Se levantó el paro en el puerto

El Simape dio por concluida oficialmente la medida de fuerza. El gremio de marineros logró un aumento del 22 por ciento. El ministro Carlos Tomada dictó la resolución que pone punto final a cuatro meses de conflicto.
Ayer a la tarde finalmente el Sindicato Marítimo de Pescadores (Simape) levantó el paro en el puerto y empezó a normalizar la actividad de los barcos pesqueros, después de cuatro meses de conflicto que paralizó a una de las principales industrias marplatenses. En conferencia de prensa el gremio local de marineros confirmó públicamente lo que ya había trascendido durante el fin de semana, en el sentido de que aceptó el 22% de aumento salarial en dos cuotas de 11%, la última de las cuales la percibirán con los salarios de julio con carácter "no remunerativa" y pasará a ser "remunerativa" a partir de octubre.

Horas después, una resolución del Ministerio de Trabajo de la Nación con la única firma del titular de la cartera Carlos Tomada, convalidó en esos términos el acuerdo al que arribaron las partes en conflicto: por un lado el Simape y sus rivales del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) y por otro el gremio marplatense con los empresarios pesqueros nucleados en las cámaras que los representan.

El acuerdo fue gestionado y coronado en Mar del Plata por el intendente Gustavo Pulti y varios de sus colaboradores, que durante las dos últimas semanas enhebraron trabajosamente un acercamiento entre ambos sindicatos, cámaras empresarias y autoridades ministeriales para cerrar el conflicto abierto desde mediados de marzo.

La resolución dictada por el ministro Tomada se elaboró en base a dos actas de similar contenido. Una de ellas fue firmada por el Simape y la otra por el sector empresario, representado por la Cámara de la Industria Pesquera Argentina (Caipa) y la Cámara de Armadores de Buques Pesqueros de Altura.

Ambos textos se terminaron de redactar entre el sábado y ayer en el despacho del intendente Pulti, a quien Tomada le había encomendado la misión de acercar a las partes para llegar a un acuerdo. La tarea concluyó con éxito el sábado por la tarde aunque todavía quedaban "objeciones formales" por resolver, salvadas las cuales el Simape dio conformidad al aumento salarial del 22% con mejoras en la forma de pago respecto de las condiciones que habían pactado en mayo último el SOMU y los empresarios.

Las gestiones se completaron ayer a la mañana en el despacho del jefe comunal con la presencia de directivos de las dos cámaras empresariales mencionadas, que admitieron el acuerdo pero con la condición de que el SOMU diera un "expreso consentimiento" y que se levantara la huelga.

Lo primero ya estaba garantizado y lo segundo se concretó por la tarde. El broche final lo puso el Ministerio de Trabajo, que ni bien tuvo copias de los textos del acuerdo dictó la resolución final y notificó de la misma a cada parte involucrada.

A primeras horas de anoche en el puerto ya comenzaban los aprestos para alistar al menos una docena de barcos y se apuraban los permisos de salida para pescar.

Las bases del arreglo

En rigor, la fórmula para destrabar el conflicto se nutrió de la misma propuesta que el Simape había rechazado el pasado 24 de junio, al punto de que las condiciones de aquella alternativa fueron las quedaron plasmadas en las dos actas firmadas en las últimas horas: implementar un aumento de haberes del 22% desdoblado, cuyo primer pago del 11% se hará efectivo de manera remunerativa a partir del 1 de abril, mientras que el 11% restante regirá desde el 1 de julio de manera no remunerativa, hasta que el 1 de octubre, esa cifra se convierta en remunerativa.

La única diferencia de este acuerdo con aquel que el Simape se había rehusado a aceptar semanas atrás, consistió en incluir una cláusula por la que las empresas admitieron abonar los salarios básicos caídos de los marineros, correspondientes a los meses de junio y julio.

