Mañana será jornada de descanso para los empleados de comercio

Mañana será jornada de descanso para los empleados de comercio

Teniendo en cuenta que el 26 fue viernes, jornada en la que el movimiento en los negocios suele ser mayor que la que se registra los lunes, el Sindicato de Empleados de Comercio aceptó que este año se postergue tres días la celebración.

El traslado para mañana de la celebración del Día del Empleado del Comercio permitirá que este lunes quienes desarrollan esa actividad no tengan la obligación de concurrir a sus puestos de trabajo.

Acerca de dicho corrimiento, el secretario gremial del SEC en la zona Atlántica, Guillermo Bianchi, hizo saber a LA CAPITAL que a nivel nacional la Federación Argentina de Empleados de Comercio acordó con las cámaras del sector reconocer el 26 de setiembre como el Día del Empleado de Comercio. Este año, no obstante, por tratarse de un viernes que es un día en el que especialmente en los supermercados, grandes tiendas y shoppings suele haber bastante movimiento, "a pedido del sector empresarial, que antes no reconocía el beneficio, a efectos de no perjudicarlo y hasta que la fecha pueda incorporarse definitivamente al acuerdo colectivo, se convino trasladar el festejo para el lunes 29".

Dijo luego que entendiendo que es necesario buscar puntos de encuentro, y no a la inversa, la Federación propuso a los afiliados del interior del país evaluar el tema y fijar una posición. "En nuestro caso el tema fue objeto de debate durante un plenario de delegados de todas las empresas en el que, por unanimidad, se accedió a pasar para este lunes la celebración. Entendemos que, en virtud de acoplarse a un domingo, este corrimiento nos traerá algún tipo de ventaja ya que los trabajadores mercantiles podrán disfrutar de un fin de semana largo".

Posteriormente, tras recordar que el acta que instituyó la celebración fue respaldada por los presidentes de bloques del Concejo Deliberante y por el intendente municipal, Gustavo Pulti, que también dio su apoyo, el dirigente gremial anticipó que "tanto las grandes cadenas que venden electrodomésticos como los negocios que comercializan indumentaria, zapatillas, los supermercados, las ferias comunitarias y los call center, entre otros, no sólo nos informaron que este lunes no van a atender sino que inclusive colocaron carteles que dan cuenta de ello".

Al ser consultado sobre los comercios que no tienen personal y que son atendidos por sus dueños, Bianchi señaló que "van a poder desarrollar normalmente su actividad ya que no tenemos la intención de prohibir el trabajo ni de perjudicar a nadie. En consecuencia, es posible que en los barrios haya negocios abiertos. Lo que nos interesa es haber encontrado puntos de consenso que permitirán que los empleados de comercio puedan disfrutar el día con total tranquilidad", afirmó.-

Leve caída en el

nivel de empleo

En otro orden, al pedírsele una opinión respecto de la cantidad de comercios marplatenses que en los últimos tiempos han cerrado sus puertas. Bianchi sostuvo que la situación que se está viviendo en la ciudad no es ajena al contexto económico que se registra en el país. "A partir de enero, que fue cuando se produjo la devaluación de nuestro signo monetario, ocurrieron tres cosas significativas: la disminución del poder adquisitivo de los trabajadores a raíz de la caída del salario real; el incremento de la inflación, que finalmente tuvo que ser reconocido por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) y algo que concretamente tiene que ver con la naturaleza y composición productiva de la ciudad de Mar del Plata en la que, a partir de las vacaciones de invierno, se registra una leve caída en el nivel de la actividad comercial que, luego del verano, se ameseta hasta el receso escolar del mes de julio. El acoplamiento de la devaluación y de la caída de ventas a la cuestión estacional hizo que aquellas personas que se jubilaron, renunciaron o fueron despedidas por algún motivo no hayan sido reemplazadas, lo cual trajo como consecuencia una leve caída en el nivel de empleo", dijo.

En tal sentido agregó que conscientes de la situación, "junto a la CGT hicimos un pedido para que las vacaciones de verano se extiendan hasta mediados de marzo. Reconocemos la necesidad de que los niños y jóvenes tengan 180 días de clase pero necesitamos que la temporada estival dure 90. Para nosotros, trabajo y educación transitan por el mismo camino, no por senderos contrapuestos", señaló.

Posteriormente el líder gremial manifestó que "a los jóvenes que estudian, para que puedan costear sus carreras, en la temporada estival se les debe permitir trabajar el mayor tiempo posible. Comenzando por el verano, necesitamos desarrollar plenamente el empleo en el Partido de General Pueyrredon. Que las clases comiencen el 16 de marzo es una acción concreta que estamos impulsando con la CGT de Mar del Plata y que cuenta con el total apoyo del intendente municipal. Esperamos que se resuelva en los próximos días", señaló. Finalmente adelantó que "desde Mar del Plata estamos intentando llevar a nivel nacional una propuesta que contempla elevar a 10 días la licencia por paternidad ya que pensamos que el hombre, en el cuidado de un hijo recién nacido, debe acompañar durante más tiempo a la mujer que acaba de ser madre".

Comentá la nota