En Mendoza la adhesión al paro del miércoles de la CGT será simbólica para no perjudicar a Paco Pérez

Sólo el gremio de Camioneros paralizará totalmente sus actividades en la provincia, el resto de los sindicatos amigos de Hugo Moyano tiene que definir si moviliza trabajadores mendocinos a la Plaza de Mayo, porque es casi seguro que no habrá una marcha multitudinaria en la provincia.
Por Javier Polvani

Sin ánimo de paralizar la provincia, la CGT regional Mendoza decidirá en la noche del viernes un apoyo simbólico al paro general convocado por central obrera a nivel nacional en apoyo al líder de la confederación, el camionero Hugo Moyano, enfrentado con la presidenta Cristina Fernández, y contra la aplicación del Impuesto a las Ganancias sobre los salarios de los trabajadores.

En principio, sólo el gremio de Camioneros cumplirá el miércoles con un paro total de actividades en Mendoza, el resto de los gremios amigos de Moyano tiene que definir si moviliza trabajadores mendocinos a la Plaza de Mayo, porque es casi seguro que no habrá una marcha multitudinaria en la provincia.

“La CGT local no tiene ánimo de paralizar la provincia a seis meses de la asunción de Paco Pérez, nosotros compartimos el proyecto provincial y no vamos a incendiar todo por un conflicto nacional”, adelantó a este portal el secretario general del Sindicato de Vialidad, Claudio Díaz, quien también es diputado provincial por el oficialismo. Además de Díaz, la CGT tiene en la provincia la banca de senador de José Scoda, jefe del gremio de los empleados de estaciones de servicio, y conduce la Subsecretaría de Trabajo, con el líder de los judiciales federales, Ariel Pringles.

Si bien en los últimos días hubo choques con Paco Pérez porque el núcleo de la conducción local de la CGT ratificó su alineamiento con Moyano, mientras el mandatario provincial tomó tanta distancia como el resto de los gobernadores cercanos a la Casa Rosada. Desde la conducción nacional de la Confederación del Trabajo les bajaron a sus acólitos mendocinos la línea de preservar la relación con el gobernador de los choques que Moyano tiene con la administración nacional.

En ese contexto, este viernes a las 20 está convocado el medio centenar de secretarios generales incluidos en la CGT de Mendoza a la sede provincial del Sindicato de Canillitas. Se descuenta que no habrá participación de la Unión Obrera Metalúrgica, conducida por Luis Márquez en la provincia, y casi con seguridad estará ausente la representación de la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA), al mando de Fernando Anaya.

Márquez está alineado a la conducción nacional de Antonio Caló, uno de los dirigentes que se perfilan para disputarle la cabeza cegetista a Moyano con apoyo del kirchnerismo. Mientras que el constructor Gerardo Martínez, jefe de Anaya, también se prueba la pope cegetista y se entusiasma con la chance de que el oficialismo nacional termine de inclinar la balanza a su favor en la lucha con Moyano y en la interna con Caló.

Esta semana, Pérez tuvo una discusión en alto tono con Pringles por el alineamiento sin fisuras de éste con Moyano. El gobernador durante el cruce de palabras le recriminó su posicionamiento en línea con el camionero y ponderó la proyección del albañil Martínez.

Pero no fue el único choque con la dirigencia gremial provincial del mandatario por el conflicto nacional, el secretario general de la CGT regional Mendoza, Rodolfo Calcagni, del Sipemon, blanqeó este viernes por radio Nihuil que quedó enfrentado al gobernador por su incondicionalidad con Moyano. "Cada uno defiende sus intereses, esto es así", reflexionó el líder de los choferes de micros.

Si bien no confirmó Calcagni cuál será la decisión de los colectiveros para el miércoles de paro general nacional, fuentes allegadas a la conducción cegetista aseguraron a este diario que ese día habrá circulación normal de los micros del transporte público de Mendoza.

Comentá la nota