Jaime: “un pedido de $ 8.000 es demagógico”

La Unión de Gremios Estatales (UGE) busca diferenciarse políticamente del otro frente sindical, el que encabezan la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y los municipales del interior. 

Más aún luego de que esta última coalición gremial rechazara el ofrecimiento de $ 4.000 como bono de fin de año que les hizo el miércoles la Casa de Gobierno.

Ese día, el ministro de Economía, Eduardo Garvich, precisó que la Provincia podría pagar a los empleados públicos $ 4.000 en dos cuotas, pagaderas con los sueldos de enero y de febrero.

Sin embargo, el Frente de Gremios Estatales consideró insuficiente la propuesta y reiteró su pedido por un extra de $ 8.000. De hecho, este sector liderado por ATE y por municipales del interior había amenazado con escrachar a funcionarios. Frente a eso, el vocero del grupo más dialoguista, Andrés Jaime, de la Asociación Tucumana de Empleados Previsionales y de la Seguridad Social (Atepyss), rechazó esa metodología de protesta. “Repudiamos que se tome esa mecánica de protesta.

Somos trabajadores y nos gusta estar en paz. Ni el gobernador ni los ministros se lo merecen”, dijo. Recordó que su espacio no había pedido un monto específico. “Hablamos en algún momento de $ 4.000, que es lo que se otorgó en Santiago del Estero, pero no pusimos techo. Sabíamos que no se podía llevar a cabo uno de $ 8.000, que es un pedido demagógico y de oposición ¡Hay estatales que no cobran $4.000 de salario!”, renegó.

Comentá la nota