Mejoran la oferta salarial y los maestros volverían el lunes a clase

Mejoran la oferta salarial y los maestros volverían el lunes a clase
La administración provincial propuso llevar el básico a cinco mil pesos. La protesta había comenzado a perjudicar tanto al gobierno nacional como a los gremios. Buscarán fondos con una moratoria.

Con una oferta de la Gobernación que los gremios consideraron “superadora”, el conflicto docente en la provincia de Buenos Aires se encaminaba el viernes a su resolución tras 17 días de paro.

Desde la década del ‘80 que los sindicatos no tomaban una medida tan extrema. “Un esfuerzo más” –en palabras del jefe de Gabinete, Alberto Pérez– fue lo que hizo la Provincia para intentar destrabar este conflicto. La propuesta incluye llevar el salario de un maestro de grado que recién se inicia a cinco mil pesos en agosto. La oferta anterior era de 4.717 pesos, unos 300 pesos menos. Como se acomoda el básico de los maestros de grado, se retocan todas las escalas salariales. La masa de dinero destinada al pago de sueldos saldrá de una moratoria que el Ejecutivo provincial anunciará el lunes para todo tipo de impuestos, según adelantó a PERFIL un senador sciolista. Agregó: “Con eso, esperamos recaudar entre 800 millones y mil millones de pesos”. Con la propuesta anterior, el gobierno bonaerense tenía que destinar unos 10.500 millones de pesos extras al pago de salarios. Ahora, la cifra sería de mil millones de pesos más.

Roberto Baradel, secretario general del Sindicato Unico de Trabajadores de la Educación (Suteba), consideró que con esta iniciativa todos los maestros cobrarán entre un 30 y un 38% de aumento. “Se acerca a lo que nosotros planteábamos”, explicó. La reunión para terminar con el paro se realizó en una oficina del Ministerio de Trabajo, en La Plata. La encabezó la ministra de Educación, Nora de Lucía; y el ministro de Trabajo bonaerense, Oscar Cuartango.

El gobierno provincial decidió hacer el esfuerzo porque el conflicto había comenzado a desgastar la imagen de Daniel Scioli. Los gremios, a priori, la aceptaron porque, además de ser superadora la oferta, el paro los enfrentaba con la sociedad. “Si Scioli no puede resolver un conflicto como el de los docentes, es difícil que pueda mostrarse como un presidenciable”, explicó una fuente de la Gobernación a PERFIL. Sin embargo, en el entorno del gobernador consideran que quienes pagaron el costo político más alto fueron los sindicatos, a quienes, por su vinculación con el kirchnerismo acusan por lo bajo de haber hecho un paro político. La encuesta de PERFIL muestra que, en realidad, los bonaerenses repartieron culpas entre el gobierno nacional, el provincial y los gremios.

Una de las cláusulas del acuerdo incluye el monitoreo de los precios. Esto quiere decir que si la inflación en agosto es más alta de lo previsto, se retomarán las negociaciones por los salarios. Ese dato no gustó a la Casa Rosada, porque sentó un precedente de un desdoblamiento de la paritaria, que podría contagiarse a otros gremios. El gobierno nacional, se sabe, quiere una paritaria anual sin ninguna cláusula “gatillo”. Otro dato es que se creará una comisión para determinar de qué manera se pueden recuperar los días de clases perdidos, que, por otra parte, no se le descontarán a los maestros.

En el medio de este conflicto hubo tres ofertas. La primera formulada el 26 de febrero que establecía una suba del 25,5 % en tres pagos. La última –anterior a la definitiva– estipulaba dos pagos y trasladar algunos puntos al primer pago, que era en total del 30,9% para los maestros de grado. Ninguna de esas fue aceptada por el gremio docente, que mantuvo una intransigencia que hizo sospechar a la administración de Scioli que se trataba de un paro político motorizado por el kirchnerismo. Los que abonan esa teoría indican que ningún funcionario nacional salió a respaldar al gobernador. Baradel es un ferviente kirchnerista que compartió con la presidenta Cristina Kirchner varios actos y es parte de la CTA oficialista de Hugo Yasky.

La propuesta dividió las aguas con las filiales conducidas por la izquierda. Sin embargo, Baradel controla la mayoría de las seccionales de Suteba. “Cada vez que Baradel salió de una mesa de negociación y dijo que se trataba de una propuesta de tipo superadora y que convocaba, por lo tanto, a asambleas, es porque iban a aceptar la propuesta”, dijo a PERFIL Juan Romero, dirigente de la seccional La Matanza de Suteba. Hoy, a las 9, se definirá si el paro sigue o se termina.

Coment� la nota