Juan Carlos Schmid: "El deterioro social es creciente"

El hombre de Moyano en la nueva CGT vislumbra un fin de año "complicado"

an Carlos Schmid evita definir de manera tajante si la convocatoria a un paro nacional está en el horizonte inmediato de la CGT unificada, pero advierte que la central obrera que mañana votará a un triunvirato como forma de conducción "no será el dique de contención" del gobierno de Mauricio Macri. Traducido, que no ahorrará en presión a la Casa Rosada si la situación social de "deterioro creciente", cono la describió, persiste.

Representante de los gremios que hasta ahora respondieron a Hugo Moyano en la nueva CGT, Schmid advierte que "no hay ningún indicador social o económico" que permita vislumbrar un repunte de la situación en los próximos meses.

-¿Cuál será el primer paso de la nueva CGT?

-Eso va a ser decisión del consejo directivo, que va a fijar una agenda social y económica de propuestas para el Ejecutivo y para la representación política en el Congreso. Además vamos a visitar las regionales del interior y, fundamentalmente, decidir como vamos a reaccionar frente a esta situación de creciente deterioro de la gente que representamos y de los sectores más empobrecidos.

-¿Cuánto lo preocupa la pérdida de empleo?

-Mucho. Es un tema que está golpeando a casi todos los sindicatos.

-El llamado a un paro nacional parecía un hecho y después del pago del Gobierno a las obras sociales se diluyó. ¿Qué relación hay entre una cosa y la otra?

-No. Ese es un imaginario que construyeron las columnas de opinión. Nosotros nos remitimos al mensaje del 29 [de abril, día de la última gran marcha gremial], donde no se fijó una fecha de paro. Pero nunca se ha descartado.

-¿Cuán firme es hoy la posibilidad de convocar a una huelga?

-La posibilidad siempre está latente. Es una de las expresiones que tiene el abanico sindical. No la única, pero es la de más fácil ejecución.

-El Gobierno reiteró que no reabrirá paritarias. ¿Cómo contendrán la presión de las bases?

-No vamos a ser frontón ni dique de contención del Gobierno. La reapertura de paritarias deriva de la caída del poder adquisitivo del salario. Cada sindicato confederado va a seguir discutiendo con su respectiva cámara y, llegado el caso, habrá una síntesis de protesta generalizada.

-¿Cómo evalúa los primeros ocho meses de Macri?

-La evaluación no es buena. Ha crecido la pobreza, ha caído el consumo, ha habido despidos, la actividad industrial ha dejado de crecer. No hay ningún indicador social o económico que nos permita decir que esto va a mejorar.

-Frente a ese panorama, ¿cómo vislumbra el fin de año?

-Los últimos tres fines de año han sido complicados. Ojalá éste sea la excepción, aunque lo veo más difícil que los anteriores.

-Hasta ahora no se produjo la ola de inversiones que pronosticó el Gobierno.

-Si cometen errores como el de la energía es muy difícil que las inversiones aterricen como habían anunciado.

-Además del tarifazo, ¿cuáles fueron los errores más graves?

-La quita de retenciones. Creer que no se iba a trasladar a precios también fue un error.

-¿Qué opina del fallo de la Corte?

-Que un cuadro tarifario tenga que resolverlo la Corte me parece de por sí un error. El fallo fue salomónico.

-¿Habrá unidad de acción entre la CGT unificada y las dos CTA?

-Podemos tener coincidencias. Si lo hicimos cuando estábamos divididos, espero que ahora también podamos unir esfuerzos.

-¿Van a sumarse a la Marcha Federal?

-Eso lo definirá el nuevo consejo directivo.

Comentá la nota