Justicia amparó inauguración de estaciones, pero Metrodelegados no avanzarán

Justicia amparó inauguración de estaciones, pero Metrodelegados no avanzarán
Los trabajadores de la Asociación Gremial del Subterráneo y Premetro (Metrodelegados) no avanzarán las formaciones hacia las estaciones Juan Manuel de Rosas y Esteban Echeverría, que el jefe de gobierno porteño Mauricio Macri prevé inaugurar, a raíz de las condiciones de seguridad "que hacen peligrar la vida de usuarios y operarios".
"No vamos a impedir que (Mauricio) Macri inaugure las nuevas estaciones, pero tampoco vamos a exponer las vidas de los trabajadores y de los usuarios a raíz de la inseguridad por las filtraciones de agua, que potencian un riesgo eléctrico, y la falta de sistemas de comunicaciones", dijo Néstor Segovia, titular del gremio.

Macri tiene previsto inaugurar este viernes a las 10 y habilitar luego para los usuarios, las dos estaciones de la línea B de subterráneos y así incorporar el barrio de Villa Urquiza a la red.

Pero los Metrodelegados, tras la apertura oficial, no avanzarán hacia las estaciones inauguradas y quedarán con sus formaciones en la estación Los Incas, pese a tener semáforo en verde para hacerlo, lo que se traducirá en un virtual paro de la línea.

"El jefe de gobierno quiere inaugurar y poner globos amarillos pero nosotros no queremos que en 15 días tengamos que poner globos negros ante la pérdida de un trabajador o de un usuario", dijo Segovia.

El sindicalista destacó que Macri "quiere sacarse la foto para la campaña pero no se da cuenta de que puede abrir estas dos estaciones dentro de un mes cuando estos problemas estén solucionados".

Segovia aseguró que los Metrodelegados "no estamos en contra de la inauguración y la ampliación de la red de subterráneos, al contrario, servirá para mejorar el servicio y generar más puestos de trabajo, pero no se pueden inaugurar de esta forma las dos nuevas estaciones".

El legislador del frente Nueva Izquierda, Alejandro Bodart, había presentado un amparo para impedir que se inauguren las estaciones, pero la Justicia porteña rechazó el recurso.

"Lo llamativo es que para cubrirse, la jueza le ordena al gobierno porteño extremar las medidas de seguridad en el plazo de tres días, esto deja en claro que la inseguridad es insuficiente, pero por desoir denuncias como la nuestra ya sufrimos varias tragedias que espero no se repitan", dijo Bodart.

Fuentes de los Metrodelegados destacaron que "estamos seguros que la empresa Metrovías nos presionará para que mañana avancemos con las formaciones, pero nosotros no vamos a exponer nuestras vidas como le pasó a nuestro compañero de taller que murió electrocutado durante la inundación del 2 de abril pasado, por lo que el conflicto es inminente".

Segovia anunció además que mañana a la mañana presentarán ellos también un recurso de amparo "con pruebas más consistentes y con el resultado de un relevamiento que realizamos en la estación Rosas y en el taller".

El titular de los Metrodelegados aseguró que no solamente está el riesgo de colapso eléctrico por las filtraciones que caen sobre cables y tableros, sino que no está habilitado el sistema de comunicación entre el conductor y el jefe de control.

"Esto significa que si se descompone un pasajero no podemos avisar, al igual que si nos quieren comunicar por alguna formación detenida. La empresa dice que hablemos con nuestros celulares y eso es un riesgo enorme", detalló el delegado.

Precisó que todavía "no tenemos un diagrama de trabajo sobre cómo operar en esas estaciones. Si Macri quiere poner algún alcahuete a operar las formaciones, lo puede hacer bajo su exclusiva responsabilidad, pero nosotros no vamos a cambiar condiciones de seguridad por ampliación de la red".

Los Metrodelegados realizaron un relevamiento sobre las condiciones en que se encuentra la estación Juan Manuel de Rosas y el taller donde se guardan las formaciones.

El documento destaca que hay filtraciones en numerosos puntos de la construcción y que a raíz de la inundación del 2 de abril pasado "el agua ingresó en forma de torrentes y llegó a niveles por encima de los tomacorrientes y dañó el piso técnico de la boletería".

Un delegado aseguró además que en el andén central de la estación Rosas "se escucha cómo por debajo corre agua y el tendido eléctrico está hecho sobre las vías, no en forma áerea, y por esa razón murió electrocutado nuestro compañero Villar durante la inundación".

Los trabajadores denunciaron que el gobierno porteño "mandó pintar de apuro la estación para tapar los manchones que dejó el agua en las paredes" y agregaron: "no vamos a correr el riesgo de que otro compañero muera electrocutado".

Comentá la nota