Se levantó el paro de micros

Se levantó el paro de micros
Tras cinco días de paro, que afectaron a millares de argentinos, la UTA resolvió anoche acatar la conciliación obligatoria dispuesta por el Ministerio de Trabajo y en consecuencia se reestableció el servicio de colectivos de larga distancia.
BUENOS AIRES.-La Unión Tranviarios Automotor (UTA) resolvió anoche acatar la conciliación obligatoria dispuesta por el Ministerio de Trabajo y, en consecuencia, el servicio de larga distancia, suspendido hace cinco días, será restablecido "en forma inmediata". Anoche, el acta de acuerdo fue difundida por la cartera laboral que conduce Carlos Tomada, quien en diálogo con C5N destacó que "prevaleció la cordura" y confió en que el sector empresario pondría los micros a disposición para que se regularice el servicio.

El entendimiento llegó minutos antes de la medianoche, como resultado de una convocatoria de urgencia del Ministerio de Trabajo a la conducción gremial.

Cuando el acuerdo ya era un hecho, Tomada reclamó a la UTA "una autocrítica de lo que ha pasado" porque, según dijo, "después de cuatro o cinco días de haber cercenado la posibilidad de desplazarse a miles de ciudadanos, no se condice de ninguna manera con lo que estaba en discusión".

Si bien el ministro no lo dijo explícitamente, pareció quedar en claro que la cuestión de fondo aun no había sido resuelta, ya que recordó que "primero está la gente, luego hay tiempo para el diálogo".

Sin embargo, Mario Calegari, encargado de prensa de la UTA, habó de un acuerdo consistiente en "un aumento de 18 por ciento para enero, febrero y marzo, y de 23 por ciento a partir de abril".

Según el sindicalista, se otorgó un plazo al sector empresario "hasta el20 del mes en curso para ponerlo (al acuerdo) en práctica". Dijo por último que "la garantía" para cumplirse el acuerdo "está en manos del Estado).

Reiterados fracasos

Las negociaciones para levantar el paro de micros de larga distancia venían fracasando hasta la tarde de ayer, pese a las advertencias del gobierno sobre sanciones a empresas y gremio, por lo que sigue la medida de fuerza que en cinco días dejó varados a 400.000 usuarios y generó protestas en Retiro.

Grupos de pasajeros mantenían cortada desde las 14 la avenida Antártida, en los accesos a la terminal de Retiro, donde se manifestaron contra la continuidad de la huelga y denunciaron falta de asistencia y venta de comida en mal estado.

Tanto la UTA como las cámaras empresarias del sector confirmaban por lar tarde que no había acuerdo en la reunión que mantuvieron en la cartera laboral, aunque manifestaron disposición para continuar negociando para destrabar el conflicto.

En tanto, el ministro Tomada sostuvo que de continuar el paro no se descartaba sacarle la concesión a las empresas de transporte y pedirle a la Justicia que le quite la personería jurídica a la Unión de Tranviarios Automotor (UTA).

Mientras seguía el paro de los choferes de larga distancia, unos 400.000 pasajeros continuaban varados en todo el país, muchos de los cuales debían viajar por trabajo o para visitar a familiares enfermos."No se puede más. Hace dos días que estoy acá, necesito viajar por trabajo. Se me fue la plata. No puedo más", dijo a la prensa un hombre que hacía tres días esperaba en Retiro.

En tanto, otro grupo cortó la avenida Antártida, para protestar por el paro y criticar que nadie ceda para encontrar una solución.

Además, denunciaron "avivadas" de parte de remiseros y otros transportes, que les ofrecen llevarlos a sus destinos a precios excesivos.

La huelga comenzó el jueves a las 14 después de que la UTA denunció la negativa de las cámaras empresarias a otorgar un 23 por ciento de aumento salarial y advirtió sobre posibles despidos.

Ayer, el gobierno había considerado que existía "complicidad" entre sindicalistas de la UTA y empresarios para mantener la protesta. Por su parte, la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) aplicó sanciones a 130 empresas que durante estos días no ofrecieron el servicio de transporte de larga distancia.

Comentá la nota