Malestar de trabajadores penitenciarios

Según informaron desde ATE, los trabajadores civiles del Servicio Penitenciario Provincial no dejan de acumular descontento frente a los anuncios, acciones y omisiones del Poder Ejecutivo Provincial.
Desde ATE señalaron que esto fue, sobre todo, luego de las declaraciones que, sobre principio de mes, realizara el Ministro de Gobierno, Luis Di Giácomo. Sobre esto y otros puntos, la entidad sindical remitió una comunicación formal al titular de la cartera a fin de manifestar los diferentes reclamos y otra solicitando una audiencia con Martha Arriola, Secretaria de Seguridad y Justicia. Recordaron que Di Giácomo anunció un aumento del 30 por ciento, retroactivo a enero. Aunque para ejemplificarlo señaló que un celador del agrupamiento Servicio y Seguridad pasaría de tener un sueldo de 5200 pesos a casi 7000. Sobre este punto, se debe aclarar que actualmente un celador del agrupamiento Servicio de Apoyo cobra 6000 pesos y de Nivel Seguridad 6400 pesos. Por lo cual, el incremento sólo alcanzaría en algunos casos los 600 pesos. Del mismo modo, los 250 agentes recientemente ingresados tienen un ingreso de 6000 pesos. Con lo cual, el aumento real rondará entre un 10 y un 16 por ciento.

Los restantes reclamos manifestados por la entidad sindical hacen foco en el encuadramiento de los nuevos agentes, la promoción automática de los más antiguos y la necesidad de transparentar el otorgamiento de horas extras para el refuerzo de las guardias.

En tal sentido, desde ATE se reclama el encuadramiento de los 250 nuevos agentes. De acuerdo con la ley 4283, todos aquellos agentes que cuenten con estudios secundarios completos deben estar comprendidos en el Nivel V Escalafón Seguridad. Sin embargo, a pesar de contar dichos estudios, los ingresantes fueron incorporados como Nivel Servicio de Apoyo, con un claro deterioro en sus ingresos.

Paralelamente al ingreso de nuevos agentes, se debería haber dado un cambio automático escalafón para los 156 agentes anteriores, con mayor antigüedad, quienes han demostrado compromiso y sostenido la institución por varios años bajo una precariedad absoluta. Con la intervención y frente a la emergencia carcelaria, el servicio cuenta con partidas presupuestarias millonarias, pero el sueldo de los trabajadores no refleja lo mismo.

Por otro lado, con la declaración de emergencia carcelaria el Poder Ejecutivo dispuso una partida presupuestaria para reforzar las guardias y fortalecer la seguridad en los pabellones, mediante la asignación de horas extras. Actualmente "se observa que las horas extras disponibles son manejadas arbitrariamente, cometiendo abusos y monopolizando las mismas por un grupo reducido". Desde la entidad sindical se demanda que las horas extras sean distribuidas en forma equitativa, tal como sucede con los viáticos y custodias en los traslados de internos.

Y finalmente, desde ATE se demanda el inicio de las obras de reparación del establecimiento penal de General Roca, dado que los trabajadores no cuentan con las mínimas normas de seguridad e higiene.

Comentá la nota