Irracional manifestación de un grupo de guardavidas ajenos al sindicato

Irracional manifestación de un grupo de guardavidas ajenos al sindicato
La Municipalidad realizó una denuncia penal por la medida de fuerza. Consideraron el reclamo "desmesurado e irrazonable". Este sector de guardavidas aseguró que el municipio no escuchó sus pedidos de aumento salarial y mejoras de condiciones laborales.
Guardavidas nucleados en la Unión Guardavidas Agremiados realizaron ayer una ruidosa manifestación, en la que no faltó una gran fogata, en el hall central del Palacio Municipal. Los trabajadores (que no cuentan con representación gremial según lo manifestado por funcionarios municipales), aseguraron que tomaron la medida al no obtener respuestas de parte de las autoridades municipales, a quienes plantearon su problemática en el mes de enero.

Desde la comuna realizaron una denuncia penal por los efectos causados por la movilización y la quema y calificaron el reclamo como "desmesurado e irrazonable" de un "grupo minoritario" de guardavidas que no se siente representado por el sindicato.

El sector, que no se encuentra representado por el Sindicato de Guardavidas Municipales, se encuentra en estado de alerta y movilización desde el 30 de enero y ayer decidió recrudecer el reclamo. Así, un grupo de trabajadores "copó" el hall municipal, donde hubo explosiones de pirotecnia y hasta quemaron banderas en pleno acceso al edificio.

En tanto el secretario de Gobierno Pablo García, manifestó que ?estamos sorprendidos. Se trata de una manifestación violenta, desmedida e ilegal sin motivo justificable. Durante el mes de noviembre se acordó la recomposición salarial para que durante la temporada el operativo de seguridad transcurra en calma?.

Los guardavidas de la UGA aseguran que el municipio "no cumplió las promesas del anterior secretario de Gobierno" y que "ya se licuó el aumento -inferior al 30%- que se había conseguido para esta temporada". Asimismo aseguran que no "cuentan con los elementos necesarios" para llevar a cabo su tarea.

Pablo García confirmó ayer que el municipio realizó una denuncia penal por los efectos que la manifestación. ?Más allá de apelar a la razonabilidad para que esta gente deponga en su actitud, se ha dado curso a la denuncia penal pertinente como se hará oportunamente en el ámbito administrativo municipal?, indicó.

El funcionario manifestó que ?un guardavidas hoy gana más de 15.000 pesos para una jornada de 6 horas diarias, con un refrigerio de 40 minutos, con lo cual el reclamo resulta claramente desmesurado e irrazonable".

Asimismo García señaló que "se trata de un grupo minoritario, ya que no es justo englobar a todos los guardavidas como protagonistas de este acto ilegítimo; grupo, que ni siquiera cuenta con representación gremial, además de haber actuado temerariamente produciendo severos daños materiales entorpeciendo la labor diaria en el municipio".

?Mar del Plata -continuó García- ofrece el servicio de seguridad en playas más grande de toda la República Argentina, por el cual se invierten más de 60 millones de pesos anualmente. Con sueldos apropiados para la importante actividad que desarrollan. Esto torna aún más inexplicable la actividad adoptada por este grupo?.

El reclamo

La medida de fuerza comenzó con la subida de las 4 banderas de playa "en señal de protesta por las pésimas condiciones laborales" y no se profundizó antes porque "nos hicieron falsas promesas".

"Hoy trabajamos igual que hace 30 años, no tenemos insumos, botiquines, indumentaria, ni seguro de vida. Hasta fines de enero yo no tenía ni casilla en la playa, no tenemos elementos de reanimación, hace cuatro años que pedimos una ambulancia y no nos escuchan, no tenemos ni una gasa por si alguien se lastima" enumeró Paco, uno de los manifestantes de ayer.

Además indicó que "estamos contratados por cinco meses al año como temporarios mensualizados. Nos quedaron debiendo una cuota de 4,5 del aumento otorgado el año pasado, que ya quedó obsoleto y ahora nos prometieron un pago no remunerativo único, fuera de recibo. Es una vergüenza".

Pero aclaró que "no se trata sólo de una pelea monetaria, es una forma de visibilizar lo que está pasando, la situación es un desastre y nos afecta a nosotros, pero también a los turistas y a toda la gente que va a la playa y sería importante que el sindicato acompañe".

"Esto es cuestión del Ejecutivo municipal, pero también de los concejales de todos los partidos y del área de Turismo" aseveró el trabajador.

"Se evaluó que la zona de Acantilados con sus recuperadas playas necesitaba más guardavidas por la alta afluencia de gente que está teniendo, pero la gente que concurre a esas playas está en peligro, porque no hubo respuesta" señalaron desde UGA en un comunicado. Además recordaron que "antes de la temporada anterior se anunció como gran propuesta popular, que cada balneario abriría una bajada pública y nunca se cumplió dicha medida, hoy tenemos seis balnearios entre Alfar y San Jacinto (casi 2 kilómetros) sin bajada pública".

Por otra parte consignaron que "todos los años tenemos problemas con las casillas, los propios trabajadores han tenido que construir casillas con piedras del lugar para refugiarse de las inclemencias del tiempo".

Comentá la nota