser importante la creación de un Instituto Autárquico para el Desarrollo Pampeano con fines de asistencia financiera a los distintos sectores de la economía, especialmente no bancarizadas; y la gestión directa provincial del área El Medanito que garantizaría los fondos para el desarrollo del Oeste y la vera del Río Colorado resultante de la renta petrolera".

Finalmente dijo que "suponer que la búsqueda de la verdad es un atributo personal y no una construcción social responde a una perspectiva conservadora, y lamentablemente las consecuencias se pueden ver hasta con los ojos cerrados".

Comentá la nota