López queda al frente

López queda al frente

La intervención de la Federación Nacional de Camioneros al sindicato de Santa Fe, luego de una decisiva asamblea de abril en Pérez, en la que un afiliado murió asesinado a balazos, concluyó por dictamen de la Justicia Federal y a pedido de la nueva comisión directiva encabezada ahora por Rubén López, triunfante en el proceso que llevó a la renuncia del ex secretario general, Marcelo Dainotto, denunciado por desmanejos con los dineros del gremio.

"Presentamos ante la Cámara Federal Laboral de la Nación toda la documentación sobre lo que había pasado en Pérez durante la asamblea de memoria y balance. El tribunal dispuso que se suspendiera la intervención y en este momento la entidad se maneja con el mandato natural de esta comisión", anunció ayer López, quien además de conducir el sindicato también encabeza la CGT Rosario.

El gremio arrastraba un enfrentamiento silente entre dos sectores cuyos referentes eran Dainotto y López. Esta pugna tuvo su punto de inflexión el 12 de abril, en una asamblea convocada en el cámping sindical situado en las afueras de Pérez. Poco antes de comenzar, hubo un enfrentamiento a tiros entre personas que arribaron en ómnibus y otras apostadas en el camino de acceso al cámping. Hubo disparos cruzados en los que cinco afiliados resultaron heridos, y uno de ellos, Nicolás Savani, de 27 años y camionero de la rama de aguas gaseosas y afines, perdió la vida. Los policías que realizaron los peritajes de rigor recogieron unas 14 vainas servidas de los balazos que se prodigaron ambos bandos. El fiscal Adrián Spelta hizo secuestrar las imágenes de las videocámaras de una planta de Transener cercana, dos meses después las Tropas de Operaciones Especiales allanaron la sede sindical de Pasco al 1000 y los domicilios de cuatro delegados gremiales en busca de armas, pero no hallaron nada de eso. El crimen sigue impune y sin imputados a la vista.

Mientras tanto, la Federación de Camioneros, que conduce el titular de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, dispuso la intervención del sindicato santafesino y envió para esa misión al dirigente Pedro Mariani. Para entonces, Dainotto y su tesorero, Miguel Angel Caichiolo, renunciaron en mayo ante las denuncias sobre presuntas irregularidades en la administración del sindicato y el uso de los fondos. Ante ello, la comisión directiva designó de manera interina a Rodolfo Olivetto, aunque la Federación no retiró a su interventor. "Hay muchas cosas por normalizar en Rosario", había dicho Mariani por aquellos días.

El sector liderado por López avanzó ante la Justicia Federal y pidió el fin de la intervención, alegando entre otras razones la autonomía del sindicato. Ayer, la Cámara Federal en lo Laboral falló favorablemente y ordenó el cese de la intervención.

Comentá la nota