Ipesa: habrá manual provisorio, cambian coordinador y evalúan incorporaciones

Ipesa: habrá manual provisorio, cambian coordinador y evalúan incorporaciones
Los delegados gremiales del IPESA se reunieron con las autoridades de Bienestar Social. Habían dicho que el IPESA es "un depósito" de chicos. Les prometieron evaluar incorporaciones, remplazar al coordinador e implementarán un manual de procedimiento provisorio. Pero pidieron a los actuales operadores reducir las carpetas médicas.
Los delegados gremiales del IPESA se reunieron esta mañana con las autoridades del Ministerio de Bienestar Social a partir de las 9. Se habían convocado para manifestarse frente al edificio de Pellegrini y Quintana, pero rápidamente esta mañana los funcionarios del área los llamaron a una reunión. Los recibieron el subsecretario, Pedro Freindenberger, la directora general de Niñez y Adolescencia, Carina Mariana Ganuza, y la asesora legal Laura Tapié.

Los delegados gremiales habían denunciado el martes que el IPESA es “un caos” y “un depósito” de chicos. Y responsabilizaron a las autoridades por falta de personal y por la no instrumentación de un manual de procedimientos para fijar pautas claras sobre la forma de contorlar a los residentes del IPESA.

El martes por la mañana la policía había detenido al auxiliar del IPESA, Víctor Jérez, denunciado por la propia dirección del lugar, por haberle aplicado golpes de puño en el rostro a un chico de 16 años.

Los operadores reaccionaron con una movilización en el IPESA y quemando gomas en el frente del edificio. Jérez, luego de declarar en indagatoria, fue liberado por la justicia.

Después de la supuesta agresión, además, se fugaron dos internos del patio del IPESA. De quince internos, quedan diez, porque los otros cinco permanecen fugados.

El IPESA es un lugar conflictivo para el área de Bienestar Social. Desde el año pasado los operadores y profesionales vienen haciendo reclamos laborales.

Los delegados denunciaron que los operadores trabajan recargados, que figuran 40 operadores, pero sólo trabajan 20 y la mitad tiene carpeta médica o sicológica. “Esto es una anarquía, un caos. Los residentes (chicos internados) hacen lo que quieren y no se les puede decir nada. Se ha perdido la autoridad de los operadores. Y esto es responsabilidad del ministerio”, plantearon.

Los delegados también afirmaron que solo hay dos o tres operadores por turno que tienen que contener a 15 internos. “El 80% tiene causa de homicidio. Los niveles de agresividad son altísimos. Hay chicos que por problemas siquiáticos no los aceptan en la U.30 y acá se los recibe. Y no tenemos ningún respaldo”, dijeron.

Reunión tensa

La reunión entre autoridades y delegados se extendió durante tres horas. La discusión, por momentos, fue tensa. Finalmente, se resolvió que se implementará un manual de procedimientos en el IPESA. Los operadores aportaron una copia del manual que se había aprobado en 2004 para una comunidad educativa socializadora que funcionó en las afueras de la ciudad, sobre la ruta 35. "Es provisoria, hasta que se elabore otro manual y tenga la aprobación de la justicia y el aporte de los trabajadores", contó Matías Petrocco, delegado de los operadres. "Nos da cómo proceder. Es decir, te fija, por ejemplo, si un chico rompe un vidrio, como tenemos que actuar", indicó.

Sobre el pedido de personal, les dijeron que están evaluando dentro del área de Salud Mental 6 o 7 personas que podrían llegar a incorporarse. "Lleva un tiempo, no se puede hacer de un día para el otro", informaron.

Por otro lado, se acordó el recambio del actual coordinador de la institución y la designación de dos auxiliares. "Se va a empezar a trabajar en un organigrama nuevo", confió Petrocco.

"Hubo buena voluntad. Nos vamos a seguir reuniendo para pulir las cosas", resumió Petrocco. En la reunión también estuvo el nuevo director, el abogado Marcelo Turnes. "Hay buena relación. Se puede hablar con él. Más allá de algún encontronazo que tuvimos, podemos hablar", apuntó.

Sobre la escasez de personal, Petrocco defendió la cantidad de personal que no cumple funciones porque tiene carpeta médica. "El trabajo es estresante. Trabajar con diez chicos, solo, llega el momento que no te da más la cabeza. Nos pidieron que tratáramos de que pudieran volver y armar un grupo de trabajo, trabajar en conjunto", dijo.

"Nos pidieron tratar de cortar un poco con las carpetas y ver qué sucede en el futuro. Les explicamos que las carpetas no son un capricho, son producto de una circunstancia", insistió.

"Salimos connformes. No bastante conformes. Falta la parte de personal, tomar más gente", aclaró.

Tres suspendidos

Petrocco confirmó que, a partir de la denuncia del martes contra el auxiliar Víctor Jerez, este y dos operadores que fueron testigos del episodio, fueron suspendidos hasta que la justicia determine la situación legal del trabajador acusado.

"Lo que podemos decir es que el auxiliar estaba pasado de vueltas, estaba trabajando muchas horas, saturado, con una complejidad de los menores que lo llevó a esa situación. Lamentablemente se tomó una determinación de ir primero a la justicia y detenerlo, en lugar de un sumario y luego ir a la justicia", dijo.

"El dice que no le pegó y los demás compañeros dicen que no le pegó. Están las filmaciones", redondeó.

Comentá la nota