Metalúrgicos y construcción todavía no lograron firmar

Son dos gremios clave de la CGT oficialista. Pero pretenden cerrar sus acuerdos por encima del tope del 27%.

A pesar de haber consensuado con el Gobierno una pauta salarial más elevada, hay dos gremios clave de la CGT oficialista que siguen sin cerrar sus discusiones paritarias: los metalúrgicos y la construcción.

La UOM tuvo ayer un nuevo fracaso en su paritaria. La discusiones se encuentran dentro del período de conciliación obligatoria. Y por eso el jefe de los metalúrgicos y titular de la CGT Balcarce, Antonio Caló, amenazó ayer con concretar el anunciado paro de 36 horas desde el jueves próximo si no hay acuerdo en una nueva reunión prevista para el martes en el Ministerio de Trabajo.

Caló admitió que los empresarios “mejoraron un poco” su oferta (la habrían elevado del 24 al 27%, en coincidencia con la nueva pauta salarial admitida por Kicillof), pero las presiones de las bases por un mejor aumento lo están forzando a endurecer su postura y no moderar su reclamo y a insistir, al menos, en subir a 8.500 pesos el mínimo garantizado de su sector, que hoy está fijado en 6.200 pesos.

La conciliación obligatoria dispuesta oportunamente por la cartera laboral por un período de diez días hábiles vence el martes próximo a la medianoche, aunque Trabajo tiene la posibilidad de prorrogarla por idéntico plazo.

El dirigente metalúrgico, cuando se reunió ayer con una veintena de colegas de su central obrera, estaba enojado porque Kicillof le había advertido que no podía pasarse del 27%. Este aumento está muy lejano de su reclamo del 32% que necesita para enderezar el salario básico que quedó muy retrasado frente al resto de los sindicatos.

No está demasiado lejos del monto que negocia el gremio de la Construcción, que encabeza Gerardo Martínez. En este caso, la UOCRA firmaría un acuerdo que se acercaría al 28%, según lo que comentaban ayer en la reunión de gremios oficialistas que se realizó en el sindicato de peones de taxi.

Martínez afirmó a la agencia DyN: “No entiendo por qué la dureza de Kicillof, la propuesta oficial generó desconcierto”, en alusión al tope de 27% que el ministro pretende fijar, pese a que implica una flexibilización frente al criterio inicial de 24/25 por ciento.

Por otro lado, La Bancaria adelantó ayer que la semana próxima anunciará la fecha de un nuevo paro nacional, esta vez de 48 horas.

Se quejaron ante lo que consideraron una “burla” de las cámaras empresarias y el Ministerio de Trabajo por convocar a una nueva audiencia “recién para el martes 19” de mayo, en el marco de las negociaciones paritarias.

El sindicato también dispuso que a partir de hoy retomará las asambleas en todos los lugares de trabajo y que el miércoles 20 “las Seccionales de todo el país realizarán una Jornada de Protesta Activa”, cuyas características no precisó.“El martes 19, tras la reunión en el Ministerio de Trabajo, se anunciará la fecha de un paro de cuarenta y ocho horas”, advirtió el gremio, que viene de realizar una medida similar el martes pasado, a pesar de que la cartera laboral dictara previamente una conciliación obligatoria, que La Bancaria rechazó por “extemporánea”.

Este clima adverso que existe entre la mayoría de los gremios, también se traduce en terreno fértil para la convocatoria al paro nacional que el transporte quiere concretar en los primeros días de junio. Uno de los sindicatos que impulsa la medida es La Fraternidad, cuyo titular, Omar Maturano, salió ayer a disparar munición gruesa contra Axel Kicillof, a quien responsabilizó por la situación de deterioro de los salarios. “Que deje que los sindicatos discutan con los patrones, ¿o ahora le interesan los patrones?”, planteó. Y precisó que tras los acuerdos salariales de 2013 y 2014 “van 10 puntos perdidos” en relación a la inflación, por lo que se preguntó: “¿Cómo vamos a recuperar eso?”.

Comentá la nota