Marcha de la UTA: poca adhesión y caos en el tránsito

Durante dos horas los manifestantes recorrieron San Martín, Pellegrini, Belgrano y 20 de Febrero. Los neumáticos de cuatro unidades fueron desinflados. Hubo algunos desvíos y cambios de paradas.
El próximo miércoles, tras la audiencia de la UTA, el gremio decidirá las medidas de fuerzas a seguir. Hablan de un paro genera l.

El regreso a casa de miles de usuarios de colectivos anoche fue un trastorno. Lo mismo para los automovilistas que circulaban por el centro de la ciudad. Es que durante dos horas un grupo de choferes del transporte público de pasajeros se manifestó por calles neurálgicas provocando desvíos del tránsito, cortes de calles y enojo en la gente que debía deambular en busca de las paradas. También hubo cuatro coches con neumáticos desinflados.

La rutina en las calles Buenos Aires, San Martín, Pellegrini, Belgrano y 20 de Febrero,se alteró entre las 19.30 y 21.30. A lo largo de 22 cuadras, el estruendo ensordecedor de las bombas y el bullicio de las trompetas y tambores, junto a la cantidad de policías (entre ellos una veintena de aspirantes) que superaban a los mismos manifestantes, fueron la nota de color en una marcha sin éxito.

Desde hace un tiempo, la Unión Tranviarios Automotor viene hablando de paro; sin embargo, las amenazas terminaron en una movilización en la que las cargadas iban y venían entre los pocos adherentes que trataron de dispersarse para que no se notara tanto la escasa participación.

Cuatro coches, uno del corredor 1, dos de la línea 2 y uno del 6, quedaron varados cuando les desinflaron las gomas; uno en la 20 de Febrero y tres en la Córdoba, entre las San Martín y Mendoza.

Un taxista con pasajeros que bajaba por Pellegrini e intentó doblar en la avenida San Martín fue demorado. La pasajera, una mujer que acompañaba a su marido al médico, se quejó: “Tienen derecho a reclamar pero no perjudicando a los demás”.

El gremio reclama el cumplimiento de las normas de seguridad vial, de higiene y seguridad, el convenio colectivo de trabajo y el respeto de los descansos. También busca regularizar la labor de 400 trabajadores que están en negro en el norte de la provincia.

Cruz advirtió que si no tienen respuestas sobre estos puntos, después de una audiencia, el miércoles, convocarán a un paro provincial”. En cuanto a los colectivos parados, Cruz negó alguna responsabilidad de la UTA y mencionó que fue mera casualidad. No obstante, se supo que mientras se marchaba de forma pacífica, un grupo de hombres con capuchas se subió a tres unidades y les gritaban: ­Pará, pará!

Comentá la nota