La CGT local se mostró unida y le reclamará a Pérez por 1.000 casas

La CGT local se mostró unida y le reclamará a Pérez por 1.000 casas
La central sindical reunió a 48 gremios, se despegó del conflicto nacional y, entre otros puntos, apoyó la reforma de la Constitución provincial.

La Confederación General del Trabajo (CGT) de Mendoza realizó ayer un plenario de secretarios generales en la que, como puntos principales, se determinó mantener la unidad de esta organización por fuera de los conflictos que se plantean en Buenos Aires, apoyar la reforma de la Constitución provincial, unificar las posiciones de las obras sociales sindicales para negociar en conjunto los costos de las prestaciones médicas, y reclamarle al gobernador Francisco Pérez por el plan de viviendas para trabajadores sindicalizados. El encuentro de ayer se realizó en la sede del Sindicato de Canillitas, en calle Garibaldi, y contó con la asistencia de 48 representantes de organizaciones obreras de Mendoza.

Luego de la reunión gremial, que se inició alrededor de las 19 y finalizó pasadas las 21.30, el secretario general de la CGT, Rodolfo Calcagni, máximo representante del Sindicato del Personal de Micros y Ómnibus, y el secretario adjunto de la central obrera, Luis Márquez, de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), entregaron un documento en el que se sintetizan las posiciones adoptadas ayer. Uno de los puntos más conflictivos que plantea la CGT es la falta de avances en el plan de viviendas para sindicalizados, uno de los trece puntos que presentó a principio de año Paco Pérez como parte de un plan estratégico habitacional.

"Tenemos mil carpetas de compañeros que cumplen con todos los requisitos, contamos con los mil terrenos, pero queremos saber si el gobernador va a cumplir con lo que prometió", dijo Calcagni. Al ser consultado sobre cuál es el principal reclamo que le harán al mandatario, manifestó que necesitan saber de boca de Pérez si está el financiamiento para construir esas casas y si ya se puede establecer un cronograma de inicio de las obras. El secretario general de la CGT añadió que en las mil carpetas que tienen en su poder están representadas las necesidades para que afiliados de 17 gremios cuenten con la casa propia.

Uno de los puntos que desde la CGT aceptan que desde un principio no fue coincidente con las pautas que contempla el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) es que la central obrera pide casas de 80 metros cuadrados, a diferencia de los 53 que establece el ente oficial. Con respecto al escenario nacional en el cual han quedado cinco centrales de organizaciones sindicales –la CGT oficialista que encabeza Juan Carlos Caló (UOM), la disidente de Hugo Moyano (Camioneros, una tercera de Luis Barrionuevo (Gastronómicos) y dos CTA, una de Hugo Yasky y otra de José Luis Miceli–, Calcagni y Márquez dijeron que en Mendoza no hay conflictos y que tienen libertad de acción para conducirse.

De esta forma, Calcagni, un histórico seguidor de Moyano, y Márquez, hombre aliado a Caló, despejaron dudas sobre la posibilidad de que haya una fractura local. "Las organizaciones sindicales que voluntariamente asistimos a este plenario de secretarios generales de la Confederación General del Trabajo-Regional Mendoza queremos expresarle al pueblo de Mendoza que hemos decidido mantener y sostener la unidad del Movimiento Obrero de esta provincia, como una muestra de madurez institucional, con la intención de ser verdaderos articuladores de los intereses de los trabajadores locales, como garantía de las políticas de Estado y la determinación de participar en la agenda de políticas construida en el sano diálogo entre el Gobierno y los mendocinos", expresa el primer párrafo del documento.

"No desconocemos la coyuntura política nacional ni negamos nuestras pertenencias sindicales y por ello somos conscientes de lo difícil de nuestra misión en la provincia, pero sabemos de la fortaleza de nuestras convicciones", agrega el escrito. Sobre el tema de la reforma constitucional provincial, la CGT comunicó que está a favor de que este tema se debata y se logre modificar la Carta Magna local, y expresa que no cree que deba quedar excluida la posibilidad de que un mandatario sea reelegido.

