La izquierda desafía al camionero y prepara piquetes

La izquierda desafía al camionero y prepara piquetes
Moyano llamó a un paro sin actividades. Sin embargo, habrá un alto nivel de desobediencia.
“Nadie se tiene que mover ese día”, dijo Hugo Moyano al anunciar el paro junto a Luis Barrionuevo. “Será sin movilización, al estilo huelga general de las antiguas”, declaró Pablo Micheli, cuya central, CTA, también formará parte de la medida. Sin embargo, el jueves 10 el mandato de que los trabajadores se queden en sus casas contará con un importante caudal de desobediencia. Los sindicatos y seccionales dirigidos por la izquierda anunciaron que ese día realizarán movilizaciones para darle un carácter activo al paro general. Así se anunció en un plenario que reunió a más de 300 delegados que tuvo lugar en la sede del sindicato industrial del neumático de San Fernando.

Allí se denunció la “convocatoria aislada” del paro por parte de Moyano y Barrionuevo “para levantar las acciones políticas de la patronal que disputa la sucesión de los K”. Los sindicalistas reclaman paros de 48 y 72 horas como continuidad de la medida. También definieron realizar cortes de ruta el jueves en las principales concentraciones del Gran Buenos Aires, desde la Panamericana y el parque industrial de Pilar hasta la rotonda de Alpargatas, en un cronograma que se definirá el lunes. Durante el fin de semana se realizaban reuniones regionales para organizar las medidas de acción directa. A pesar de que la Unión Ferroviaria decidió no parar, sí lo harán y de modo activo la seccional Oeste y el ramal Belgrano Norte. Es una tendencia que se manifiesta en otros gremios. Si bien la directiva gráfica no para, las grandes fábricas del sector se plegarán a la medida.

Lo mismo pasa en el subte: los trabajadores de la línea B votaron asistir a las cabeceras para garantizar el paro, mientras que la dirección, que lidera el kirchnerista Roberto Pianelli, llamó a trabajar.

Situación paralela en el gremio docente bonaerense, cuyas seccionales pararán, pese a que Roberto Baradel, su secretario general, se posicionó en contra.

Los sectores de izquierda, que crecen avanzando desde las bases en diversos gremios, buscarán con los piquetes y marchas programados marcar diferencias con el sindicalismo tradicional.

Comentá la nota