Marcha de estatales: mucho humo y poca gente. Anuncian paro

Definido tras un plenario de delegados y con un arraigado enojo hacia el gobernador Oscar Mario Jorge, alrededor de doscientos empleados estatales cortaron ayer a la tarde la ruta nacional 35, en el marco de otra radicalizada protesta por un incremento salarial para esta segunda mitad del año.
Los manifestantes quemaron más de una decena de neumáticos provocando una intensa humareda y generaron que los vehículos que transitaban por el acceso a esta ciudad debieran tomar trayectos alternativos. La protesta, que continuó con la serie de reclamos efectuados esta última semana, tuvo como objetivo profundizar los pedidos al gobierno pampeano como así también dar el puntapié inicial en preparación para las 72 horas de paro, confirmado para la semana que viene, que los representantes gremiales decidieron tras una asamblea efectuada el jueves a la noche.

La manifestación comenzó aproximadamente a las 17.30 en la esquina de avenida Spinetto y Turdera, frente al predio de la Asociación Agrícola Ganadera de La Pampa. Allí, un grupo de estatales, pertenecientes al Sitraj (Judiciales), UPCN, APEL (de la Legislatura), y ATE, se convocaron para dar comienzo a la movilización.

En un primer momento, y ante el sonido de los bombos que se acrecentaba, los sindicalistas definían como modalidad central de lucha dirigirse hasta la residencia del gobernador Jorge, donde tenían pensado quemar gomas. Y a los quince minutos, los gremialistas se trasladaron en sus respectivos vehículos hasta la ruta nacional 35, a pocos metros de la rotonda del avión.

Quema.

Luego, los integrantes de la Mesa Intersindical se apostaron sobre la ruta, entre la rotonda y la residencia, donde colocaron, en forma horizontal, un neumático al lado de otro para posteriormente comenzar a prenderlos fuego. Como consecuencia de la quema, se generó una importante humareda que causó la sorpresa de vecinos, transeúntes y, sobre todo, de los automovilistas que tenían pensado entrar o salir de Santa Rosa. En ese momento, los estatales decidieron no llegar con su reclamo hasta la residencia del gobernador, sino quedarse allí durante el transcurso de la tarde. No se contempló un relevante número de manifestantes, tampoco hubo vehículos varados sobre las dos arterias mencionadas sino que los conductores determinaron tomar caminos alternativos para poder llegar a destino. Muchos de ellos optaron por dirigirse a las calles del barrio aledaño para poder cumplir con su objetivo.

Pasadas las 18, los manifestantes comenzaron a levantar sus banderas y a tocar sus bombos con más fuerza. En el lugar no hubo efectivos policiales, aunque se vio a un grupo de uniformados de la Policía Aeroportuaria que vigilaba las inmediaciones del aeropuerto para que no ocurriera ningún imprevisto.

Manifestantes.

El frío y el viento, cada vez más intensos, sobre el acceso santarroseño, no acalló las voces de una convocatoria que fue sumando seguidores. A los gremialistas mencionados se incorporaron los empleados de Vialidad Provincial, los municipales (SOEM), Dirección de Personal de Casa de Gobierno y Ministerio de la Producción como así también Luz y Fuerza, Salud Pública (Sitrasap) y Ctera de La Pampa. Entre los dirigentes gremiales concurrieron Jorge Lezcano de UPCN, Carlos Ortellado de Sitrasap, Ricardo Araujo de ATE, y Ceferino Riela de Judiciales.

"Dentro del desarrollo de nuestro plan de lucha, hoy (por ayer), fue un día para concentrarnos, ya que el gobierno no nos dio ningún tipo de respuesta y cerró toda negociación", expresó Riela, en diálogo con LA ARENA. El titular del Sindicato de los Trabajadores Judiciales reconoció que los manifestantes fueron de "algunos gremios" que determinaron convocarse en la tarde frente a la Asociación Agrícola para luego trasladar su reclamo.

Tres días.

A su vez, Riela confirmó la realización de 72 horas de paro para la semana que viene. "Determinamos los tres días de paro, donde la movilización más grande será el jueves mientras que el martes y miércoles estaremos en plenarios permanentes en las diferentes reparticiones para refrescar los conceptos de lucha", anticipó. Y añadió: "Que el gobierno rechace lo que pedimos, o nos descuente, no nos hace bajar los brazos, sino todo lo contrario". Tras la anunciada ausencia de los miembros del sindicato docente (Utelpa), Riela puso paños fríos y dijo que la Mesa Intersindical está abierta a la integración de todos los sectores. Y, por otra parte, completó: "Los que se dicen peronistas, y fueron elegidos por el pueblo trabajador, tendrían que estar acá, y no escondidos, porque cortaron transversalmente este conflicto, no cumplen con sus funciones, y aprietan a los trabajadores. Ellos se dicen nacionales y populares pero sólo aplican la receta neoliberal de los '90 ".

Forcejeos en la Casa de Gobierno

El dirigente Ceferino Riela se refirió a los momentos vividos durante la protesta del jueves en la Casa de Gobierno. "Hubo forcejeos, manotazos y empujones, por parte de la fuerza policial, pero no debemos inculcarle la culpa a ellos, porque son compañeros de trabajo, cumplen órdenes, la responsabilidad la tienen el gobernador y el ministro de Seguridad y Justicia, César Rodríguez", disparó. Y cerró: "Lo que el gobierno está haciendo es bajar una línea de represión cuando debería tener una respuesta para poder destrabar este conflicto".

Salud adhiere a la protesta

Profesionales y trabajadores del hospital Lucio Molas, junto a delegados de los Centros de Salud, decidieron ayer por asamblea adherir al paro de 72 horas anunciado por la Intersindical para la semana próxima. La modalidad será la de concurrencia a los lugares de trabajo, aunque sin realizar tarea alguna, salvo el operativo de emergencia que se implementa frente a este tipo de protesta.

Sin que existan señales de diálogo por parte del gobierno, los gremios estatales adoptarán el martes, miércoles y jueves próximos distintas modalidades en el plan de lucha por un incremento salarial del 15 por ciento, ente las que se contemplan acciones "sorpresa" en las reparticiones oficiales.

En el caso de los trabajadores de la salud y los profesionales del sector público, los asambleístas dispusieron que el martes a las 10 se haga una "batucada" en el hall del hospital santarroseño, con posterior recorrida por el establecimiento.

Carlos Ortellado, del Sitasap, remarcó el clima de "bronca" que impera entre los estatales, sobre todo después de sufrir los descuentos de los días no trabajados, las presiones recibidas para no sumarse a la protesta y algunos hechos de violencia policial contra trabajadores el jueves al mediodía en las Casa de Gobierno.

Comentá la nota