Luis Barrionuevo no invita a Hugo Moyano a su clásico asado: “El está con las dos CTA”

Luis Barrionuevo no invita a Hugo Moyano a su clásico asado: “El está con las dos CTA”

Como hace más de 20 años, el grastronómico hará el próximo viernes 25 una comida en Mar del Plata.

Como hace más de 20 años, el 25 de enero tendrá lugar el tradicional asado que Luis Barrionuevo organiza en el hotel Sasso de Mar del Plata: un verdadero termómetro sindical que deja en evidencia los antagonismos entre los dirigentes por las ausencias, como acercamientos, si hablamos de las presencias en la mesa. Todo sazonado con el entramado político por tratarse de un año electoral en el que el sindicalismo espera colar dirigentes en las listas de un PJ que aún está en bambalinas. 

Para muestra basta un ejemplo. El año pasado, el gastronómico festejaba la presencia de Hugo Moyano en el mitin, pero este año ese lugar en la mesa quedará vacío. "El gran ausente será Hugo Moyano ya que el está compartiendo con otros sectores y las dos CTA un armado en el que la CGT no tiene nada que ver", dijo a este diario el histórico jefe de "los bandeja" como se le dice en la jerga a los mozos.

Viendo el documento que salió del encuentro de 2018, todo indica que el de este año podría repetir gran parte de aquel pliego de proclamas: aumento a jubilados, paritarias libres, no acompañar proyectos de reforma laboral y apoyar a las organizaciones sindicales que se declaren en conflicto. Este último punto era lo que fue a buscar y encontró Hugo de parte de la dirigencia cegetista: la familia camionera estaba y sigue estando bajo investigación judicial.

Por lo visto, del dicho al hecho habrá sonado a poco para los Moyano este apoyo por escrito ya que Pablo dejó el cargo que tenía de secretario gremial de la CGT en marzo a solo dos meses de la rúbrica de ese documento parido en Mar del Plata. El corolario de este 2018 fue justamente el armado del Frente del Modelo Sindical con dirigentes sindicales K como Hugo Yasky y Sergio Palazzo, junto a muchos otros gremios como SMATA y los sindicatos aeronáuticos.

Volviendo a la organización, este año tendrá un tinte político mayor: se giraron invitaciones al politólogo peronista Julio Bárbaro y al economista Aldo Pignanelli, para disertar sobre política y economía. 

- ¿Y Roberto Lavagna?, quiso saber este diario, ya que el propio Barrionuevo es el mayor impulsor de su postulación al cargo de presidente.

"Estamos en tiempos de construcción de consensos", dijo el gastronómico sin ampliar aunque descartando a otras figuras como Juan Manuel Urtubey o Miguel Pichetto; quienes ya anunciaron que están en carrera electoral.

El brazo político de Barrionuevo para moverse en el tablero electoral son Las 62 Organizaciones, sello que está en disputa entre tres vertientes del sindicalismo. A la del gastronómico la avala la CGT ya que su titular es Hugo Benítez, dirigente textil que se encuentra normalizando seccionales, y muchos otros jefes sindicales que al igual que Benítez también están en el Consejo Directivo de la CGT y Las 62. Se verá la cohesión gremial según quienes digan presente el 25.

Un dato: el año pasado habían concurrido los secretarios generales de la CGT, el barrionuevista Carlos Acuña; y Juan Carlos Schmid; quien renunció a la central obrera para fines de septiembre. ¿Irá Héctor Daer? Incógnita: el dirigente de Sanidad no quiso responder a Clarín qué hará. Los últimos pasos encuentran a Daer incorporándose a la Comisión de Acción Política (CAP), algo así como una mesa "de unidad" del peronismo de fuerte sello K, bajo el ala de José Luis Gioja.

El asado también sirve para que los dirigentes crucen información respecto a cada uno de los sectores que representan; más teniendo en cuenta que aún hay discusiones paritarias pendientes de 2018. Barrionuevo de hecho espera conseguir en marzo, mes en que tendrá su última revisión salarial con los empresarios, un 47% de aumento final para los gastronómicos. 

Pero con respecto a 2019, el Gobierno ya jugó sus fichas y salió a promocionar los primeros acuerdos salariales del año: Utedyc (empleados de asociaciones deportivas) y el Suterh (encargados de edificios). Ambos por el 23 por ciento, lo que se traduce como el número aspiracional por parte del Gobierno de cierres de paritarios.

Por sondeos previos de este diario a dirigentes sindicales "ese número se queda corto". Por ejemplo, para el ex arbitro y dirigente gremial Guillermo Marconi que empieza a discutir paritarias a fin de este mes (históricamente los Bancarios eran los primeros en sentarse a negociar en enero pero acordaron pagos a cuenta para recién discutir en marzo) en nombre de los trabajadores de la enseñanza privada pedirá "un 28%".

Coment� la nota