Levantaron el corte de ruta en Plaza Huincul

Levantaron el corte de ruta en Plaza Huincul
Los manifestantes fueron convocados para el lunes a una reunión con funcionarios y dirigentes de la UOCRA. Ayer se vivieron momentos tensos con camioneros que intentaban pasar.
Tras tres jornadas de tensión, polémicas y mucho malestar entre los automovilistas, los desocupados de la UOCRA levantaron el corte de ruta a la altura de Plaza Huincul.

Un llamado telefónico por parte de autoridades provinciales, convocándolos a una reunión para el próximo lunes, fue suficiente para que los manifestantes salieran de la ruta.

Según confirmaron a este diario, en la reunión pactada para la semana que viene estarían presentes funcionarios de Trabajo y también dirigentes de la UOCRA, como venían pidiendo los desocupados.

La protesta se había originado por un viejo reclamo de los desempleados. Desde hace tiempo quieren la normalización del sindicato que hoy se encuentra acéfalo. Los manifestantes ya habían cortado la ruta en vísperas de Semana Santa, pero luego decidieron levantar la medida. Sin embargo, el lunes volvieron y no se habían movido del lugar hasta anoche.

El piquete transcurría ayer de manera normal hasta que en horas de la mañana un grupo de camioneros decidió hacer otro corte de ruta para reclamar que los dejaran circular.

Antonio, un chofer oriundo de Andacollo que estaba varado sobre la ruta desde ayer a las 11, contó que en horas de la mañana, al despertar, vio que los autos pequeños podían atravesar el piquete. El hecho llamó la atención a un grupo de colegas suyos que “descubrieron que los desocupados estaban cobrando un peaje para dejar pasar a pequeños vehículos”. Dicen que el derecho a pasar costaba entre 300 y 500 pesos, según denunciaron públicamente algunos automovilistas. Por esa razón, enojados con la situación, cortaron la ruta a unos cien metros antes del piquete de UOCRA.

Pero no fue el único incidente dentro del panorama caótico que se vivía. Cerca de las 15, tres personas que integran el grupo de desocupados se rociaron con combustible y se prendieron fuego con el propósito de presionar aun más para que se abra un camino hacia el diálogo.

Policías que observaban de cerca la situación se lanzaron sobre los tres manifestantes y lograron apagar las llamas. Por fortuna, no tuvieron lesiones graves.

Escenario

Signado por la violencia

Las internas en el gremio de la UOCRA nunca se saldaron de manera pacífica. El funcionamiento del sindicato de la construcción siempre estuvo signado por la violencia extrema o por medidas que nada tienen que ver con la vida democrática que debería tener una organización gremial.

A lo largo de los últimos 20 años, la UOCRA nunca tuvo un comportamiento normal como organización. Hubo interventores con promesas de llamar a elecciones que nunca se hicieron y disputas que terminaron con heridos de bala.

Lejos quedó aquella unidad que demostró el sindicato en la década del 70 con movimientos como el “Choconazo”, que terminaron favoreciendo a los obreros.

Hoy miles de personas que trabajan en la construcción están esperando gestos de la dirigencia.

Esperan amparo y protección que el sindicato, indudablemente, hoy no les está dando.

Comentá la nota