El mapa del conflicto, que se extiende en el país

El mapa del conflicto, que se extiende en el país

Cada vez más efectivos de Gendarmería y Prefectura adhieren a la medida iniciada ayer en reclamo por las modificaciones salariales. Se registran protestas en Rosario, Mar del Plata, Quequén, Zárate, Jesús María, Posadas, San Juan, Paso de los Libres, La Plata, Comodoro Rivadavia, Barranqueras y Río Gallegos

Luego de que Prefectura Naval comenzara una protesta ayer por la mañana por las modificaciones salariales que sufrieron a raíz del Decreto 1307/12, esta madrugada se sumaron a la protesta efectivos de la Gendarmería Nacional en la Ciudad de Buenos Aires.

El personal de la fuerza de seguridad se acercó al edificio Guardacostas, ubicado sobre la avenida Eduardo Madero, para mostrar su solidaridad con la medida.

Más tarde, en Córdoba, la escuela de suboficiales Cabo Raúl Remberto Cuello resolvió salir a marchar por la ruta provincial 28. En estos momentos se encuentran concentrados en la Plaza Central de la localidad de Jesús María, bloqueando la ruta nacional 9 que pasa por allí.

En Comodoro Rivadavia, Chubut, unos 160 prefectos iniciaron anoche la "retención de servicios" y el autoacuartelamiento y que se mantendrán "hoy y mañana". La misma medida fue adoptada por personal de la capital de Santa Cruz, Río Gallegos.

Según informó el prefecto Luis Cabañas, también se sumaron a las medidas de fuerza los destacamentos de Mar del Plata, Quequén, Zárate, La Plata y Dock Sud (Buenos Aires), además de la capital de San Juan, Posadas (Misiones), Paso de los Libres (Corrientes) y Barranqueras (Chaco).

En tanto, en la localidad santafesina de Rosario, personal de Prefectura Naval también adhirió a las protestas, pero sin tomar medidas de fuerza. Esta mañana, efectivos se manifestaron frente al edificio ubicado en la avenida Belgrano 321, donde colgaron pancartas y carteles con reclamos por "sueldos en blanco" y "salarios dignos".

Al respecto, el prefecto César Rojas informó al canal La Ocho que la manifestación fue llevada a cabo por personal retirado y que se encontraba de franco, pero las actividades se desarrollaban de manera normal. "El personal se ha plegado a la medida y al reclamo de los compañeros de Buenos Aires. Tienen nuestro apoyo porque reclamamos por los descuentos que sufrimos en nuestros salarios este mes", explicó.

Las negociaciones

De la primera reunión ayer al mediodía, que se extendió por media hora, participaron el representante de los efectivos del Cinturón Sur, José Luis Cabaña, y el secretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni. Éste les pidió que retiraran la protesta con el compromiso de dejar sin efecto el decreto dentro de 24 horas, para que volvieran a cobrar los sueldos como antes de los descuentos.

Sin embargo, Cabaña indicó que la propuesta fue rechazada porque "más allá de que la disolución del decreto beneficia a más de 5 mil efectivos que lograron una medida cautelar para no verse afectados, el reclamo involucra a mucha más gente que es la que hoy está reclamando".

Así, en el petitorio elevado a Berni, los efectivos exigieron un mínimo salarial de 7.000 pesos para las escalas más bajas; además de la garantía para que los manifestantes no sufran un castigo; una nueva grilla salarial y una reunión de una mesa salarial de conciliación.

Cerca de las 19:30 de ayer, algunos oficiales intentaron acercarse a los efectivos para dialogar, pero fueron agredidos y tuvieron que retirarse rápidamente del lugar.

Más tarde, los delegados de los efectivos de Prefectura mantuvieron un encuentro con el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, y Sergio Berni, quienes se acercaron a Puerto Madero para intentar lograr un acuerdo, que no pudo ser alcanzado.

Durante la madrugada de hoy, en tanto, los suboficiales ratificaron que no abandonarán la protesta hasta tener una respuesta oficial, y convocaron públicamente a sus camaradas de la Gendarmería a sumarse a la demanda.

El origen del conflicto

La Resolución 1307/12, firmada el 4 de septiembre por la presidente Cristina Kirchner y la ministra de Seguridad, Nilda Garré, establece la revisión de "algunos suplementos particulares y compensaciones que percibe el personal con estado militar de gendarme en actividad de la Gendarmería Nacional y con estado policial en actividad de la Prefectura Naval Argentina".

De acuerdo con la resolución, los integrantes de dichas fuerzas podrán cobrar suplementos por los ítems de "responsabilidad por cargo", "función intermedia", "cumplimiento de tareas específicas de seguridad" y "mayor exigencia del servicio".

Los manifestantes alegan que esta medida les implicó reducciones salariales de entre 30% y 60%". En diálogo con Radio 10, Pedro, quien se negó a dar su apellido por temor a represalias, explicó: "Yo estaba cobrando $7.000 y ahora pasé a cobrar $4.100".

Comentá la nota