Márquez, secretario de la UOM: “Es un paro sectorial, no general”

Márquez, secretario de la UOM: “Es un paro sectorial, no general”
Alrededor de 30 organizaciones sindicales se reunieron en la sede de la UOM y se expresaron en contra de la medida.

Los gremios que decidieron no adherirse al paro de hoy convocado por la Confederación General de Trabajo (CGT) liderada por el camionero Hugo Moyano y por la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) de Pablo Micheli se reunieron ayer en la sede de la Unión Obrea Metalúrgica (UOM) para explicar su posición.

Alrededor de 30 organizaciones gremiales emitieron un documento que expresa que no adhieren a la medida de fuerza por considerarla "ilegítima, ilegal e inoportuna".

"Detras de consignas que podemos compartir, están alentando medidas de fuerzas sindicales y patronales que incluyen piquetes urbanos, cortes de rutas, etc", explica el comunicado.

"Es un paro sectorial, no general", precisó Luis Márquez, secretario general de la UOM en Mendoza.

Lucio Quilpatay, del gremio de los trabajadores de frutas y hortalizas fue más explícito y comentó: "En Mendoza hay más de cien organizaciones sindicales y sólo cinco hacen paro, eso no es que Mendoza para".

Entre ellos, el SUTE que representa a la mayoría de los maestros de escuelas públicas y Sadop a los de colegios privados.

Ayer, en San Juan casi Garibaldi, los trabajadores de la CTA brindaron una conferencia de prensa, en la que dieron detalles de los sindicatos que no adhieren.

En línea general, todos los secretarios generales presentes indicaron que no comparten la medida de fuerza, y como principales argumentos se expusieron medidas activadas por el Gobierno nacional como son las negociaciones paritarias, que es un paro político, y que si bien se respeta el derecho a huelga la forma de enfrentar el conflicto no es con esta convocatoria.

De igual forma, los gremios que están representados en la CGT Mendoza indicaron que esta organización sindical no está fracturada y que la decisión fue dejar en libertad de acción a cada sindicato.

Javier Guevara, representante del SUTE, el sindicato que nuclea a la mayor parte de los trabajadores de la educación, anticipó que no se plegarán al reclamo nacional.

"Se decidió a nivel nacional en la Confederación Nacional de Trabajadores de la Educación no adherir al paro. Entre otras cosas lo que exigiremos es que se garantice el tema del transporte y si los compañeros no puedan llegar a la escuela por el tema del transporte, que puedan asistir a la escuela más cercana y ahí se les certifique la asistencia", indicó Guevara.

Sin embargo, Raquel Blas salió al cruce y dijo: "Los maestros están amparados por la convocatoria que interpuso ATE. Es mentira que si el SUTE no adhiere, no pueden sumarse. Pueden ejercer su derecho a huelga con total tranquilidad".

Entre ambos referentes existe una puja histórica, que este año se profundizó luego de que ATE lograra un mejor salario para los empleados del sector salud que el SUTE para sus afiliados, por lo que Raquel Blas intenta adherir a los docentes a su gremio.

Por su lado, el gremio que nuclea a los docentes privados no se adherirá al paro nacional porque se encuentra, hasta el 4 de diciembre, en cuarto intermedio en la Subsecretaría de Trabajo por la aplicación de un convenio colectivo de trabajo.

Sin embargo, su titular, Elina Escot, advirtió que, en caso de que no haya respuesta oficial el 4 del mes próximo, los docentes del gremio "ya hemos notificado que pondremos en marcha una serie de medidas de fuerza. Mientras, adherimos simbólicamente a todos los reclamos que se hacen en el orden nacional y provincial".

Sin embargo, y debido al paro de los transportistas, Escot aseguró que "será difícil que haya asistencia completa porque se complicará el acceso en los colegios".

Por este motvio, Sadop ya envió un notificado a la patronal (colegios privados de toda la provincia) para solicitar que no se descuente el día por inasistencia y, mucho menos, por tardanza de los maestros a sus puestos de trabajo.

El gremio de los empleados de comercio tampoco adhiere al paro y su titular, Guillermo Pereyra indicó que se analizará la situación de los empleados que no puedan llegar a sus lugares de trabajo por la huelga de los choferes de micro.

"Creo que acá los trabajadores ya estamos demasiados adultos y hemos visto pasar mucho agua bajo el puente y sabemos cómo posicionarnos", dijo.

En tanto, el gremio Luz y Fuerza no adherirá a la medida. Walter Batistini, secretario general del sindicato, aseguró: "No adherimos porque es una cuestión de la CGT Nacional".

Entonces los trabajadores de Edemsa y las otras distribuidoras y cooperativas eléctricas trabajarán normalmente.

Comentá la nota