La CGT local advirtió que la inflación está licuando los aumentos salariales

Desde la Confederación de Trabajadores rechazaron la postura del gobierno nacional de ponerle un techo a las paritarias. Además afirmaron que la desaceleración de la actividad económica está provocando el cierre de comercios y locales gastronómicos.
El secretario gremial de la CGT Regional, Fabián Giovanniello, advirtió ayer que los aumentos salariales conseguidos por los sindicatos en las paritarias "están licuándose" ante la inflación. "En pocos meses los incrementos para los trabajadores serán sólo una anécdota", dijo.

Giovanniello, que también es directivo del gremio de Empleados de Comercio de Mar del Plata y la Zona Atlántica, se mostró preocupado por la suba de precios. Y afirmó que la desaceleración de la actividad económica está provocando "el cierre de comercios y locales gastronómicos".

Para el sindicalista, las paritarias "fueron un parto". En ese sentido, consideró que ponerse de acuerdo con los empresarios y después con el Estado "fue como combatir en un cuadrilátero en una pelea de dos contra uno literalmente".

Giovanniello rechazó enérgicamente la postura del Ministerio de Trabajo de la Nación de poner topes en la discusión salarial. "Condenamos la actitud de no resolver los conflictos individuales de las organizaciones sindicales y demorar las homologaciones de aumentos paritarios como ocurren con los sindicatos locales", opinó.

Además, el gremialista se refirió al conflicto del puerto que tuvo en vilo a Mar del Plata durante más de tres meses: "Espero que los empresarios de la pesca se dejen de llorar por la leche derramada y empiecen a blanquear a todos los trabajadores del sector", señaló.

A través de un comunicado, Giovanniello reclamó a los legisladores marplatenses modificar la Ley de Asociaciones Cooperativas y "terminar con las pseudos cooperativas truchas que dan empleo a costo de la precarización laboral" de los trabajadores. "Los obligan a tener un monotributo engañoso, no respetan la legislación laboral y no hacen los aportes previsionales correspondientes. En definitiva, los trabajadores son esclavos de empresarios inescrupulosos", disparó.

La intención del Gobierno nacional de ponerle un techo a las paritarias derivó en un año de alta conflictividad por los salarios. "Necesitamos un movimiento obrero fuerte, unido y solidario con los trabajadores -dijo Giovanniello-. Necesitamos dirigentes sindicales comprometidos con la causa nacional, pero defendiendo los derechos de los trabajadores por encima de las ideologías políticas. Para eso los compañeros nos depositan su apoyo constantemente y tenemos la obligación de conducirlos. Como decía siempre el general Perón: con los dirigentes a la cabeza, o con la cabeza de los dirigentes".

Comentá la nota