El kirchnerismo busca desplazar a un moyanista de la Bancaria

Apoya a un dirigente de cara a las elecciones en el sindicato, que se mantiene alineado con la CGT opositora.
En una jugada inesperada, la Casa Rosada busca birlarle a Hugo Moyano a la Asociación Bancaria, el gremio de mayor poder de fuego que le queda en su CGT después de Camioneros. El próximo viernes hay cierre de listas para la elección de la nueva conducción del sindicato y hasta ahora tres sectores manifestaron su intención de presentarse: el oficialismo que conduce Sergio Palazzo, una lista que lidera un histórico opositor en el gremio y otra que está apadrinada por Juan Carlos Fábrega, el kirchnerista que preside el Banco Nación.

Pese a las presiones del Gobierno cuando se fracturó la CGT y a que en la conducción de la Bancaria hay dirigentes identificados con los K, como su número dos, Andrés Castillo, y el secretario de Prensa, Eduardo Berrozpe, el gremio decidió seguir alineado con Moyano. Ahora, el Gobierno opera para quedarse con el sindicato.

Tres listas ya hicieron reserva ante la Junta Electoral de número y color, lo que significa que tienen intención de ir a la elección del 31 de julio: la oficialista Nº 1 Celeste y Blanca, que lidera Sergio Palazzo, la 9 del histórico opositor Raúl Fontana, y la 12 Azul de Daniel Mercado y Juan Carlos Gesponer. Estos dos últimos integran la Comisión Interna del Banco Nación y, según las fuentes consultadas, contarían con el apoyo de Fábrega.

En principio, parece difcíl una derrota del oficialismo: las 53 seccionales del gremio están alineadas por primera vez con la conducción nacional de la Bancaria.

Sergio Palazzo asumió en octubre de 2009 como secretario adjunto del sindicato, pero apenas un mes después se quedó con el liderazgo del gremio: fue cuando la Justicia detuvo al entonces secretario general Juan José Zanola por la “mafia de los medicamentos”.

Palazzo ahora está terminando ese mandato y se prepara para encabezar por primera vez la lista del oficialismo. Mendocino, 51 años, Palazzo es una rara avis en el sindicalismo peronista: es radical.

Fuentes de la lista oficialista interpretaron que la lista apadrinada por la Rosada tiene “pocas posibilidades, por lo que quizá la jugada del Gobierno sea terminar impugnando la elección”.

Cerca de Palazzo advirtieron: “Fábrega se hace el pícaro, pero esta aventura política le va a salir carísima. Nuestro verdadero campo de batalla van a ser las paritarias”.

Como titular del Nación, Fábrega es el principal negociador en las discusiones salariales del sector. En enero, los bancarios consiguieron una suma puente de $1.444 para el primer trimestre del año y una fija de $770. Pero la discusión paritaria empieza el 15. Ahí Palazzo planea vengarse.

Comentá la nota