“La UTA mandó una patota y no defiende a los trabajadores, dijo Acosta

El secretario general de la CTA La Pampa, Julio Acosta, opinó que el conflicto en la empresa Plaza que mantiene sin el servicio de ómnibus a Santa Rosa y Toay es de “fácil solución” si la Secretaría de Relaciones Laborales “toma cartas en el asunto”.

Los servicios de micros de las empresas Plaza y Dumas Cat continúan paralizados desde ayer a la tarde por una protesta gremial en Santa Rosa. Además no salen micros a Buenos Aires, San Luis y General Pico.

Los servicios fueron cortados en medio de una protesta de choferes. Reclaman mejores unidades y la reincorporación de Néstor Pacheco, el chofer despedido el 31 de diciembre. “En la carta de despido no consta ninguna falta que justifique el despido del trabajador, dijo Acosta, presente en este momento en la planta de Plaza. “Lo echaron porque se filtró que iba a ser delegado gremial de UCRA, añadió a Diario Textual.

El Grupo Plaza -dueño de Plaza y Dumas- hizo una propuesta: reincorporar a Pacheco. Sin embargo, en el gremio de la UCRA pusieron condiciones. "Nos ofrecieron reincorporarlo, pero con la condición de que figure como afiliado del gremio de la UTA. No lo aceptamos; ese gremio no nos representa", dijo el gremialista José Cisneros, de la UCRA que responde a la CTA.

Sobre las diferencias entre los gremios, Acosta sentenció: “La UTA (alineado a la CGT) es un sindicato que mandó una patota. No defiende a los trabajadores”.

Por último, el dirigente gremial dijo que del total de las unidades sólo siete superan la Verificación Técnica Vehicular (VTV) porque el resto "están destrozadas". "Los colectivos no están en condiciones de trasladar personas: son un desastre".

Comentá la nota