CGT y CFK, una mesa de cinco que reeditó el diálogo

CGT y CFK, una mesa de cinco que reeditó el diálogo
Una reunión de dos horas mejoró la comunicación entre Cristina y los jefes sindicales. Pidió colaboración para controlar precios y garantizó política para sostener consumo. ¿Porcentajes? El número oscilará entre el 22 y 26 por ciento
Bien educados, los cuatro gremialistas tuvieron el martes por la noche la deferencia de saludar a dos ministros del Gabinete, un secretario de Estado y un embajador europeo apostados en la puerta del despacho presidencial.

La presidenta Cristina Kirchner prefirió su oficina de trabajo en la residencia de Olivos para conversar con los integrantes de la mesa chica de la Confederación General del Trabajo (CGT), liderada por el metalúrgico Antonio Caló, en una reunión que se extendió por el lapso de dos horas.

Con la diplomacia del silencio del caso, el Secretario General de la central obrera fue al encuentro de la "señora" en compañía de Omar Viviani (taxistas), Ricardo Pignanelli (mecánicos) y José Luis Lingeri (agua).

La mesa de cinco sirvió para acercar posiciones después de unas jornadas en las que asomó entre la Casa Rosada y la CGT un halo de fricción por las paritarias y por el reto público a Caló de la mandataria, la semana pasada, en un acto transmitido por cadena nacional.

. No hablaron ni en broma sobre la falsa convocatoria tripartita de Francisco

.No hubo tiempo para política partidaria como la normalización del PJ

.No se mencionó el nuevo IPCnu que dará a luz este jueves

Sí, en cambio, abordaron de manera directa las negociaciones salariales para este año y pidió la jefa de Estado la "colaboración de los compañeros".

minutouno.com pudo reconstruir que la Presidenta les dijo a los sindicalistas lo siguiente: "Ustedes negocien paritarias libremente y cada sector tiene sus márgenes".

Los "muchachos" infirieron que "no hay piso ni techo". Esta información con detalles de la conversación presidencial será narrada este jueves en la reunión del consejero directivo de la CGT que tomará lugar en el sindicato de Smata.

Si la jefa de Estado realizó un repaso de la situación económica nacional y del escenario internacional. En este terreno reafirmó sus declaraciones públicas que aplicará "política proactivas para mantener el consumo".

Los dirigentes gremiales no informaron acerca de despidos pero sí le hicieron saber a Cristina que están siguiendo con mucha atención sectores sensibles como el caso de la carne, por cierres temporarios en frigoríficos.

El número que marcará el inicio de las paritarias rondará entre el 22 y 26 por ciento, por lo menos eso se desprende de los análisis posteriores a la reunión.

La primera prueba que tiene el Poder Ejecutivo es la resolución de la paritaria docente ya que el inicio de clases está fijado para los primeros días de marzo.

En 2012 y 2013 salió por medio de resolución dado que las negociaciones no tuvieron éxito. Sergio Romero (UDA), Fabián Felman (CEA), Jorge Dobal (AMET) y Mario Almirón (SADOP) hoy están debatiendo qué camino adoptar.

Cuando el objetivo de los gremialistas apuntaba a los fondos adeudados por el Estado a las obras sociales, Cristina pidió un momento mirando a Lingeri en particular, porque es la persona encargada dentro de la CGT, para hacer pasar a Liliana Korenfeld, Superintendente de Salud.

Las partes acordaron realizar una reunión técnica la semana próxima con la anuencia de la Presidente para resolver algunos de los 10 puntos.

Pignanelli logró convencer a Cristina sobre su método de negociación trimestral, algo que había encendido la alarma en el Gobierno. Pero el mecánico fundamentó que sus acuerdos tienen que ver con un modelo aplicado a las automotrices y que año tras año viene dando resultados positivos.

El clima de cordialidad permitió hasta un pedido por parte de Viviani para que en algún momento se ponga bajo estudio la posibilidad de beneficiar a los taxistas con la jubilación en igual condiciones que los choferes de micros.

"Y sí..para nosotros fue una buena reunión...", explicó un dirigente y remató: "Yo tengo que hablar con la Presidenta..¿Qué quieren qué haga? Necesitamos soluciones sin bajar nuestras banderas que es mantener fuentes de trabajo primero, y luego defender poder adquisitivo".

Coment� la nota