Intervino Trabajo y se levantó el paro de choferes

Intervino Trabajo y se levantó el paro de choferes

El gremio acató la conciliación obligatoria. Hay una fuerte puja interna.

Después de las amenazas con paralizar el servicio y de una dura puja interna por la conducción del gremio, la Subsecretaría de Trabajo de la Provincia dictó la conciliación obligatoria y la UTA decidió acatar la medida, por lo que el servicio de colectivos se cumple hoy con normalidad.

Horas antes, la conducción del sindicato había anunciado un paro de colectivos por tiempo indeterminado “hasta que la empresa se vaya”, según confirmó el titular del gremio, Rubén Flores.

“Esperábamos que a lo mejor se pidiera insistir en que se solucionen estos problemas, pero no. De la asamblea sale que se vayan”, agregó el dirigente.

A partir del encuentro, los choferes identificados con la conducción se comprometieron a manifestarse hasta que la empresa concesionaria del transporte público deje de prestar el servicio en la ciudad. Sin embargo, otro grupo de trabajadores se opuso a la drástica medida porque –aseguraron– no había sido decidida por la mayoría.

Indudablemente, el conflicto está atravesado por una interna política por la conducción del gremio, en el marco de nuevas elecciones en el sindicato. Esta situación fue confirmada tanto por los algunos delegados como por autoridades de la empresa, quienes criticaron que la medida no tiene nada que ver con el servicio de colectivos.

Sin solución

Pero Flores, con sus argumentos, insistió: “Esto no da para más. Notamos un cansancio en los trabajadores, un agotamiento terrible porque los problemas que planteamos en vez de solucionarse cada vez se agravan más”. Además, se mostró confiado en que otra empresa podrá hacerse cargo de la concesión del transporte público en la ciudad y dijo que la elección de la UTA, que se realizará en noviembre, no tiene incidencia sobre esta medida de fuerza.

“El viernes nos quedaron ocho colectivos en la calle, hay compañeros a los que se les deben 40 mil pesos en sueldos... ¿Ustedes creen que esto tiene que ver con una elección?”, aseguró.

Sin representación

Desde el otro sector, el delegado de los choferes, Néstor Belmúdez, manifestó a LU5 que la medida por tiempo indeterminado fue resuelta entre un grupo de 20 personas que no representan a la mayoría. El dirigente sí reconoció que hay una interna política entre el gremio de la UTA y algunos de los trabajadores, en el marco de una nueva elección dentro del sindicato, situación que también admitió el nuevo gerente general de la empresa, Rubén Mansilla.

“Estamos trabajando en búsqueda de soluciones en lo que hace a la prestación del servicio y condiciones laborales. En medio se da una puja política interna”, declaró Mansilla, quien también apuntó contra el titular del gremio y sostuvo que “hace 20 años que está sentado en un sillón” y que no le interesa mejorar el servicio.

Si bien el gremio acató la conciliación dictada por Trabajo, es un interrogante cuál será el futuro de la conducción a partir de esta dura interna.

“Es probable que la tensión se mantenga hasta el día de las elecciones”, reconocieron fuentes de los dos sectores enfrentados.

La UTA se reunió con vecinalistas para analizar la crisis del transporte

NEUQUÉN

Con el fin de involucrar a los representantes de los vecinos y buscar soluciones en conjunto al tema del transporte, el secretario general de la UTA, Rubén Flores, convocó ayer por la mañana a una reunión en un salón del bajo neuquino a los presidentes de las vecinales de la ciudad.

Allí cada uno sentó postura sobre la situación de cada barrio. Juan Carlos Maidana, presidente de Bardas Soleadas, dijo que por la calle Abraham los colectivos pasan completos y los vecinos no pueden cumplir a horario con sus obligaciones. “Estamos viendo muchos colectivos rotos, el Municipio tiene que dar soluciones”, dijo, y planteó la necesidad de recurrir al Concejo Deliberante y al Municipio para ver que si ellos como autoridad pueden “tomar cartas en el asunto”. “Estamos acá para ver la posibilidad de alargar esta decisión de los choferes. Hay que sancionar a la empresa o que se vaya Indalo”, dijo.

En tanto, Luis Forestier, presidente de La Sirena, denunció que por el barrio pasan dos unidades juntas de la línea 4 y después por una hora no pasan más. “La gente llega tarde a trabajar, al colegio. Antes el 10 pasaba por el barrio pero cambiaron la frecuencia y ahora el 501 pasa por la ruta, el 5 también pasa cada una hora y pasan todos juntos. Los vecinos están muy enojados”.

José de las Casas, vicepresidente de Centro Este, comentó que como el conflicto del transporte es un problema involucra a todos, “era necesario participar del encuentro para que los representantes de los que viajan juntos todos los días –choferes y vecinos– puedan debatir de qué manera se puede avanzar en una solución al conflicto del servicio”.

Comentá la nota