Durante la mañana de ayer el intendente Pulti trató de asegurarse de que todos los actores relacionados con el conflicto prestaran su consentimiento antes de dar a conocer la novedad públicamente. De hecho, en los minutos previos a que se iniciara la conferencia de prensa en la que se difundieron los detalles del acuerdo, dirigentes locales del SOMU abandonaron el despacho principal de la comuna tras mantener una breve reunión.

Pulti recibió a la prensa después de las 13 acompañado por algunos funcionarios como el secretario de Desarrollo Productivo, Mariano Pérez Rojas; el subsecretario Carlos Theiller y el subsecretario de Gobierno, Martín Aiello. Los tres tuvieron activa participación en las negociaciones de estos últimos días con los gremios y las cámaras pesqueras.

Junto al intendente también estuvo el delegado local del Ministerio de Trabajo de la Nación, Angel Ratto, quien recibió de manos de Pulti las dos actas firmadas por el Simape y las cámaras. Explicó que ambos documentos serían enviados de inmediato a Capital Federal para que en base a ellos se dictara una resolución definitiva "en cuestión de horas".

Ultimas horas del trámite

La conferencia de prensa sirvió para explicar los detalles del acuerdo y describir el trámite -singular- que se iba a seguir hasta que en Buenos Aires redactaran y dictaran la resolución.

Por caso Pulti comentó cuándo y cómo habían sido firmadas las actas con "los representantes de los trabajadores y las empresas" y puntualizó las condiciones establecidas por cada parte.

Hizo saber que hubo una serie de factores determinantes para arribar a la conclusión del conflicto: el pago de los salarios caídos por efecto del tramo más largo del paro, en junio y julio, así como el levantamiento de la huelga (concretado por la tarde) y que el SOMU diera su consentimiento, por ser el único sindicato autorizado a firmar convenios colectivos entre los marineros.

"Estas dos actas, firmadas por pedido del Ministerio de Trabajo en este despacho, dan las condiciones para que se pueda volver al trabajo. Estas dos actas, tal como lo hemos acordado con el ministro Carlos Tomada, van a ser recogidas en una resolución que dictará el ministerio de Trabajo", subrayó el jefe comunal.

Se eludió sin embargo toda referencia a uno de los escollos principales que impidió el acuerdo en estos casi 120 días de conflicto: la prohibición judicial que pesa sobre el Simape para firmar acuerdos colectivos, hasta tanto la Corte Suprema resuelva retirarle o no la personería gremial que tiene, en el marco de una causa iniciada por el SOMU.

Distintas fuentes consultadas por LA CAPITAL reconocieron que para avanzar con las negociaciones fue "determinante" que las autoridades del Simape admitieran la imposibilidad jurídica de que, en estas condiciones, el nombre de su gremio aparezca en algún acto administrativo del Ministerio.

De hecho, esta cuestión estuvo presente en varias de las preguntas de la prensa realizadas ayer al intendente. Cuando lo consultaron sobre si la firma del acta implicaría para el Simape algún reconocimiento legal, Pulti dijo: "Nosotros no somos una instancia administrativa ni laboral que pueda resolver estas cosas. Estamos actuando en esto porque se trata del interés de los marplatenses, de las familias de los trabajadores, pero no somos quienes para dirimir eso".

A renglón seguido el delegado ministerial local Ratto aclaró que el ministro Tomada "ha ordenando que se agotaran todas las vías e instancias de negociación e incluso agradece y destaca la importantísima participación del intendente Gustavo Pulti. Por otra parte el Ministerio, más allá de las actas, que son muy importantes, va a dictar una resolución teniendo en cuenta todas las consideraciones y a todos los sectores que se han comprometido ante el intendente volver al trabajo".

Pero "el Ministerio no va a reconocer ni a dejar de reconocer personerías, porque está al margen de esto. Esta es una resolución que va a firmar el Ministerio respecto del convenio y para todos los trabajadores de la marinería", finalizó.

Coment� la nota