Una manifestación de empleados obligó a los comerciantes a bajar las persianas

Una manifestación de empleados obligó a los comerciantes a bajar las persianas
Tras una fuerte protesta del sindicato de Empleados de Comercio los locales del centro que ayer habían abierto, bajaron las persianas y dejaron completamente desierta la peatonal.

Tras una fuerte protesta del sindicato de Empleados de Comercio los locales del centro que ayer habían abierto, bajaron las persianas y dejaron completamente desierta la peatonal.

El gremio ya había avisado la medida a través de carteles que estuvieron pegados en varios locales de la peatonal durante la semana. Y ayer, el sindicato de Empleados de Comercio inspeccionó los negocios del centro para verificar que no estuvieran trabajando durante el feriado.

Además, los integrantes del gremio acomodaron mesas en la peatonal Córdoba y repartieron panfletos.

Al mediodía se empezaron a sentir los redoblantes, las bombas de estruendo y los petardos. El sindicato inició una marcha por los derechos de los empleados, para que los comerciantes no abran las puertas los feriados, y en el caso de que lo hagan les paguen según lo que indica la ley.

"Hay empresas de capitales extranjeros que no respetan los feriados nacionales" se leyó en los panfletos que distribuyeron entre los peatones. En ese momento había varios comercios abiertos por la peatonal.

La marcha se nucleó en Sarmiento y Córdoba. Cortaron la calle bajo la atenta mirada de la policía y la Guardia Urbana Municipal (GUM).

La movilización provocó que los comerciantes comenzaran a bajar las persianas de los negocios que habían decidido abrir durante el feriado, y el centro se convirtió en un verdadero desierto.

La movilización también se desplazó hasta calle San Luis, donde había comercios abiertos con personal trabajando.

Los derechos. "Nosotros respetamos los derechos de todos los comerciantes y por supuesto lo que haga el sindicato de comercio nos parece bien. Sin embargo, no estamos de acuerdo con que amenacen a los pequeños negocios para que cierren", expresó ayer el presidente de la Asociación Empresaria de Rosario, Ricardo Diab.

Si bien no hubo comerciantes agredidos ,"muchos pequeños negocios que estaban trabajando se sintieron intimidados y a algunos les golpearon las vidrieras", confesó Diab.

"Además, no hay que pensar que todos los comerciantes trabajan de la misma manera. Hay negocios que durante los días feriados están atendidos por los mismos dueños", expresó el titular de la entidad que aglutina a los empresarios.

A su vez, el hombre dijo que "para los pequeños comerciantes los días feriados suponen muchas pérdidas y es difícil recuperarse. Por eso se sienten obligados a abrir las puertas los días no laborables".

Desde la entidad, Diab declaró que "el comercio tiene derecho a trabajar libremente en tanto y en cuanto cumpla con las leyes para el personal. Estamos de acuerdo con esto. Pero no puede suceder que se vean intimidados y no puedan trabajar si así lo deciden hacer".

Ayer por la mañana había algunas librerías y negocios abiertos, pero después de la protesta sindical todo cambió y el centro lució solitario. Tampoco colaboró el clima. La lluvia, por momentos más intensa, y las persianas bajas de los locales, alejaron a los transeúntes que quisieron pasear durante el quinto de los 19 feriados.

Comentá la nota