Investigan por una supuesta estafa con terrenos al exgremialista Faustino Cisneros

Investigan por una supuesta estafa con terrenos al exgremialista Faustino Cisneros
La operatoria de los terrenos de la Mutual Azul generaron decenas de reclamos y denuncias públicas por parte de vecinos que dijeron ser “engañados”, muchos de los cuales terminaron exigiendo el dinero que ya habían invertido.

La fiscala Ivana Hernández formalizó ayer una investigación preparatoria contra el histórico exsecretario general de Centro Empleados de Comercio y posterior presidente de la Mutual Azul, Faustino Cisneros, quien está sospechado de “estafar” a una vecina piquense que compró un terreno y cuando quiso escriturar, se encontró con que el mismo terreno había sido vendido a un tercero.

Se trata de uno de los varios casos que se hicieron públicos en el año 2008, dos años después de que Cisneros saliera a ofrecer la venta de terrenos para construir un barrio de viviendas, similares a las que construyó cuando era titular del CEC. En aquel entonces varios vecinos afirmaron que habían sido estafados por el dirigente justicialista, y en la actualidad existe un expediente en el fuero civil y la denuncia penal que ayer se formalizó.

Faustino Cisneros fue secretario general del Centro Empleados de Comercio por casi 20 años, hasta que fue desplazado por el vernismo con Daniel Lovera a la cabeza. El hoy diputado provincial del PJ lo denunció en el año 2004 por supuesta “administración fraudulenta” al frente del gremio, aunque la Justicia finalmente sobreseyó a Cisneros por esa causa en el año 2006.

Ya descartado su retorno al CEC, Cisneros abrió en calle 19 casi Avenida San Martín la Asociación Mutual “Azul Solidaria”, entidad donde prestaba una serie de servicios y luego reflotó la idea de continuar con los barrios de vivienda, con lo cual ofertó para la venta un lote de terrenos ubicados en cercanías de calles 300 y 325.

Operación

La denunciante, Romina Paola Franco, firmó un boleto de compraventa en el año 2006, por el cual adquiría a la Mutual Azul una parcela de 265 metros cuadrados, cuya ubicación no fue detallada en dicho documento. La parcela estaba emplazada en un terreno sin subdividir, porque supuestamente la operación de compra de todo el inmueble aún estaba en trámite, la Mutual aún no había escriturado y una vez concluidas las formalidades, ese terreno se subdividiría en 320 parcelas, según lo que le señalaba Cisneros a los interesados.

Finalmente la Mutual Azul no pudo comprar el total del inmueble y solo adquirió una parte. En realidad, de las más de 300 parcelas que la Mutual difundía como propias para la venta, con el correr del tiempo terminaran siendo 96 parcelas.

Tras supuestamente regularizar la titularización del inmueble a subdividir, en el año 2008 la Mutual convocó a todos los compradores para asignar las parcelas correspondientes a cada inversor. Esas parcelas fueron marcadas en un plano sin ningún sustento legal, y tiempo después, ya en el año 2010, cuando la señora Franco quiso escriturar su parcela, se encontró con que su parcela ya había sido escriturada por otra persona, en el mismo año.

La operatoria de los terrenos de la Mutual Azul generaron decenas de reclamos y denuncias públicas por parte de vecinos que dijeron ser “engañados”, muchos de los cuales terminaron exigiendo el dinero que ya habían invertido.

Audiencia

Ayer por la mañana se desarrolló la audiencia de formalización, a pedido de la fiscala Ivana Hernández, con la presencia del imputado Faustinos Cisneros y sus abogados Ariel Cecotti y Pablo Rodríguez Salto, presidida por el juez de control, Diego Ambrogetti.

La denuncia por “estafa”, delito que prevé un pena que va de un mes a dos años de prisión, fue radicada el 17 de noviembre de 2011.

La fiscala Hernández recordó que “el hecho se inicia en el año 2006 cuando la denunciante celebra un boleto de compraventa con la Asociación Mutual ‘Azul Solidaria’, cuyo presidente en ese momento era el señor Faustino Cisneros. El boleto de compraventa tenía una parte indivisa de un terreno de nuestra localidad”, precisó.

Agregó la fiscala que “cuando la señorita Franco quiso escriturar, se encontró con el escollo de que el terreno que le había sido asignado ya había sido escriturado por una tercera persona, con una escritura que se hizo en el año 2010”. Y remarcó que “en este sentido, la señorita Franco entiende que ha sido engañada, y a través de un ardid, ha sido vendido dos veces el mismo bien inmueble”.

Finalmente Hernández pidió que se formalice la investigación y que el hecho “sea calificado provisoriamente dentro del artículo 172 de estafa, sin perjuicio de que eventualmente la conducta que se investiga podría llegar a configurar algunas de las defraudaciones especiales del artículo 173”.

Oposición

Por su parte, el abogado Ariel Cecotti, a cargo de la defensa, dejó claro “en primer lugar, que de ninguna manera a mediado de parte del señor Faustino Cisneros un ardid o engaño, en el sentido de que haya vendido dos veces el mismo terreno. Hay un croquis y la propia denunciante reconoce que compró una parte indivisa del terreno, es un croquis o plano que es informal, no tiene ningún sello o firma de un arquitecto que le dé la formalidad o legalidad en el marco que corresponde, en consecuencia, la señora sabía muy bien lo que estaba comprando”.

Remarcó el letrado que “en pocas palabras, nos referimos a una cosa incierta, y por lo tanto, es cuestión de determinar qué porción en dicho croquis, o en otra determinación posterior si hay que hacer otro croquis, cuál es el terreno que a ella le corresponde, o cuál es el que compró en definitiva, porque no es que Faustino Cisneros vendió dos veces el mismo terreno”, insistió el abogado particular, para luego oponerse a la formalización de investigación.

Finalmente el juez de control, Diego Ambrogetti, rechazó los argumentos del defensor y dio por formalizada la investigación fiscal.

Comentá la nota