Marineros de la flota costera levantan medida de fuerza hasta enero de 2013

Marineros de la flota costera levantan medida de fuerza hasta enero de 2013
Aunque hasta el momento no llegaron a ningún acuerdo con la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera, determinaron suspender el paro para que las tripulaciones “puedan trabajar para las fiestas”. Por otro lado se denunció la intervención de la obra social del Saon
Luego de la asamblea que tuvo lugar durante la mañana de este jueves, los marineros de la flota costera del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (Somu) decidieron levantar el paro -que venían llevando a cabo hace algunas semanas- hasta enero de 2013. El objetivo sería permitirles a los trabajadores “juntar dinero para las fiestas”. En paralelo, el próximo 21 de noviembre habrá una nueva audiencia entre las partes en el Ministerio de Trabajo de la Nación. Hasta el momento, las partes no han logrado acercar posiciones.

Según informó el portal especializado Revista Puerto, durante la última reunión entre empresarios y trabajadores, que tuvo lugar esta semana, los empresarios mantuvieron su postura de no modificar el convenio y propusieron mejorar el valor del franco, presentar las facturas de venta del pescado y generar una comisión para el análisis de fijación de precios de referencia.

Sin embargo, el gremio no aceptó lo planteado y pidió a las autoridades laborales se solicite “la intervención a la Dirección de Inspección Federal, a la Afip, Secretaría de Comercio Interior, Arba y Senasa” para garantizar la transparencia del sistema.

En ese sentido, los empresarios volvieron a argumentar su rechazo a la modificación solicitada por el Somu en la delicada situación que atraviesa el sector pesquero “en virtud de las causas que ya se expusieran”. Igualmente, y con la intención “de no extender este conflicto”, aseguraron estar dispuestos a seguir negociando.

En concreto, el ofrecimiento que realizaron estuvo por debajo de las expectativas. Puntualmente, ofrecieron “mejorar los valores que actualmente se vienen pagando en concepto de francos compensatorios”, al tiempo que se comprometieron “a presentar una copia de las facturas de venta en cada uno de los viajes que realicen” y propusieron conformar “una comisión por medio de la cual se analicen los precios de referencia de las distintas especies comercializadas en el mercado local con el objeto de propender al control respectivo”. Por último aceptaron fijar un valor para los días de trabajo en tierra, “en las condiciones que las partes establezcan”.

Acto seguido, los marineros tomaron nota de la propuesta, pero no la aceptaron, por lo que - teniendo la libertad de acción otorgada en la audiencia pasada- podían decidir continuar o no con la medida de fuerza. Finalmente, en el marco de la asamblea general que se desarrolló este jueves, la decisión fue “levantar el paro, pero solo hasta enero”, según confió a El Atlántico, el secretario general del Somu, Rubén Manno.

“Vamos a trabajar durante noviembre y diciembre, porque la gente necesita dinero para las fiestas, así que es lo justo. Pero después, en los primeros días de enero, vamos a profundizar la medida, continuando con nuestro reclamo”, afirmó el dirigente, quien, ante la consulta, también adelantó que el 21 de noviembre participarán de la audiencia pactada. “Seguiremos tratando de negociar, pero lo que nos ofrecieron no lo aceptamos, porque no es lo importante, lo que estamos discutiendo es el sistema a la parte”, anunció.

Justamente, el dirigente describió como un “robo el descuento del 23% y dijo descreer de las facturas que puedan presentar los armadores como correlato del precio de venta del pescado: ¿Cómo auditamos? ¿Le tengo que creer a un armador de la banquina o a Marino, cuál es el precio del pescado?”, ironizó.

Para completar, desde el gremio reiteraron el rechazo “al sistema actualmente vigente (a la parte) especialmente por la inclusión del 19% como gasto general de la producción más el 4% de gastos administrativos (2% venta y 2% administración)”.

Y, además, presentaron la documentación con la que buscan probar las “irregularidades” en los recibos de sueldo, señalando que los “montos consignados en los mismos no se adecuan a la realidad, ni a los precios del producto que perciben las empresas”. Justamente por eso, solicitaron a la autoridad laboral “se dé intervención a la Dirección de Inspección Federal, a la Afip, Secretaría de Comercio Interior, Arba y Senasa”, con el fin de obtener la “transparencia y legalidad solicitadas”.

Denuncian la intervención de la obra social del Saon

Desde la delegación local del Sindicato Argentino de Obreros Navales denunciaron la intervención del sindicato y su obra social (Ospena) “por parte de una comitiva que llegó desde Capital Federal y que responde a la conducción nacional que encabeza Cayo Ayala”.

Walter Castro, secretario gremial del sindicato y titular de la seccional local del Saon, informó a los afiliados y a la opinión pública que Ospena “no funciona más en la sede del gremio, en Paso 2346 como venía atendiendo a los mil grupos familiares con los que cuenta en su padrón”.

“Tenemos conocimiento que han abierto un local en el puerto. Esto demuestra que la maquinaria de la intervención ya está en marcha”, aseguró el dirigente, tras agregar: “Utilizan una metodología contraria a la de los ´90, cuando tomaron el gremio a la fuerza y después intervinieron la seccional durante 12 años”.

“Como ahora no tienen elementos de corrupción que nos puedan endilgar -aclaró Castro-, se valieron de mentiras y de algunos idiotas útiles para hacerlas correr”, sentenció el secretario.

“Nos acusaron de usar políticamente los servicios oncológicos cuando tenemos órdenes desde Capital de cortar el servicio a una esposa de un compañero que terminó lamentablemente falleciendo sin cobertura médica”, advirtió Castro.

Los cuestionamientos que desde Mar del Plata realizaron al balance de Ospena siguen sin responderse. “En la próxima reunión de Comisión Directiva de la Obra Social seguramente seremos sancionados. Sancionados por pedir explicaciones. Tras esto vendrá la intervención también en la seccional”, anticipó el dirigente.

En un comunicado de prensa, emitido por el Saon Mar del Plata, se asegura que desde que Castro se puso al frente del gremio “se logró terminar con el trabajo tercerizado bajo la figura de cooperativas en talleres y astilleros del puerto marplatense, se firmó un nuevo convenio colectivo que reconoce antigüedad, trabajo insalubre y una mejora en la hora de trabajo superior al 100%”.

“Nos hemos metido con intereses muy arraigados en la industria naval marplatense y acá estamos pagando las consecuencias”, concluyó el secretario gremial.

Comentá la nota