José Luis Casares: "Los trabajadores debemos dejar de pagar el Impuesto a las Ganancias"

El secretario general de la CGT Zona Norte estuvo en “LaNoticiaWeb Radio” y aseguró que “Moyano puede encabezar la unidad”, pero aclaró que “la unidad no es unanimidad”. También se refirió a los reclamos en la agenda de los trabajadores y a su visión de lo que significa profundizar el modelo.
El gremialista docente que proviene de Sadop (Sindicato Argentino de Docentes Privados) y ocupa el cargo de secretario general de la CGT Zona Norte, pasó por los estudios de Fm Simphony (91.3) y en diálogo con Eduardo Román explicó que “la profundización para nosotros significa, por ejemplo, que los trabajadores dejemos de pagar el Impuesto a las Ganancias, porque el salario no es ganancia”.

El tema gremial y político está efervescente, en el medio de una elección que se viene para julio, y donde están todos midiendo fuerzas. ¿Cómo ves el panorama?

En primer lugar, creo que hay que desdramatizar el tema. Siempre en las organizaciones donde se expresa la comunidad cuando llega el momento de compulsar por quién va a liderar se generan tensiones. Bienvenidas sean estas distintas posiciones.

Mas allá de celebrar la democracia en el ámbito gremial, hay momentos políticos en los cuales esto es un trámite, pero esta vez está muy conversado.

Porque hay una diversidad que enriquece a nuestra organización. Los trabajadores organizados, en las expresiones de algunos dirigentes, tenemos algunos puntos de vista distintos de cómo encarar algunas cuestiones. En lo que no hay duda es la importancia de tener un movimiento obrero organizado y unido. Pero la unidad no es unanimidad.

¿Cuál es tu posición personal respecto de lo que tiene que ocurrir?

La unidad. Acá hay que contener a todos. Yo siempre digo que cuando un trabajador tiene un problema, cierra una fábrica, lo despiden, o tiene que pelear por su salario, nadie le pregunta si es barrionuevista o moyanista. Por lo tanto los trabajadores que tenemos una responsabilidad más importante tenemos que priorizar eso.

¿Puede Moyano encabezar esa unidad?

Por supuesto.

Porque por lo que se ve le están dando con todo.

Sí, bueno pasa en los sindicatos también. Hay distintas listas, distintos posicionamientos. Tenés las listas que disputan la conducción expresadas en distintos colores y que responden a distintas ideologías partidarias.

Esta vez es más mediático que en otras oportunidades.

Es un tema fuertemente atravesado por lo político, en realidad tiene que ver con eso. El sindicalismo no es una cosa aparte del marco político que se vive en la sociedad. Así como está atravesado el tema político partidario, está atravesado el tema de los clubes, todas las organizaciones en donde la sociedad se organiza y se expresa.

Cuando la Presidenta habla de sintonía fina, ¿también puede estar hablando de que va a avanzar por los dirigentes gremiales históricos?

La verdad que no lo sé. Tenemos una visión de lo que significa para nosotros la profundización del modelo más que la sintonía fina. Habría que preguntarle a la Presidenta qué significa eso. Siempre decimos que somos oficialistas del modelo. Por lo tanto la profundización para nosotros significa, por ejemplo, que los trabajadores dejemos de pagar el Impuesto a las Ganancias, porque el salario no es ganancia, que todos puedan tener la Asignación Universal por Hijo. Y otros temas en nuestra agenda que nosotros reclamamos a esta Presidenta o a cualquier otro presidente que esté en la Argentina, porque es un reclamo de los trabajadores.

Un gremialista en off the record dijo que él siente que este es un momento de transición. El momento que se van algunos y le van a dar paso a una nueva generación de dirigentes en distintos ámbitos. ¿Crees que realmente estamos en un momento visagra o es un relato que se está comentando pero no tiene que ver con la realidad?

Yo he visto dirigentes jóvenes traicionar y he visto dirigentes de mucha edad entregar la vida por sus ideales. Puede ser que haya un corte cultural en la Argentina pero no tiene que ver con la dirigencia sindical, tiene que ver con la sociedad.

No tanto por la edad, sino quizá apuntando a algo más profundo.

Es importante diferenciarlo. Yo creo que en cualquier institución el mejor dirigente es el que no traiciona. Vos podés ser un dirigente muy bien formado pero lo que más sirve es que vos no traiciones, y que tengas coherencia, que es el capital más importante.

En tu caso, has estado codo a codo con Moyano en la década del 90´ oponiéndote a las políticas neoliberales.

Exactamente. A la dictadura también nos opusimos en la calle. El movimiento obrero argentino ha aportado mucho a la conquista de la democracia, porque en los momentos en que en la dictadura muchos sectores políticos no estaban organizados o no tenían una expresión, fue el movimiento obrero el que salió a la calle a luchar pidiendo democracia.

Es quien tiene más desaparecidos.

Por supuesto. Así que no es sólo una cuestión de haber estado en los 90´ sino anteriormente también.

Me llevás a una frase que pronunció el otro día la Presidenta, que dijo “cuando viene la crisis los gremialistas se van, y la gente se queda sin trabajo”. Y después cuando de alguna manera los reta, les pide apoyo, dice que con este modelo han conseguido las mejores conquistas, les plantea no huelga, no piquete. ¿Cómo te sentís con eso?

No hay ninguna duda de lo que ha significado este modelo para los trabajadores, yo no lo dudo eso, al contrario lo reivindico, por eso te dije recién que nosotros somos oficialistas de este modelo y queremos la profundización. Los trabajadores hemos puesto el hombro desde el 2003 para acá. No hago esa distinción entre dirigentes y trabajadores, yo soy un trabajador que hoy está ocupando un lugar importante dentro de la estructura donde se organizan los trabajadores. El buen dirigente es realmente la expresión de sus trabajadores.

Comentá la nota