La mesa sindical se vuelve a reunir con Scioli, que ratifica cercanía con Caló

El gobernador bonaerense y candidato presidencial del FpV, Daniel Scioli, volverá a ser el anfitrión de los jefes gremiales encolumnados en la mesa sindical que avala su candidatura. El encuentro será otra vez en la sede las oficinas porteñas del Banco Provincia, este mediodía.

Para el temario a tratar, que algunos consideran obvio, se reservan expectativas sobre trazos gruesos de campaña y planificación de políticas respecto a una eventual gestión presidencial de Scioli.

Entre la satisfacción por el protagonismo que el mandatario provincial les otorgó en su campaña y entre algunos tironeos por el “protagonismo” de las rondas de diálogo, el movimiento obrero analiza todos los mensajes de Scioli, en cada letra y hasta los espacios en blanco. A todas luces la sintonía del presidenciable del FpV con el titular de la CGT cercana al Gobierno, Antonio Caló, realza. Dentro de esa tónica quienes avalaron y avalan el liderazgo del metalúrgico en esa central se razona que lejos de ser un destaque individual “el reconocimiento de Daniel nos alcanza a todos”. Los jefes más analíticos en política global, sostienen que desde el inicio de su campaña a estas semanas “cruciales” previas a la elección trazó su sintonía con el modelo instalado en 2003 y les reintegró “protagonismo”, pero sobre todo “la cultura del trabajo para todos los argentinos”.

Allí subrayan el mensaje de Scioli ante el Consejo de las Américas: “hay que dejar atrás ese fundamentalismo de mercado que está haciendo estragos en el mundo y que la Argentina sufrió en algún momento”, en alusión a los 90.

Así también marcan el párrafo de retrospectiva a las presidencias de Néstor y Cristina: “esas políticas que nos llevan al próximo 25 de octubre a votar en un contexto de estabilidad social, económica y a dejar atrás la Argentina pendular. Ya nadie lo discute, por ejemplo, la recuperación de YPF para alcanzar la soberanía energética”. El discurso “motivacional” entusiasma a los dirigentes que no sólo desde la CGT Caló participan de la mesa presidencial e incluso meses atrás se encolumnaban detrás de otros presidenciables kirchneristas. Como publicó este diario el lunes, que Scioli distinga a Caló y evalúe al jefe de la UOM para que continúe al frente de la central o desarrolle alguna actividad específica en el área de Trabajo y la relación de sindicalistas y empresarios, incomoda o hiere suceptibilidades de los propios y de las centrales opositoras a la Casa Rosada.

La expectativa no sólo es aparecer en la foto sino en lugares destacados. Para algunos integrantes de gremios diversos la cuestión de quedar fuera de poco es “inadmisible”. Otros, mientras tanto destacan que Caló, aún en su lealtad al Gobierno y al modelo económico, tuvo más que gestos de contención. Haber otorgado “libertad de acción y conciencia” en ocasión de las protestas contra la quita salarial por el impuesto a las Ganancias es una referencia concreta.

Y coronan que “Antonio tiene muy en claro su destino público” y está lejos de soñar con ambiciones políticas y personalistas, aún desde el respeto y la consideración que le expresa Scioli.

Comentá la nota