La CGT llevó los reclamos al Gobierno

La CGT llevó los reclamos al Gobierno

Triaca recibió a la conducción gremial unificada y acordaron consensuar leyes clave; la Casa Rosada dijo que el encuentro fue positivo, pero la central obrera relativizó el acercamiento

 En medio de las tensiones por los reclamos sociales, el gobierno de Mauricio Macri acordó ayer en su primera reunión con la nueva conducción de la CGT conformar cuatro "mesas de trabajo" para alcanzar consensos en leyes clave: la reforma de las escalas del impuesto a las ganancias; la baja de la litigiosidad laboral en los accidentes de trabajo y la del primer empleo para jóvenes.

Según pudo saber LA NACION de altas fuentes oficiales, se negociarán también diversas leyes y resoluciones comprendidas en el nuevo Plan Productivo que impulsa la Casa Rosada. Por su parte, el nuevo triunvirato cegetista relativizó los logros de la conversación.

Los jefes sindicales plantearon su preocupación por la caída del empleo, el retroceso en la actividad económica, la industria, las pymes y la obra pública, por la marcha de la inflación, que el Gobierno dice que comenzó a bajar, y por la reapertura de las importaciones, que podrían afectar al empleo.

Según pudo saber LA NACION, el acuerdo fue conformar cuatro mesas de trabajo: una de producción, donde se discutirá el Plan Productivo; otra de reforma tributaria; otra de empleo y otra de salud y obras sociales. "Fue un diálogo muy maduro, muy profundo, nos propusimos trabajar en grupos, y por supuesto habrá más adelante la oportunidad de encontrarse con el Presidente", dijo el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, tras la reunión, a la prensa.

El encuentro fue calificado de "excelente y muy productivo" por los ministros. Según los popes cegetista tuvo un resultado "neutro".

Por parte de la Casa Rosada estaban Triaca, que ofició de anfitrión en su cartera, en la avenida Alem al 500, y sus pares de Producción, Francisco Cabrera; de Salud, Jorge Lemus, y el coordinador del gabinete económico, Mario Quintana. Del otro lado estuvieron los nuevos miembros del triunvirato de la CGT, Juan Carlos Schmid (dragado y balizamiento), Héctor Daer (salud) y Carlos Acuña (estacioneros), además de otros integrantes del consejo directivo de la central sindical, como Andrés Rodríguez (estatales, UPCN), Francisco "Barba" Gutiérrez (metalúrgicos), José Luis Lingeri (obras sanitarias) y Jorge Sola, del Observatorio Económico Social de la CGT.

Si bien los jefes gremiales informaron luego que el próximo 23 de septiembre la CGT evaluará medidas de fuerzas en el comité central confederal, dentro del encuentro no mencionaron esa posibilidad.

Uno de los proyectos más urgentes del Gobierno para favorecer la creación de empleo es bajar la litigiosidad laboral y reformar el régimen de Aseguradoras de Riesgos de Trabajo (ART) para desmontar la industria del juicio por accidentes laborales. En esa mesa de trabajo acercarán posiciones entre una iniciativa oficial y otra de Andrés Rodríguez.

La conformación de mesas de trabajo se encuadra en la nueva política de negociación de acuerdos por sectores, que impulsa el presidente Mauricio Macri, para mejorar el sustento político de las futuras medidas y evitar que queden bloqueadas en el Congreso o en la Justicia, tal como adelantó LA NACION el domingo pasado. En ese mismo sentido, Quintana y Cabrera pondrán a consideración de la CGT todo el Plan Productivo, para "crear empleo de calidad".

Siguiendo ese modelo, el Gobierno y la CGT negociarán la futura reforma del impuesto a las ganancias, con nuevas escalas impositivas, que debería sancionar el Congreso este año y que sólo se aplicaría en 2017. La discusión se dará luego de que regrese el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, de China donde participa de la Cumbre del G-20 .

También en el Parlamento, acordaron, se debería sancionar la ley de empleo joven, que será consensuada con los sindicatos.

Los ministros ratificaron que no impulsarán la reapertura de las paritarias salariales, porque la Casa Rosada descuenta que la inflación comenzó a descender.

Schmid dijo que no hubo "resultados concretos". Sobre la posible convocatoria a un paro general, evadió una respuesta: "Vamos a tener un confederal el 23 (próximo) y ahí vamos a hacer una evaluación".

Sobre la reapertura de las exportaciones, Cabrera les respondió en el encuentro: "Seremos muy cuidadosos del comercio exterior". Sobre la obra pública señaló: "Empezamos a ver, ahora, en el despacho de cemento, empieza a reactivarse el sector", agrego. Puertas adentro, los sindicalistas les plantearon a los ministros su temor de que el modelo económico sea un regreso a los años 90. Quintana intentó convencerlos de que estaban equivocados: "Ustedes quizás no nos conocen bien: estamos muy lejos de los 90".

Coment� la nota