Mercedes: Curtiembre reincorporó a trabajadores despedidos

La empresa había echado a los trabajadores tras un paro sindical. Se trata de la firma Magromer, que emplea a 350 obreros. La medida de fuerza se dio tras el descontento de los empleados porque los obligaban a utilizar remeras con leyendas como "no debo faltar al trabajo".
"Estamos contentos con la victoria que logramos defendiendo a familias que se quedaban sin recursos, pero también vamos a exigir que la empresa respete las leyes vigentes y mejore las condiciones laborales", manifestó sindicalista Walter Correa.

El titular del Sindicato de Obreros Curtidores informó que un la Policía Bonaerense detuvo a un "grupo armado que actuó contra los trabajadores movilizados, hiriendo a uno de ellos, y el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria".

"Los patrones obligan el uso de remeras con frases tales como ´no debo faltar al trabajo´. Repudiamos enérgicamente este tipo de prácticas abusivas hacia la moral y al margen de cualquier ética aplicable en las relaciones del trabajo", destacó Correa.

Comentá la nota