Si no hay llamado al diálogo, ATE cortaría rutas

Si no hay llamado al diálogo, ATE cortaría rutas
El sindicato anunciará hoy si profundiza las medidas. Se espera convocatoria del Ejecutivo.
ATE realizó ayer una multitudinaria movilización en la capital provincial con la que los estatales pusieron fin a 96 horas de paro (la mitad de ellas, impulsadas por UPCN). "La adhesión de los estatales a la convocatoria de ATE ha sido extraordinaria y sin precedentes. El Gobierno debe tomar nota y brindar las respuestas que todos los empleados públicos esperan", manifestó Rodolfo Aguiar, secretario general de la organización, durante la concentración en el centro de la capital provincial.

Según el sindicato, el paro de 48 horas obtuvo una adhesión superior al 95 por ciento en todos los sectores, "sumando además la participación de los trabajadores de las empresas del Estado"

El sindicato no definió ayer la continuidad del plan de lucha por un importante incremento salarial, ya que se esperaba una convocatoria del Ejecutivo. El gobernador Alberto Weretilneck ratificó recientemente que los sueldos no se negociarán antes de febrero (ver aparte), por lo que todo indica que a partir de hoy se realizarán las asambleas en las bases para oficializar que la semana próxima habrá nuevas huelgas y determinar si, como proponen algunos sectores, se cortan rutas.

“Esta movilización de más de 2.000 estatales nos muestra que al Gobierno ya no le alcanza con llamar solo a un dirigente gremial”, dijo el secretario general de ATE, aludiendo tácitamente a Juan Carlos Scalesi, titular de UPCN, quien hoy se entrevistaría con el mandatario aunque la actualización de haberes no formaría parte de la agenda.

Los estatales piden al Ejecutivo un salario similar al que fue acordado por la Policía, que contempla un bruto mínimo de 10 mil pesos para cada categoría. "No podemos los ciudadanos rionegrinos pagar 70 mil pesos de sueldo a los funcionarios y solo 3.800 pesos a los trabajadores”, cuestionó Aguiar, apuntando a los ministros y secretarios de Estado.

Desde la conducción sindical llamaron a las bases a acompañar el reclamo y aseguraron: “Nosotros no vamos a traicionar el mandato de las asambleas y de nuestros plenarios de delegados. El Gobierno tiene la posibilidad de mostrar una señal al conjunto de los estatales. Si esto no ocurre, sin lugar a dudas, que las medidas de fuerza se van a incrementar la semana entrante”.

ATE no adelantó que postura adoptaría en caso de recibir una citación sólo para analizar mejores condiciones laborales, apertura de concursos u otras problemáticas laborales, pero dejando para febrero la negociación salarial.

Weretilneck: “No hay motivo por el que reclamar ahora, ni para el paro"

En medio de los cuatro días de paro de los sindicatos ATE y UPCN, el gobernador Alberto Weretilneck consideró que "no hay motivo para reclamar" y ratificó que la discusión salarial será recién a partir de febrero. Además, confirmó públicamente que hoy habrá una reunión con dirigentes de la Unión de Personal Civil de la Nación. Resta por determinar si también convocará a la restante organización que encabezó las huelgas y que representa la línea más dura de las protestas.

“No hay motivo para reclamar ahora. El Gobierno firmó con los gremios la política salarial para 2013 y primeros meses de 2014 y hemos cumplido en todo. Pagaremos el aguinaldo antes de lo que estipula la Ley y los salarios siempre en tiempo y forma. No hay motivos para el paro”, señaló durante su última visita a Bariloche.

Sin embargo, anticipó que “no es posible” equiparar el básico de los estatales a los 10 mil pesos logrados por la Policía, tras la crisis de hace dos semanas. “El Presupuesto no lo tolera”, explicó, y adelantó que el Ejecutivo pretende incorporar a la mesa de debate de la política salarial la comparación entre sueldos y contraprestación laboral.

Según fundamentó el mandatario, un policía trabaja casi el doble de horas que un docente o una mucama. “No estoy haciendo un juicio de valor, pero cuando hablamos de que todos los trabajadores cobren lo mismo, tenemos que discutir qué tarea realiza cada uno y qué cantidad de tiempo”, indicó. Según ese razonamiento, las 240 horas de trabajo semanal de la Policía justifican el acuerdo sellado en Cipolletti. Otros sectores de trabajadores estatales, sin embargo, explicaron que si la carga horaria tuviese un valor único, al multiplicarla con su diagrama laboral se obtendrían salarios que triplican los actuales.

Por otro lado, en rueda de prensa, Weretilneck advirtió que se “analizará el comportamiento de algunos policías de Viedma y Cipolletti” que “abandonaron sus lugares de trabajo” y utilizaron vehículos de la fuerza para las manifestaciones, algo que en principio había sido descartado por los funcionarios provinciales.

Comentá la nota