ATE y Judiciales no aceptarán un tope de 25% en la negociación salarial

ATE y Judiciales no aceptarán un tope de 25% en la negociación salarial
Los máximos referentes de ambas organizaciones anticiparon sus posiciones antes de sentarse con el Gobierno.

La negociación de la Provincia con los gremios estatales se inició con el sindicato de los trabajadores docentes sentado a la mesa de discusión, y si bien el clima de acuerdo viene enturbiado por el contexto económico general, se espera que la pelea de fondo la tenga el

Gobierno provincial cuando deba encarar las conversaciones con ATE y Judiciales, dos organizaciones que ya advierten que no aceptarán que se fije de antemano una suba salarial de entre 20 y 25 por ciento.

La gestión local no es la única que tiene por delante un 2014 que se presenta con dificultades de caja, a tal punto que en las últimas horas hubo una reunión de ministros de Hacienda de varias provincias, incluida Mendoza, en la que comenzó a trazar una estrategia nacional para hacerles frente a los reclamos de las empleados públicos.

De igual manera, desde el Gobierno nacional, se hacen gestiones para que haya paritarias anuales, descartando, en principio, que se puedan discutir los salarios más de una vez al año. Ahora, para los Estados provinciales, la necesidad de lograr acuerdos con los agentes públicos comenzó a fin del 2013, cuando las fuerzas policiales de varias jurisdicciones salieron a las calles a protestar y, en algunos casos –no en Mendoza– hasta se acuartelaron.

En nuestra provincia, los uniformados lograron que el salario inicial se fijara en 8.500 pesos, y dejó marcada la huella de lo que reclamarán otros asalariados del Estado.

Se viene Raquel

Blas es la secretaria general de ATE, quien, al ser consultada sobre cómo se percibe la paritaria 2014, teniendo en cuenta lo que parece ser un intento de fijar un tope en la negociación, comentó lo siguiente: “En términos concretos, es similar al recorte de 13% ciento que hizo De la Rúa ( Fernando de la Rúa, ex presidente de la Nación) y del 7,5% que hizo en Mendoza Roberto Iglesias (ex gobernador). Lo único es que, esta vez, es un recorte por inflación. Nosotros no somos un sindicato que acostumbremos a consensuar y acordar ajustes. Nosotros combatimos los recortes de salario”.

Blas relató cómo se está viviendo en su gremio la puja por los ingresos.

“Ya hemos tenido algunas asambleas, y manaña (por hoy), tenemos un plenario de delegados. Lo que hemos sondeado entre los compañeros es que la gente no está dispuesta a esto. Hemos salido de un 2013 perdiendo un 15%, aproximadamente, lo que hay que sumarlo a esta próxima paritaria.

Por otro lado, hay que tener en cuenta el 40% de aumento en el transporte, por mencionar lo que es una parte de la estimación general de suba de precios, que ronda el 5% sólo para enero. Si esto lo multiplicamos por doce meses, ¿cúanto nos da?”, cuestionó.

“En esto contexto no se puede hablar de hacer una negociación anual, ya que la propia presidenta (Cristina Fernández de Kirchner) reconoce que no puede controlar los precios; esto, teniendo en cuenta que tienen el poder del Estado. El año pasado terminamos la paritaria con una mejora de 25%, más un blanqueo, que en total debe haber sumado un 29%, más o menos” agregó.

Para dar un ejemplo de lo que ya fue una muestra de las protestas, indicó: “En los municipios en los que hubo acuerdos por el mes de enero, lo que se consensuó fue una suba del 15%, cifra que fue para recuperar lo perdido en el 2013. Ahora hay que sumarle la perspectiva de lo que se viene para este año. Por otro lado, tenemos que pensar en la referencia de la canasta familiar, que de 8.500 pesos hoy ya está por encima de los 9.000 pesos”.

Luego, la referente sindical recordó los aspectos no resueltos en de la paritaria anterior.

“Entre los puntos básicos incumplidos del 2013 está el no pago de la mayor dedicación, que se debe respetar, ya que el costo para el Estado está siendo mayor, ya que están perdiendo todos los juicios encarados. Nosotros no vamos a hacer como el SUTE. No vamos a renegociar lo que ya está definido. Si hay un acuerdo que se firmó y no se cumplió, el Gobierno deberá pagar lo antes posible” precisó.

“El viernes comenzamos la discusión paritaria y no vamos a aceptar ninguna comisión técnica mixta. Esto no es ver cómo engañamos a los trabajadores para que un 25% de aumento les resulte un 50%. Evaluaremos el criterio de la propuesta, haremos una contrapropuesta. Y, si no, haremos un plan de lucha en el que intentaremos hacer todos los esfuerzos para que haya una unificación de la lucha de todos los empleados estatales. Es decir, municipales, trabajadores de la salud, de la educación, para coordinar con todos los que se plieguen a esta pelea”, remarcó.

Por último, Blas, anticipó: “Ante una patronal que se está unificando, tenemos la obligación de buscar los caminos para aunar la lucha de los trabajadores.

Empleados del la Justicia

"Este proceso devaluatorio no es más que una inmensa transferencia de recursos de los trabajadores a los sectores más concentrados de la economía, que son exportadores. Poner techo a las paritarias entre otras cosas indica que se toma al salario como la variable de ajuste. Esto contradice el discurso de las paritarias libres y democráticas.

Además, la inflación ha estado por encima de ese 25% y las proyecciones para este año son mayores.

El salario tiene un valor fundamental para reactivar el mercado interno. No vamos a permitir un tope de 25% ”, lanzó Carlos Ordóñez, secretario general de los trabajadores del Poder Judicial.

“Vamos a seguir atentamente las paritarias de los docentes y en nuestro caso tenemos fecha para iniciar las negociaciones el 24 de febrero. Entre nuestras premisas está el cumplimiento de las paritaria del año pasado, para lo que hace falta destinar fondos, previo a la discusión para este año. Entre otros puntos necesitamos establecer una relación de mayor equidad distributiva dentro del Poder Judicial”, manifestó.

“El año pasado cerramos con 25% de incremento en la asignación de clase, más 3% de suba en el adicional 2007, que es la sumatoria de los ítems remunerativos, que equivale a 18 por ciento”, preció el sindicalista, para dar una referencia de lo alcanzado en el 2013.

A la hora de comparar la suba del año anterior con lo que se puede presentar para el año en curso, Ordóñez aclaró: “Esta cifra es insuficiente para el 2014, ya que la inflación del año pasado es menor de lo que se proyecta para este año. El impacto en la suba de precios durante diciembre, enero y febrero ha sido altísimo. Con un promedio de incremento que ronda el 4 por ciento mensual, no podemos comparar un año con el otro. Hemos tenido una pérdida del poder adquisitivo también por el proceso devaluatorio. Es decir, el escenario del 2014 es mucho más complejo”.

Finalmente, el sindicalista subrayó lo que ha quedado pendiente del acuerdo salarial previo.

“Se acordó que en el supuesto caso de que en términos porcentuales, si en todo el 2013, los básicos de los magistrados crecían más que los de los empleados y funcionarios, esa diferencia debía ser corregida en el primer trimestre de este año”

Comentá la nota