"En definitiva, si un gobernador es elegido nuevamente, no dependerá del Gobierno ni de la oposición ni de la CGT. Será la gente la que lo termine aceptando o no", expresó Calcagni. Si bien el tema de las viviendas será un punto de tensión entre la CGT y Pérez, este apoyo a que se adapte la Constitución provincial –lo que viene impulsado por el oficialismo y en las últimas semanas ha sido desestimada por la Unión Cívica Radical– parece un guiño institucional para Paco.

"Apoyamos fuertemente la voluntad de nuestro gobierno provincial de discutir y reformar la añeja Constitución provincial sin que ello implique negar al gobernador la posibilidad de su reelección, que sólo será posible si los mendocinos así lo consideran oportuno, por eso exhortamos a los partidos opositores a que dejen de lado sus intereses electorales y sus posturas intransigentes y caprichosas y piensen en el interés común del conjunto de los mendocinos y en la necesidad de garantizar, mediante la Constitución, la protección del medioambiente, los derechos de los pueblos originarios, la defensa de los derechos de usuarios y consumidores, los derechos sociales de niños, niñas, adolescentes, personas con discapacidad, adultos mayores, y, lógicamente, los derechos laborales", manifiesta el documento repartido anoche.

Sobre las obras sociales, Calcagni explicó: "Hemos creado una Federación de Obras Sociales sindicales para salir, en conjunto con la Obra Social de Empleados Públicos (OSEP), a contratar en bloque los módulos de las prestaciones, ya que no es lo mismo que salga yo sólo a negociar 10.000 cápitas, cuando si vamos todos unidos, podremos discutir sobre las 600.000 cápitas para analizar los valores". De esta forma, Calcagni puso de manifiesto la adhesión de la CGT local al sistema provincial de seguro de salud que presentó el Ejecutivo hace unas semanas.

"Teniendo nosotros en cuenta el parámetro con el que se maneja la OSEP para contratar los módulos de prestaciones, podemos negociar no sólo una cápita, sino el tema medicamentos, como otros puntos", precisó Calcagni. "Acá tenemos el problema de que están los círculos médicos de las diferentes zonas, más la Asociación de Clínicas, quienes fijan la cápita para todos. Ellos quieren monopolizarla, al ser los únicos prestadores, y nosotros no queremos, ya que tenemos afiliados en diversos puntos de la provincia. Al estar en una federación se abrirá el abanico y se encontrarán alternativas", añadió.

Más de Provincia

El Gobernador se reúne este miércoles con el presidente de Vale y terminaría el conflicto

La Fiesta de la Vendimia estrena cuarta noche y habrá hasta mil artistas en escena

Vale asegura que tomará este mes a 150 desempleados para finalizar el conflicto

Los docentes universitarios harán paro por 72 horas a partir del martes próximo

Los manifestantes están analizando la oferta que les hizo la empresa

Dólar y minería

"Compartimos la necesidad de atacar la fuga de divisas y la necesidad de repatriar los capitales argentinos en el exterior, sin que ello implique desconocer el problema que el tipo cambiario acarrea para actividades tales como las de los sectores productores y exportadores de la fruta y la vitivinicultura y olivicultura que hoy nos preocupan y nos ocupan, de ahí la racionalidad de los reclamos sindicales de estos sectores", destaca uno de los párrafos del comunicado que emitió anoche la CGT Mendoza. La central sindical se muestra de esta manera a favor de la restricción a la compra de divisas extranjeras pero no desconoce las dificultades que este nuevo esquema trae aparejadas para actividades productivas locales.

Tampoco quisieron quedar fuera del debate por la minería y expresaron: "No evitamos la discusión sobre la explotación energética y minera, entendiendo que las mismas, usadas de manera racional, son útiles al desarrollo económico y laboral siempre que el Estado asuma el rol protector de las riquezas naturales, evitando hipotecar la salud del pueblo y el destino de las futuras generaciones". "Por último estamos decididos a ayudar a fomentar el desarrollo de nuestras industrias estratégicas y a contribuir al progreso de nuestra economía con el apoyo a las políticas de Estado a largo plazo que eviten la evasión fiscal, la falta de registración y precarización laboral", señalaron.

Comentá la nota