LOS MARINEROS AUTOCONVOCADOS DECRETARON UN PARO POR TIEMPO INDETERMINADO

LOS MARINEROS AUTOCONVOCADOS DECRETARON UN PARO POR TIEMPO INDETERMINADO
Durante la mañana de ayer los marineros autoconvocados se reunieron en el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU) a las 09 horas con el objetivo de esperar la llegada de la delegación nacional del gremio, la cual fue convocada por el intendente de la ciudad de Puerto Madryn, Ricardo Sastre, para intentar resolver el conflicto que envuelve al sector por un reclamo salarial que lleva mucho tiempo, y el cual se acrecentó tras la firma de un convenio por parte de los secretarios nacionales “a espaldas de los trabajadores”, según manifiestan.
Un clima tenso se vivió ayer en el Bingo, los marineros fueron muy críticos con las autoridades nacionales del sindicato, quienes en principio se negaban a denunciar el acuerdo por ellos firmados. Al final avalaron la medida de fuerza.

En las primeras horas de la mañana un quema de neumáticos se realizó fuera de la sede del SOMU, al igual que las bombas de estruendo formaron parte del folklore del reclamo sindical Tras unas horas de espera, Gustavo ‘Tito’ Valenzuela, delegado de los autoconvocados, recibió la llamada del Jefe Comunal en la cual se daba cuenta de la llegada de autoridades nacionales del SOMU con la cual se realizaría una mesa de diálogo en las instalaciones del Bingo Municipal, sita en Belgrano y Alvear.

Luego del aviso telefónico del Intendente, los trabajadores marcharon por las calles céntricas de la ciudad con pancartas, bombos y petardos, hasta llegar al Bingo. Allí esperaron a los diferentes representantes sindicales de las distintas provincias del país. Omar ‘Caballo’ Suárez, Secretario General del SOMU a nivel nacional, no se hizo presente como le pedían los marineros y como había hablado con Sastre cuando éste se acercó hasta el corte en la ruta nacional Nº3.

Con Jorge Vargas como representante de la mesa a nivel nacional, los representantes gremiales llegaron hasta las instalaciones del Bingo siendo silbados e insultados durante el recorrido de 100 metros hasta que se sentaron dentro del recinto. Los trabajadores estaban tan exasperados que se vivieron momentos de tensión cuando uno de los gremialistas increpó a Valenzuela por los insultos que sus compañeros le propinaba, y éste le contestó con un tono agresivo. A pesar de todo el episodio no pasó a mayores y fue clave el rol de mediador del intendente se pudo encausar la negociación.

El primero en tomar la palabra fue Valenzuela, quien le pidió explicaciones a Vargas por el acuerdo salarial que se firmó “a espaldas de las bases” y que no deja conforme a ninguna de las delegaciones que llegaron hasta Madryn (Sierra Grande, Rawson, San Antonio Oeste, Puerto San Julián). Por su parte, el gremialista no pudo brindar respuestas satisfactorias al tratar de justificarse por el documento que se firmó la semana pasada entre la CAPIP y el SOMU, documento que lleva la rúbrica de Omar “Caballo” Suárez.

Enojo y cuestionamiento

Tras las palabras de Jorge Vargas, que lo único que decía era “el acuerdo está firmado y debe respetarse, después vemos que se puede hacer, pero esto está firmado”, las 200 trabajadores que se encontraban en el lugar comenzaron a cuestionar distintos puntos acerca de cómo se desarrolla la actividad sobre los buques, a lo que pidieron que también se revisen los aspectos que dejan indefenso a quienes bajan de los barcos por protestar lo que corresponde.

“No existe el libro de a bordo que estipula el convenio, los patrones se ahorran la plata porque contratan a extranjeros que suben con las lanchas y si protestas por algo te tildan de agitador y te bajan. Además no nos representan ustedes como gremio, porque hace mucho que tratamos de pedirles cosas como la reforma del complejo edilicio del sindicato y jamás nos dieron bolilla” manifestó uno de los trabajadores presentes.

Por otro lado, los distintos referentes gremiales también debieron dar sus explicaciones, ya que el acuerdo que se firmó, si bien aún no está homologado, cuenta con sus firmas, lo que provocó aun más el enojo de los trabajadores, que hacían sus cuestionamientos a los gritos, mientras otros se mantenían fuera del recinto con bombos y bombas de estruendos.

La propuesta de los trabajadores fue tajante, pidieron un sueldo básico de 6.500 pesos, delegados a bordo con cobertura gremial, presencia de los dirigentes en la entrada y salida de los buques, 20% de aumento por zona, representatividad de los trabajadores en las negociaciones, recomposición y actualización de la OPSM, reconstrucción del SUM y reformas edilicias de la sede gremial. Ante el petitorio Vargas afirmó que él no podía tomar tal decisión porque no le correspondía a él hacerlo y que no denunciaría el acuerdo firmado.

Paro con aval de Suárez

Tras ver que las discusiones no llegaban a ninguna parte, Ricardo Sastre, quien era rodeado por el Viceintendente Alejandro Pagani, el Secretario y Subsecretario de Gobierno Municipal Enrique D’Astolfo y Pablo García respectivamente, el Secretario de Desarrollo Comunitario Enrique Gil Ibarra y los concejales Miguel Antín y Marcela Curache; propuso que se tomara un cuarto intermedio de 15 minutos para que Vargas llamara telefónicamente a Omar Suárez y decidiera si acompañaba la propuesta de los trabajadores o no.

Tras el tiempo de receso los representantes sindicales debatieron, se llamó a Omar Suarez, quien no aceptó el petitorio, pero decidió avalar el paro por tiempo indeterminado. Se firmaron las actas que dan cuenta de lo decidido y tras ellos los trabajadores volvieron hasta las instalaciones del SOMU para comenzar a delinear las medidas que tomarán en un paro que, según destacaron los trabajadores, irá para largo.

Comentá la nota