Llaman a gremios docentes para mañana y fijarían pauta nacional

Lo que se defina será clave para la negociación salarial en la Provincia
Todas las miradas se posarán mañana sobre la mesa de negociación a la que se sentarán funcionarios del gobierno nacional y dirigentes de los gremios docentes con representatividad federal. Es que finalmente el Ejecutivo central convocó a los maestros para iniciar la discusión salarial en el marco de la paritaria. Y la docente, se sabe, es la paritaria ‘testigo’, la que abre el juego y marca la tendencia de casi todas las negociaciones colectivas. Pero además, el resultado de la discusión salarial con los docentes nacionales es esperado por los gobernadores para iniciar las negociaciones en cada provincia, y en muchas, como en la de Buenos Aires, saber lisa y llanamente si el 5 de marzo empiezan o no las clases. El anuncio de la convocatoria lo hizo el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, quien señaló que aquel resultado “servirá como referencia para que cada provincia fije el salario que recibirán los docentes que comienzan a ejercer en 2014”. Es decir, el salario inicial, o -en otras palabras- de un maestro que recién empieza a trabajar y tiene un cargo y jornada simple. Ese es para los gremios el cargo testigo. INICIAL Y BASICO El salario inicial vigente a nivel nacional asciende a 3.416 pesos. En la Provincia, donde siempre estuvo por encima del fijado para el ámbito federal, es de 3.660 pesos. El básico, en cambio, es de 1.812 pesos, y es por ello que en la agenda de los gremios bonaerenses figura entre los principales puntos “un fuerte incremento del básico”, tal como vienen reiterando los líderes de la Feb y el Suteba, los mayores sindicatos provinciales. Ayer, al anunciar la esperada convocatoria, Capitanich aclaró que “el Estado nacional no es empleador, en consecuencia establece la negociación salarial para la fijación del salario inicial, no básico, en el ciclo lectivo 2014”. Y agregó que “el salario de los docentes es diferente en cada jurisdicción”, y por ello “el Estado trata de no generar interferencias en las negociaciones paritarias locales; cada provincia tiene la proyección de sus propios recursos fiscales”. No obstante, la negociación que comenzará mañana apunta a convertirse en un dolor de cabeza para el gobierno nacional. DIFERENCIAS “MUY GRANDES” Es que en la reunión informal que mantuvieron gremios y funcionarios hace un par de semanas, el Ejecutivo habló de un incremento del 23,5% anual y en tres pagos. Mientras que los sindicatos que integran la CGT oficialista -Uda, Amet, Sadop y Cea- pidieron que el salario inicial se eleve a 5.500 pesos, lo cual implicaría una mejora del 61%, y que un futuro acuerdo contenga una cláusula de revisión que permita reabrir la paritaria si la inflación se dispara. Por su lado, la Ctera no habló de cifras pero reclamó, en línea con las demás entidades, que el aumento no salga por decreto como sucedió en los dos últimos años. Las diferencias son muy grandes. Los docentes lo saben. Y es por ello que ya salieron a advertir sobre posibles medidas de fuerza. En tanto, en la víspera trascendió que el gobernador bonaerense, Daniel Scioli, reunió a su gabinete para empezar a evaluar la oferta a los docentes, quienes ya anticiparon que pedirán más de un 35% de aumento. Se avecina otra paritaria conflictiva.

Comentá la nota