Con "libertad de acción" para 2015, la CGT Caló prepara rondas con candidatos K

La CGT oficialista inició un proceso de reacomodamiento. Aunque los principales referentes de la central obrera admiten que "falta mucho" para el 2015, en pocos meses larga la batalla electoral, y medio año pasa volando, mucho más si un mes se lo come el Mundial. 

 Por ese motivo, un grupo de sindicalistas anunciaron por lo bajo que finalizado el campeonato comenzarán a organizar rondas de recibimientos a los principales candidatos del oficialismo. El objetivo será escuchar de boca propia las propuestas de gobierno hasta 2019, y un poco más. 

Desfilarán seguro Daniel Scioli, Sergio Urribarri y Florencio Randazzo. No mencionaron a Julián Domínguez ni a Agustín Rossi, pero también se presume que los invitarán. Sin bien no descartan incluir al menú a opositores ya plantearon exclusiones. "(Sergio) Massa no es peronista y con (Mauricio) Macri el país no va ni para atrás ni para adelante". 

Las postales mostrarán a postulantes y gremialistas en escenarios de auditorios sindicales, inauguraciones de obras, actos oficiales y en periplos proselitistas no solo de Capital y Conurbano. "Nos van a ver recorrer el país", juran. Como se hizo en otras previas electorales, también planean recibimientos "orgánicos", con discursos ante el Consejo Directivo que conduce Antonio Caló. "Vamos a recibir a todos", resumió ante ámbito.com un integrante de la mesa chica que encabeza el metalúrgico. 

Pero no todo será bombo, papelitos y aplausos. Ante el fin de mandato de Cristina de Kirchner, en la CGT sinceran que vendrán tiempos difíciles, distintos, y que deberán aggionarse tanto ellos, como los nuevos huéspedes de Balcarce 50. "Acá se defiende el modelo, y más o menos todos dicen lo mismo. Hay que ver quién defenderá el modelo en serio. Si no lo hacen, nos encontrarán en la vereda de enfrente", advirtieron solemnes, sin que ese cruce signifique una reunificación. "Si se da, no será hasta después de 2015". 

En el tablero político de los sindicalistas cada uno mueve sus fichas como quiere -o puede-. "Antonio nos dio libertad de acción", aclaran. priori, Scioli reúne las mayores adhesiones. La principal vaca ya la tiene atada: Caló. El jefe de la UOM se mostró, se muestra y se va a mostrar al lado del gobernador cada vez que lo dejen. La tercera pata de ese idilio Estado-industria-trabajadores es Osvaldo Rial, mandamás de los industrialistas bonaerenses, con cargo en la UIA a nivel nacional. La articulación Scioli-Rial-Caló explica en parte la frase "continuidad con cambios". 

El mecánico Ricardo Pignanelli también se inclinaría por Scioli. La solución in limine al conflicto Gestamp que dio el mandatario acercó más aún las posiciones y contentó a todas las partes: la Provincia demostró el control de situación que pedía la Nación; los empleados autopartistas volvieron a sus puestos, y Pignanelli frenó la avanzada izquierdista en Smata. En una reciente visita a la Universidad Nacional de Rosario para instalar su candidatura, Scioli habló ante un centenar de mecánicos con pecheras. "Es un dirigente ejemplar", resaltó el gobernador al saludar especialmente a Pignanelli. 

Otra espada de la CGT oficialista es Omar Viviani. De viaje por Europa, a su regreso, el chofer de taxi prometió profundizar el apalancamiento de Urribarri. "A mí me gustaría apoyar al 'Pato' por ser un compañero peronista, que ha dado señales de lealtad", dijo Viviani el Día del Taxista, horas antes de partir al Viejo Continente. El entrerriano ya había conseguido el apoyo de la CTA de Hugo Yasky, que se conjuga con el espaldarazo del santafesino Victorio Paulón, actual diplomático ceteísta y CELS, ex secretario general de la UOM Villa Constitución, amigado con Caló tras años de disputa. 

Detrás de la candidatura de Randazzo rugen motores diesel. Sergio Sasia, nuevo líder de la Unión Ferroviaria tras el encarcelamiento de José Pedraza, cimentó con la auspiciada renovación de trenes una alianza estratégica. El ministro de Transporte anuncia mejoras en las condiciones laborales y los ferroviarios lo respaldan. "Quiero que la ampliación de la red sea la columna vertebral de mi campaña", dicen que le dijo el ministro a Sasia, quien lanzará públicamente en los próximos días la "mesa sindical Randazzo 2015". 

A la mesa del chivilcoyano se podría sentar otro comensal, figura de peso en la CGT oficial. Se trata del estatal Andrés Rodríguez, jefe de UPCN, de diálogo directo con la Presidente, actual vicepresidente 1º del PJ porteño. Rodríguez escaló posiciones en el justicialismo capitalino durante el último congreso partidario, que entronó a otro cegetista incondicional de la Rosada, el encargado de edificios Víctor Santa María. El jefe del Suterh disimula otros deseos que no sean la presidencia de Boca, pero no escatima en ventilar los apoyos de Domínguez y el salteño Juan Manuel Urtubey. 

Ni Domínguez ni Rossi exploraron aún la "banca" sindical. Antes de lanzar el Grupo San Martín, que próximamente desembarca en Santiago del Estero, el presidente de la Cámara de Diputados participó de un plenario de juventudes sindicales, que reunió representantes de 40 gremios en la sede de la Asociación del Personal Legislativo (APL). El ministro de Defensa mezcla gestión con participaciones mediáticas. "Ya está, estoy anotado, soy candidato", confesó en las últimas horas, sin dar demasiados detalles, más que el supuesto empujón de Cristina para que haya mucha oferta electoral. 

Expectantes, diseñan estrategias y mantienen múltiples contactos otros líderes gremiales de renombre como Armando Cavalieri (mercantiles), José Luis Lingeri (obras sanitarias), Gerardo Martínez (Uocra), Norberto Di Próspero (legislativos) y Rafael Mancuso (Luz y fuerza). 

En la CGT de Caló están confiados. Ven "imposible" la unidad sindical mientras no se acuerde una triple renuncia simultánea de los caciques cegetistas. "Antonio dio su palabra que da un paso al costado, pero los otros no se quieren mover de donde están". A la espera de que Argentina llegue a la final y que arranquen las rondas, insisten que el tiempo ablanda las posturas y que no están obligados a encolumnarse detrás de un solo candidato K.

Coment� la nota