Una marcha sindical terminó con destrozos en Barcelona

Una marcha sindical terminó con destrozos en Barcelona
Un grupo de manifestantes ingresó a los locales de ropa Zara y de electrónica Apple.

Un grupo de manifestantes de dos centrales sindicales españolas de origen anarquista, CGT y CNT, irrumpieron ayer en algunos negocios de las marcas más reconocidas de la ciudad de Barcelona , como Apple y Zara, con lo que se desataron fuertes disturbios en una ciudad ya afectada por la huelga de transporte público.

Los manifestantes, que ingresaron a diversos locales, fueron enfrentados por la policía catalana, que intervino para calmar la protesta, en particular en el negocio de ropa, donde varias personas tiraron al piso algunos estantes. Esa empresa pertenece a Amancio Ortega, dueño de la tercera mayor fortuna del mundo.

Banderas y pancartas anticapitalistas también se vieron en la tienda de música y libros FNAC de Plaza Cataluña. Los manifestantes luego se dirigieron al negocio de la marca Apple, que se encuentra en la capital catalana.

“Todo ocurrió en diez minutos, ingresamos y luego nos fuimos dejando todo en orden”, declaró uno de los portavoces de la CGT. “Nuestro objetivo fue protestar en aquellos negocios donde los trabajadores son impotentes”, continuó el sindicalista.

Primero, varias personas entraron en FNAC de Plaza Cataluña, con banderas y proclamas antisistema, según explicó un portavoz de CGT. El establecimiento, sin embargo, no confirmó la irrupción de los sindicalistas y asegura que, de haberse producido, “se ha tratado de un incidente menor”.

Posteriormente, ese mismo grupo entró en la tienda de Apple, ubicada en el corazón de la capital catalana. “Fueron unos pocos minutos, nos hemos paseado de forma pacífica y hemos salido”, indicó el mismo portavoz de CGT.

También adhirieron algunas pegatinas a favor de la huelga. En las columnas de los laterales de la tienda, se podía leer la pintada que rezaba “Fuck Apple”. Un portavoz de la compañía declinó de hacer cualquier comentario sobre el incidente, que incluso aseguró desconocer.

Posteriormente, los grupos pasaron delante de una sede del BBVA, hasta terminar en Zara. Según siempre ese mismo portavoz, un par de sindicalistas entraron en el local, sacaron un maniquí al que le quitaron la ropa, y lo prendieron fuego en la puerta. Varias imágenes muestran a personas tapadas, tirando objetos al suelo.

En la protesta en la puerta de Zara, los Mossos d’Esquadra (la policía de Barcelona) detuvieron a uno de los sindicalistas que llevaba baldes de pintura. Varias de la personas que entraron en los establecimientos se llevaron productos de la tienda Zara en paseo de Gràcia, que tuvo que cerrar temporalmente. Los Mossos d’Esquadra identificaron a una treintena de personas por pintadas y destrozos en comercios.

La jornada de protesta de los sindicatos siguió por la tarde con una manifestación, en la que no hubo incidentes, desde el Arco del Triunfo de Barcelona hasta acabar en los Jardines de Gràcia.

La policía catalana informó que en el operativo que se desplegó a lo largo de todo el día de protestas identificó a una treintena de sindicalistas y manifestantes. También comunicó que no detuvo a ninguno de ellos. A ocho los filmó en la estación de tren de Sants por efectuar pintadas y otros siete en la estación del Nord por pinchar ruedas de un taxi.

Comentá la nota