Mensaje del Gobierno a gremios: paritarias de un año y hasta 20%

Mensaje del Gobierno a gremios: paritarias de un año y hasta 20%
• SE LO EXIGE TRABAJO A BANCARIOS.

• SÓLO ASÍ MAÑANA AVALARÁ ACUERDOS

Por: Carlos Burgueño

A la mañana, el gremio de La Bancaria pedía postergar la reunión clave de hoy en Trabajo para definir el aval oficial a la paritaria acordada la semana pasada. El Gobierno rechazó el pedido y confirmó la reunión. La intención oficial era dejarles claro a los enviados del sindicato que no se aceptará un acuerdo de menos de un año y aumentos con porcentajes del 24%, como aseguraba el gremio. Mañana las partes se vuelven a reunir en el Ministerio.

El Gobierno dejó ayer jurisprudencia sobre cómo quiere que sean las negociaciones paritarias, al menos hasta abril. Lo hizo en una reunión con los representantes de las entidades financieras y el gremio de La Bancaria advirtiendo que cualquier acuerdo debe respetar dos condiciones; una concreta y otra aproximada: no aceptará acuerdos de menos de un año y no avalará, al menos hasta abril, ninguna suma salarial de más del 20%. Funcionarios del ministerio de Trabajo de Carlos Tomada les dejaron en claro a los enviados del gremio que sólo así se avalará cualquier acuerdo salarial que éstos lleven a la cumbre sectorial que el miércoles por la mañana sostendrán en la sede de la cartera laboral. Si no es en estas condiciones, Trabajo aclaró que no firmará el acuerdo que ya habían negociado los hombres del gremio que maneja Sergio Palazzo y las entidades que representan a los bancos, compañías financieras y al Banco Central.

Si bien al final asistieron al encuentro la viceministra de Trabajo, Noemí Rial, y el subdirector de Relaciones del Trabajo, Adrián Caneto, además de las autoridades de las cuatro cámaras que representan a la banca, por la Asociación Bancaria no concurrió nadie de la cúpula y sólo estuvieron dirigentes de terceras líneas. El dato no le importó al Gobierno en realidad, ya que utilizó el encuentro para enviar un mensaje claro y directo a La Bancaria, gremio cercano a Hugo Moyano y su CGT rebelde: que no avalaría plazos menores a un año ni un piso de aumento salarial de 24%. Sólo así la reunión del miércoles será exitosa y tendrá la bendición oficial. Para que el mensaje quede claro, Trabajo rechazó el pedido original del sindicato de postergar directamente la reunión; y realizarla en el ministerio con el objetivo de enviar el mensaje a los dirigentes gremiales.

Había sido la propia Asociación Bancaria la que pidió postergar hasta mañana la reunión convocada para ayer en Trabajo, junto a las cámaras, con el objetivo de avalar y cerrar el acuerdo firmado en privado fuera de la sede del ministerio. En el encuentro el Gobierno tenía previsto comunicar en forma oficial a las partes que el acuerdo salarial acordado por un trimestre no sería homologado, porque la cartera laboral sólo tiene en cuenta los convenios suscriptos al menos a un año de plazo.

Carlos Tomada iba a buscar que se diera marcha atrás con el acuerdo que incluye pagos remunerativos de 1.444 pesos para enero, febrero y marzo, y otra suma de 770 pesos no remunerativa como «anticipo salarial». El Gobierno les aclaró a los enviados del gremio que no tiene problemas en avalar este acuerdo ni la cifra no remunerativa, siempre que quede en claro en el documento final (y fundamentalmente en las declaraciones que hagan Palazzo, el secretario de prensa Eduardo Berrozpe y el resto de los dirigentes de La Bancaria), que el alza salarial pactada como piso para el sector no es del 24% sino del 20%. De parte de las entidades empresarias también se había informado que ése era el porcentaje real de incrementos de sueldos para los empleados de los bancos y las empresas dedicadas a la intermediación financiera. El cálculo se tomaba a partir de la comparación del pago de los 1.444 pesos mensuales como adelanto de lo que se resuelva en las futuras negociaciones paritarias, sobre el promedio de los operarios bancarios. El gremio lo tomaba sobre los empleados que menor nivel salarial percibían. En cierto sentido, ambas interpretaciones serían correctas. Sin embargo, el Gobierno quiere garantizar que en la letra del acuerdo que se firme el miércoles figure explícitamente que el incremento será para todos los trabajadores bancarios como pago a cuenta, y que luego se aclare que se negociará el resto del incremento para todo el año.

El segundo capítulo que Trabajo exigirá es que quede claro en el documento que el gremio y las entidades definan el miércoles, y que ya estaría casi redactado, se trata de un anticipo de las paritarias de los bancarios; y que las negociaciones finales se realizarán desde los últimos días de marzo en adelante. Con esto el ministerio se asegura que la verdadera interpretación del acuerdo que se presente el miércoles es la de un entendimiento por sólo tres meses, y que la paritaria definitiva se definirá en abril; cuando, por otro lado, también estén abiertas el resto de las discusiones. Así, si finalmente el alza salarial final de los bancarios supera el 25%, se diluirá con otras negociaciones que podrían ser mayores o menores a ese porcentaje en los incrementos salariales. Lo que no puede aceptar el Gobierno, es que el primer acuerdo salarial quede solitariamente con un incremento del 25% y además como preámbulo de lo que pueda suceder desde abril; anticipando un alza salarial de más de ese porcentaje.

Como antecedente, una situación de este tipo sería inaceptable tanto política como económicamente para el Gobierno, que aún mantiene una discusión interna sobre qué hacer con el mínimo no imponible de Ganancias. Más teniendo en cuenta que el gremio que mostraría un alza salarial del 24% como piso es uno de los más cercanos a Moyano y su CGT. «Cómo nos sentamos después ante la UOM de Antonio Caló o el SMATA de Ricardo Pignanelli a exigirles cerrar cerca del 20%, cuando a los bancarios de Moyano les dimos un 24% de piso», reflexionaba ayer ante este diario una fuente de Trabajo.

Ayer el sindicato difundió un escrito donde pidió posponer el encuentro para el miércoles a las 11, ya que ese día sí estarían en condiciones de asistir dirigentes del gremio del interior del país que integran el secretariado nacional de la organización. Luego, Trabajo confirmó que «ambas partes solicitaron un breve cuarto intermedio, por lo que se convocó a la reunión de titulares de las representaciones empresarias y sindicales para el miércoles 23 de enero a las 11». En la carta, el gremio de los bancarios indicó que ese día se realizará una reunión de Consejo Directivo, a la que acudirán «un importante número de compañeros del interior», que a su vez integra «el secretariado general nacional» del sindicato.

«Solicitamos que la audiencia sea citada para nueva fecha, resultando factible -conforme las urgencias de la agenda ministerial- sea designada para el día miércoles 23 en el horario que estime razonable», agregaron en el escrito. Por su parte, el Ministerio de Trabajo informó que durante este primer encuentro «ratificó los términos del comunicado emitido el viernes próximo pasado», es decir que sólo homologará los acuerdos salariales que tengan, como mínimo, un año de duración.

Comentá la nota