La Justicia ordenó al Gobierno que libere los coches japoneses para la línea C

La Justicia ordenó al Gobierno que libere los coches japoneses para la línea C

Como adelantó LPO, la Secretaria de Comercio los tiene frenados desde febrero.

La Justicia ordenó al Gobierno nacional que libere los coches Nagoya adquiridos por la Ciudad para la Línea C del subte, que como anticipó LPO estaban frenados desde febrero.

La orden la emitió la jueza Liliana Heiland, del Juzgado Contencioso Administrativo Federal N° 10, secretaría N° 20, por los 18 coches con aire acondicionado demorados en la aduana desde principios de año ya que la Secretaría de Comercio no firmó los certificados de importación de bienes usados necesarios para liberarlos.

En ese sentido, la jueza estableció un plazo máximo de 5 días para emitir los certificados para la importación definitiva.

Desde principios de 2015, hay 18 coches Nagoya con aire acondicionado retenidos en la aduana, que mejorarían la frecuencia en la Línea C si pudieran ser incorporados a la red. Además, en julio de este año ingresaron al país otros 12 coches que se encuentran en la misma situación.

Hasta el momento, el Estado nacional dilató los trámites y puso trabas arbitrarias, afectando así, no al Gobierno porteño, sino al millón de pasajeros que utilizan el subte a diario.

Por este motivo, en abril, SBASE presentó una acción de amparo y solicitó a la Secretaría de Comercio que libere los coches. Como no hubo avances, la semana del 19 de octubre se presentó un escrito solicitando que se emitieran los certificados. Ante la falta de respuesta a este pedido, diez días después se denunció el incumplimiento ante la Justicia y se solicitó el dictamen de sentencia.

SBASE realizó todos los trámites correspondientes conforme a la normativa vigente para la obtención de las autorizaciones pertinentes: se presentó la totalidad de la información requerida, los antecedentes técnicos que acreditan la capacidad del proveedor en el acondicionamiento de los 30 coches, y verificó las condiciones operativas. Además, previo al embarque los 30 coches fueron sometidos a la pertinente remodelación y modernización para permitir el uso en forma correcta en la red de subtes.

La incorporación de estos coches es fundamental para mejorar el servicio de esta línea, ya que permitirá mejorar la frecuencia y realizar tareas de mantenimiento en las formaciones actuales. Asimismo, se inscribe en la compra de 386 coches para toda la red, 34 de los cuales ya fueron incorporados a las líneas A y B, y otros 18 se encuentran en talleres para sumarse próximamente a la Línea H.

A este perjuicio que le genera al usuario, se suma el dinero gastado por la Ciudad en concepto de almacenamiento: unos 643 mil dólares en depósitos fiscales.

Comentá la nota