Martínez declaró al son de los bombos y redoblantes

El Secretario General de la UOM concurrió a prestar declaración testimonial en la causa que investiga lo relacionado a la polémica frase que pronunció en la Legislatura, en relación a una presunta prebenda entre Gobierno y legisladores para aprobar la tarifaria. Concurrió con el acompañamiento contundente del cuerpo de delegados.
Ayer por la mañana Oscar Martínez se presentó en los tribunales del ex campamento YPF acompañado del cuerpo de delegados, además del abogado del sindicato, legislador (mc) Gabriel Pluis, aunque no fue preciso ya que se trataba de una declaración testimonial.

La declaración fue tomada por el juez Correccional, Dr. Pablo Martín Bramatti, quien recibió un exhorto de la jueza originaria de la causa en la ciudad de Ushuaia, a fin de evitar el traslado del testigo hacia la capital provincial.

Además, tomaron parte de la audiencia el fiscal Mayor Guillermo Quadrini, que se presentó representando al fiscal Massimi, que entiende en la causa en Ushuaia, y se dio parte también al defensor oficial Aníbal Acosta, a fin de representar a eventuales imputados que pudiera llegar a tener en algún momento la causa.

El cuestionario sólo consistió en dos preguntas: «Sobre si reconocía el audio que me presentaron y fundamentalmente si ratificaba los dichos; obvio nuestra declaración fue contundente en ese sentido de ratificarlo», expresó Martínez de lo que fue su declaración.

A pesar de esta breve deposición, el trámite llevó casi una hora a partir de que el fiscal Mayor Quadrini quiso preguntar, cuestión a la que se negó el defensor Acosta, por lo que el juez debió resolver ese incidente optando por permitir las preguntas al fiscal.

Ese trámite dio paso a una sola pregunta de Quadrini, quien consultó a Martínez si, además de sus dichos, había otro elemento objetivo que permitiera inferir la existencia de «la Banelco», a lo que Martínez contestó claramente que no.

La audiencia testimonial culminó con Martínez saliendo ante los bombos, redoblantes y cánticos de sus delegados, ante los cuales pronunció un discurso en la puerta de tribunales, para luego retirarse tranquilamente.

«El espíritu de la denuncia es acallar»

A su salida de la audiencia testimonial, Martínez expresó en torno a esta causa que «esto es obra de Guillermo Aramburu», en referencia al ministro Coordinador de Gabinete que interpuso la denuncia ante la Justicia; «es un irresponsable total que ha usufructuado permanentemente de la política para beneficiarse y está claro que sus intereses no son los del pueblo», expresó Martínez.

En cuanto a la causa judicial manifestó que «nosotros no esperamos nada, no somos parte de esto ni estamos acusados ni investigados. La verdad que el espíritu de la denuncia es acallar a los que se manifiestan contra el Gobierno o acallar cualquier posición crítica».

En este orden, el gremialista metalúrgico agregó que «es el intento permanente desde hace muchos años por parte de los gobiernos de hacer callar a los trabajadores, de acallar los reclamos y manifestaciones. Está el caso de quienes son denunciantes compulsivos, tal el caso de la gobernadora Ríos que después cambió de actitud y hoy le molestan las manifestaciones públicas, y vuelve a ocurrir lo sucedido con Estabillo y Manfredotti», comparó Oscar Martínez.

Finalmente y consultado respecto del espíritu de la denuncia para aclarar la existencia o no de «la Banelco», Martínez retrucó diciendo: «el espíritu de la denuncia es acallar a los que se manifiestan contra el Gobierno o acallar cualquier posición crítica», enfatizó.

Comentá la nota