José Rigane pidió que declaren a la garrafa “servicio público”

El Secretario Adjunto del Sindicato de Luz y Fuerza dialogó con “el Retrato…” sobre la crisis de gas que vive el país y enfatizó que el gas licuado envasado debería costar $5 y no $16, aunque en muchos lugares no se respete ese precio que dictó el Gobierno Nacional. En ese contexto, volvió a criticar al actual modelo energético.
“Desde nuestra órbita no está pasando nada nuevo. El modelo energético argentino ha sido un fracaso desde el momento que basó en la privatización de nuestros recursos. Este, que además se extranjerizó y segmento, creó una división entre la producción, generación, transmisión y distribución, lo que generó esta situación crítica. Sumado a la extracción por rentabilidad de gas y del petróleo descubierto por YPF y Gas del Estado, exportando fronteras afuera. Eso llevó a que el país fuera perdiendo capacidad de autoabastecimiento”, dijo José Rigane al comienzo de la charla con “el Retrato…”.

“Es decir, que de tener una estructura energética que nos habilitaba a brindar la demanda del consumo hoy la perdimos. No hay por parte de los grupos multinacionales, a pesar de las sólidas ventajas que les ha brindado nuestro país desde comienzos de la década del 90, interés en hacer exploraciones que es el ámbito donde más se invierte”, agregó.

“Ante todo eso, ahora que hace frío, lo que primero se reciente es el gas porque hay una demanda que crece de manera efectiva en el ámbito residencial. Eso que no todos tenemos gas natural. Has muchas ciudades de la Mesopotamia, más otras de Formosa, por ejemplo, que no tienen. Deben recurrir a la garrafa y se encuentran que no sale $16 como dice el Gobierno Nacional, porque hoy se venden a $28 o $30”, expresó.

Precisamente, en éste último tema, ahondó Rigane. “El primero que falla es el Gobierno porque cuando se trata en la Legislatura Nacional en lugar de declararla un Servicio Público, que tendría un precio manejable, se sigue tomando la venta de garrafas como si fuera un mercancía. Entonces lo que existe ahora es un precio que está en función de la demanda y la oferta”, expresó.

“La garrafa no debería costar más de $5”, disparó. Pero lo fundamentó. “Porque el gas se obtiene cuando se va a buscar petróleo. Entonces, no tendría un costo importante, y como dicen los economistas tienden a tener un costo cero. Porque, en realidad, la rentabilidad la sacan del petróleo que en Argentina está en 8 U$S el barril en su extracción y se está vendiendo 60 U$S en el mercado interno. Porque al exterior se lo hace a un valor de 100 U$S”, contó.

Bajando a Mar del Plata, entendió que el Municipio también tiene parte de la culpa del valor de las garrafas. “Ellos deberían garantizar el precio con alto contenido social. Tomar todos los recaudos para que sea así, sobre todo para los sectores que menos tienen. Pero eso no sucede, porque no hay control”, manifestó.

En el final, se refirió al tema de la nafta. Que en ciertas épocas escasea: “Acá tenemos petróleo y seguimos exportando petróleo crudo cuando deberíamos incorporar valor agregado y producir las naftas especiales que necesitamos. Entonces hay escases”.

Comentá la nota