A medianoche comenzó el paro

A medianoche comenzó el paro

Se plegaron a la medida la CGT opositora de Hugo Moyano, la CTA de Pablo Micheli y la CGT Azul y Blanca de Luis Barrionuevo, además de gremios vinculados con la venta de combustibles, bancarios, judiciales, portuarios y aeronáuticos.

Para protestar contra la aplicación del impuesto a las Ganancias sobre el salario de más de un millón de trabajadores, decenas de gremios y centrales obreras opositoras realizarán mañana el primer paro nacional del año, que promete impactar en los servicios, en especial del transporte, la actividad financiera y el expendio de combustibles, entre otros.

La paralización de casi todo el transporte público impactará en el resto de las actividades ante la imposibilidad que tendrá la gente de llegar a sus lugares de trabajo, llevar a los hijos a la escuela o cumplir con otras tareas habituales.

La medida de fuerza fue anunciada hace casi un mes por la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), pero por la adhesión de otros gremios terminó convirtiéndose en una huelga nacional, la primera del año y la cuarta durante la gestión de Cristina Kirchner.

Se plegaron a la medida la CGT opositora de Hugo Moyano, la CTA de Pablo Micheli y la CGT Azul y Blanca de Luis Barrionuevo, además de gremios vinculados con la venta de combustibles, bancarios, judiciales, portuarios y aeronáuticos.

La instrumentación

Desde la hora 0 hasta las 24:00 de este martes no funcionarán trenes, colectivos, ni vuelos, los bancos no atenderán al público, tampoco se venderá combustible, no habrá recolección de residuos, mientras que sí habrá taxis -el sindicato no adhirió-, aunque se espera un servicio reducido.

En cuanto al subte, si bien los metrodelegados no adhirieron a la medida de fuerza, admitieron que como la Unión Tranviarios Automotor (UTA) convocó al paro es posible que directamente no circulen formaciones durante la jornada.

Movilizaciones

Desde los sindicatos adelantaron que no impulsarán la realización de movilizaciones o manifestaciones públicas, pero distintas agrupaciones y partidos de izquierda anunciaron la realización de piquetes en accesos a la Capital Federal y puntos clave del conurbano bonaerense.

El Gobierno, a través del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, instó a las cámaras empresariales del transporte a garantizar servicios mínimos, aunque negó que se haya condicionado el pago de subsidios.

En conferencia de prensa en la Casa Rosada junto al ministro de Economía, Axel Kicillof, Fernández sostuvo: “Los llamamos para pedir una actitud responsable porque creemos que los empresarios tienen que hablar con los gremios y poner las cosas en su lugar. Explicarles la cantidad de dinero que el Estado pone”.

A su vez, Kicillof sostuvo que los gremios que adhieren al paro, involucran “sólo a entre el 10 y el 15%” del total de trabajadores que pagan el impuesto a las Ganancias.

Durante el fin de semana, el jefe del Palacio de Hacienda dijo que el mínimo no imponible de Ganancias está “muy bien en el nivel en el que está porque se ajustó muy fuerte hace dos años”, una declaración que cayó mal entre los sindicatos convocantes a la protesta.

El secretario general de la UTA, Roberto Fernández, denunció la existencia de “presiones” a las empresas del transporte para que aseguren servicios mínimos y advirtió que esa actitud “puede traer más problemas”.

“Afecta a la economía”

Desde la CGT más cercana al Gobierno, el líder de la UOM, Antonio Caló, dijo que esa central no adhiere al paro, pero admitió que “la actual escala del mínimo no imponible afecta fuertemente la economía” de muchos trabajadores.

En la misma línea, el secretario general de la UOCRA, Gerardo Martínez, admitió que el impuesto a las ganancias es “injusto”, aunque se expresó en contra del paro.

Uno de los sindicalistas más cercanos al Gobierno consideró que elevar el mínimo no imponible y modificar las alícuotas del tributo son dos de los “temas pendientes” para la Casa Rosada.

Por su parte, los empleados de las estaciones de servicio de las principales petroleras se sumarán al paro, según confirmó Carlos Acuña, secretario general de la Federación de Obreros y Empleados de Estaciones de Servicio (FOESGRA) y diputado de la provincia de Buenos Aires por el Frente Renovador.

El secretario general de la Asociación Bancaria, Sergio Palazzo, pidió al Gobierno eliminar el impuesto a las Ganancias sobre los salarios e impulsar una reforma que obligue a tributar a la renta financiera.

“Va a ser un paro de 24 horas sin concurrencia a los lugares de trabajo. No habrá atención al público en todo el país. A nosotros -el impuesto a las ganancias- nos golpea muy fuerte”, se quejó Palazzo.

El secretario gremial del Sindicato de Camioneros, Pablo Moyano, advirtió que si el Gobierno “sigue provocando y no da respuesta a los reclamos” laborales, las medidas de fuerza “se irán incrementando”.

“Necesitamos una mesa de diálogo. Y si siguen con las provocaciones y sin dar respuestas a los reclamos las medidas de fuerza se van a ir incrementando”, afirmó Moyano en declaraciones radiales.

LEYENDA DE FOTO: Pasada la medianoche, se sentía la ausencia de transportes públicos en la Estación Constitución

Comentá la nota